El tenista sin brazos

El tenista sin brazos
Pulsar en la imagen para ver un vídeo de su actuación

Hasta su saque es una obra portentosa. Durante unos segundos la pelota se escurre entre los dedos de los pies, que terminan capturándola y lanzándola hacia la boca, donde espera la raqueta.

Ibrahim Hamato, el virtuoso, perdió los dos brazos en un accidente ferroviario cuando apenas había alcanzado la década de vida. Tres años después de la tragedia, el ping-pong se convirtió en su salvación.

«Empecé por casualidad. Estaba mirando a unos amigos que jugaban. Fueron ellos los que me dijeron: ‘Sabes todas las reglas, ¿por qué no juegas?'», relata Ibrahim a EL MUNDO.

La pregunta tuvo respuesta inmediata. «Probé a colocar la raqueta en las axilas pero no funcionaba. Pensé en sujetarla entre los dientes y la idea tuvo éxito», agrega recién llegado de Japón donde ha sido agasajado como un héroe durante el campeonato mundial de tenis de mesa.

«Ahora el ping-pong es como el aire o el agua. Es la única cosa en la que encuentro mi verdadera identidad, aquello que me hace especial y por lo que la gente me conoce», confiesa Ibrahim en una céntrica cafetería de El Cairo. En la federación internacional no salen de su asombro. Su técnica, pulida durante casi tres décadas, no tiene discípulos ni imitadores.

«En Tokio no se creían que le diera con la boca por la fuerza de los golpes», explica orgulloso este funcionario y padre de tres retoños. Para él, no existe lo inalcanzable. Puede conducir con los muñones y usa la boca para teclear en el ordenador.

1973: Nace en Damietta, a 200 kilómetros al norte de El Cairo.
1983: Pierde los brazos en un accidente ferroviario.
1986: Comienza a jugar al tenis de mesa con la boca.
1991: Se casa y forma una familia. Tiene tres hijos. Participa por primera vez en el campeonato de África.
2014: Es invitado al Mundial de tenis de mesa de Japón, donde conoce y juega con sus ídolos.

Más información en El Mundo

Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a El tenista sin brazos

  1. Jesús dijo:

    Solo verlo me da dolor de cuello. Es un ejemplo de no rendición ante las circunstancias, solo las personas muy enteras saben superar la adversidad mas cruel. Todo un ejemplo a imitar. Mi aplauso.

    • unjubilado dijo:

      Jesús A lo largo del blog tengo casi una docena de personas como esta o muy parecidas, con un espíritu de superación enorme, luego en algún caso nosotros nos quejamos por cualquier tontería.

  2. Es curioso como personas con grandes discapacidades, no solo hacen lo mismo que los que no las tienen, sino que los superan.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen No todos los que se lo proponen lo consiguen, ya que solamente nos enteramos de los que destacan, pero es cierto, hay personas que consiguen más que los individuos normales.

  3. trimbolera dijo:

    La superación es digna de admiración.

  4. Qué flexiblidad cervical y qué entrega.

  5. Calandra dijo:

    Esta gente es digna de admiración, otros sin que le falten los brazos no hacen nada por superarse.

  6. Tawaki dijo:

    Una muestra más de hasta dónde puede llegar el hombre cuando se lo propone. Un ejemplo para todos nosotros. Su capacidad de superación es admirable.

Los comentarios están cerrados.