El reloj de Sarkozy

Antes de entrar en el artículo propiamente dicho, quiero mostraros un vídeo en el que el presidente francés, Nicolás Sarkozy, está aparentemente borracho en una rueda de prensa durante la cumbre del G-8 en diciembre de 2007.


Si bebes no conduzcas… digo, recuerda tus errores antes de tirar la primera piedra.

Sarkozy se quita el reloj mientras saluda a sus votantes.

Sarkozy ha vuelto a protagonizar una imagen, cuanto menos, curiosa. El presidente de Francia, especialista en salidas de tono, había terminado de hacer un mitin en el centro de París, en la plaza de la Concorde, el pasado domingo durante su campaña de cara a la primera vuelta del próximo día 22 de las elecciones presidenciales.

Después de meterse con los socialistas españoles, en varias ocasiones, poniendo a España y Grecia como ejemplo de lo que el no hubiera hecho defendiendo su programa electoral.

Señor Sarkozy, para defender no hace falta atacar a nadie no es de recibo que eche la culpa a los españoles del comienzo de su descalabro político en Francia.

Como no podía ser menos también se ha metido con el rey utilizando a España como espantajo en unas elecciones que puede perder. Con los sindicatos en pie de guerra ante la reforma laboral italiana, Mario Monti se asusta y lee a Maquiavelo: «Cuando los problemas te acucien, procura que haya un vecino en peor posición».

Como decía, la imagen de Sarkozy, quitándose el reloj con cierto disimulo después de que un espectador haya tratado de sustraérselo, ha protagonizado la imagen del día.

Un ladrón intentó robarle el Patek Philippe 5140 G en oro blanco valorado en unos 55.000 euros que le regaló su mujer durante su luna de miel en 2008, durante el baño de multitud del pasado domingo.

Comenzó a estrechar manos en las primeras filas de la muchedumbre cuando, de repente, notó que se le soltaba el reloj de pulsera y discretamente se lo guardó en un bolsillo de la chaqueta.

El examen detenido de la secuencia grabada por las cámaras de televisión muestra que un desconocido trató de desnudar la muñeca presidencial. «Al ampliar la imagen, se ve bien que apoya sobre la esfera con su pulgar para intentar desabrochar con sus otros dedos el brazalete», asegura el periodista Grégory Pons, especialista en relojes.

En cierta ocasión un caco albanés en 2007 le birló el reloj al presidente estadounidense Georges Bush durante una visita a Tirana.

Señor Sarkozy, no creo que se atreva a decir que el espectador que trataba de robarle era español.
Veamos el vídeo.

Esta entrada fue publicada en Anotaciones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El reloj de Sarkozy

  1. trimbolera dijo:

    Que vecinos más «superiores» tenemos, se derrumba un puente suyo del ferrocarril del Canfanc y como les da igual que no vayamos a Francia, ni se molestaron en arreglarlo, vamos que nos quieren poco y encima su presidente nos mira de reojo, como todos los que ha habido, por cierto!

  2. Corpi dijo:

    Seguro que el que intenta robarle el reloj lo necesitaba más que él.

  3. Genín dijo:

    jajaja De tener su sangre fría y dominio de la situación, a lo mejor yo hubiera hecho lo mismo, esto no significa que lo defienda de lo que dice en nuestra contra…
    Salud

  4. unjubilado dijo:

    trimbolera Yo creo que para ellos, a partir de los Pirineos somos todos africanos.

    Corpi Eso segurísimo.

    Genín Creo que en mi caso me hubiera dado lo mismo, como mi reloj no vale ni un duro…
    Saludos

  5. Leodegundia dijo:

    Sabido es, y demostrado a lo largo de la Historia, que los españoles no son santo de devoción de los franceses y que en cuanto pueden se meten con nosotros, pero ya se sabe lo difíciles que son las relaciones entre vecinos, 🙂 y mas en campaña electoral.

  6. unjubilado dijo:

    Leodegundia Ellos nos tienen fobia y lo demuestran siempre que pueden, con las frutas y verduras que a su paso por la frontera obligan a los camioneros a salir del camión para desparramar en la carretera, todos los productos que llevan, sin que nadie les pare los pies y ya no digamos, la poca ética que tiene el presidente francés en época electoral.

Los comentarios están cerrados.