El nuevo yerno

Petición de mano
Un muchacho, tocó a la puerta de la casa de su novia. Tuvo el tino de abrir el padre de la muchacha

– ¿Qué desea, joven?

– Pues, verá usted, vengo a hablar con usted.

– Bueno, pues, pase joven, vayamos a la sala y ahí me cuenta de qué quiere hablar conmigo.
¿Y bien?

El joven, todo decisión, respondió : – Mire usted, vengo a comunicarle que a su hija y a mí nos gustaría compartir nuestras vidas, nos queremos casar.

El señor sonrió : – Pues está muy bien eso de que se casen, pero cuénteme, muchacho, ¿ya cuenta con un salario digno para poder sustentar a mi hija y los hijos que vengan?


El joven, con todo el aplomo del mundo, contestó : – Mire, aunque soy Ingeniero titulado, no gano mucho. Sin embargo, su hija me ha comunicado lo que ganan su distinguida esposa y usted. Por lo cual, confío en tener una pequeña ayuda de ustedes para poder pagar el teléfono, el agua, la luz y el supermercado.

Un poco sorprendido por la respuesta, el padre, hizo otra pregunta : – Bueno, ¿y piensan comprar un departamento o una casa? ¿O prefieren rentar..?

El joven, con mirada inocente, contestó : – Si antes le pedí una pequeña ayuda para poder ir viviendo, hemos pensado que, como esta casa es muy grande y pueden vivir perfectamente dos matrimonios, no es necesario comprar o alquilar departamento o casa. Deseamos vivir en esta casa con ustedes.

El señor, desconcertado por la actitud del muchacho, continuó con el interrogatorio : – Dígame algo, ¿tiene automóvil?

El joven, sonriendo, respondió : – Mire, no tengo coche porque he estado pensando que si usted tiene tres, para qué vamos a comprar uno más. Usted nos deja el que les sobra y así no es necesario adquirir otro.

En ese instante, entró en la sala la madre de la novia, quien, mirando primero al joven y luego a su esposo, preguntó cordialmente : – ¿Se puede saber de qué hablan?

El esposo respondió : – Querida mía, qué bueno que llegas, quiero presentarte al Señor Arbitro, quien pretende ser el futuro marido de nuestra hija…

El joven, desconcertado y molesto, inquirió : – Oiga, ¿por qué me llama Señor Arbitro?

A lo que el presunto suegro reviró : -Y bueno, grandísimo hijo de puta (Piiiiiiiiiii… Es que estamos fuera del horario escolar), ¿cómo demonios quieres que te llame si hasta ahora lo único que vas a poner en esta casa es el pito?

Recibido por correo. Gracias Ángeles.

Esta entrada fue publicada en Humor y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a El nuevo yerno

  1. Marita dijo:

    Jajaja…..esto me hizo recordar lo que siempre contaba mi padre sobre mi abuelo materno cuando se conocieron….mi abuelo lo primero que le preguntó fue si tenía dinero como para mantener a mi madre y eso fue antes de saludarle con la mano….cuando mi padre le aclaró que trabajaba y ganaba lo suficiente como para poder casarse, mi abuelo le tendió la mano y le dijo puedes pasar….eran otros tiempos…..un beso y feliz finde

  2. Merana dijo:

    Muy suspicaz, …el yerno y un caradura, insolente.

    Me ha hecho reir… tiene razón Marita cuando dice que eran otros tiempos… imagínate en los míos… porque soy bastante mayor

    Un abrazo
    Merana

  3. Leodegundia dijo:

    🙂 Muy bueno, menudo yerno que se le quería colar en casa.

  4. unjubilado dijo:

    Marita, Merana, Leodegundia Los tiempos han cambiado, ahora no hace falta pedir la mano, ya que por lo general ya se han tomado el pie, y como en muchos casos a los 6 meses se separan no hace falta pedir ayuda.
    Saludos

  5. Leodegundia dijo:

    🙂 Muy buena tu explicación, tienes toda la razón.

  6. unjubilado dijo:

    Leodegundia Aunque no se puede generalizar, en muchos casos es la verdad pura y dura.
    Un saludo

  7. Chela dijo:

    El interrogatorio que hace este padre es el que deberian hacer todos los demás. Ahora no se pregunta nada porque «la mano», «el pie» y todo lo demás, se toman por adelantado. Y luego la realidad es esa. Actualmente los hijos no se van de casa cuando se casan o forman pareja sino que traen nuevos «huéspedes» al domicilio de los padres y nuevos y numerosos gastos ¡Y eso cuando no hay que sostener también a los nietos!

    Un fuerte abrazo.l

  8. unjubilado dijo:

    Chela Yo tengo en la actualidad en casa a dos hijos con mas de 30 años, menos mal que no se casan o se «juntan» ya que en caso contrario esto parecería la casa de Tócame Roque.
    Un abrazo

  9. gabriel dijo:

    la realidad es que el yerno estava pidiendo unm poco de ayuda pero el devia tanvien coperar yo uviera querido en contrarme un suegro asi de rico

Los comentarios están cerrados.