El encierro en Mataelpino

Mataelpino, es una localidad española perteneciente al municipio de El Boalo, situada en la parte noroccidental de la Comunidad de Madrid, a los pies de la vertiente meridional de la sierra de Guadarrama.

pelota de poliespán gigante

Los vecinos de Mataelpino están abrumados con las cámaras de televisión que pululan por sus calles. Aún con la resaca de los festejos locales, se congregan en el bar del pueblo para comentar lo ocurrido el pasado fin de semana. No es para menos: su ‘superbola’, la protagonista de las fiestas populares, dejó heridos a dos corredores. Uno sigue en estado grave por un traumatismo craneoencefálico, aunque estable, y otro, ya en casa, tiene tres costillas rotas.

Vídeo en el que se aprecia el momento que aplastó a un hombre.

“Todo empezó hace ocho años, en el bar”, rememora Carlos. “Estábamos unos cuantos amigos hablando de qué podíamos hacer porque el ayuntamiento nos había quitado los encierros por la crisis. Entre risas y botellines, alguien dijo de tirar una piedra desde la montaña, como en Indiana Jones, y la idea se convirtió en esto”. ‘Esto’ es una bola de 2,76 metros y algo más de 200 kilos de peso, hecha de planchas de poliespán ensambladas con espuma y revestida de poliuretano. Además, este año le han metido unos tubos para hacerla más resistente, después de que se partiera por la mitad las pasadas fiestas.

De una ocurrencia local, pasó a convertirse en un atractivo para foráneos y cada año reúne a cerca de 1.000 visitantes, entre ellos uno de los heridos este fin de semana. Ni el alcalde se pierde la fiesta, y también corre delante de la bola, que se lanza un par de veces, durante dos días: “Cada vez viene más gente, es la mejor marca del pueblo”, asegura el socialista Javier de los Nietos.

Pero esta bola, imponente, dura como una piedra y con agujeros por los golpes, no es la original. Al principio hubo otra, que construyeron con lo que pudieron gastando cerca de 2.000 euros. Un albañil del pueblo les hizo un esqueleto de malla metálica que rellenaron ellos mismos con espuma. Botes y botes de poliuretano que echaban dentro de la propia bola a medida que se vaciaban, para darle consistencia. Después la colgaron de un pino para pintarla y una vez seca la probaron por el pueblo, donde las cuestas son, cuanto menos, pronunciadas. Y fue un éxito.

Además de la gran bola, que no es totalmente esférica para que bote más y el recorrido sea imprevisible, también han hecho versiones de menor tamaño para los encierros infantiles. Seis pelotas de entre 30 y 50 kilos que corren cuesta abajo con la supervisión de voluntarios, que las dirigen para que no haya desgracias.

Fuentes : El confidencial, El Mundo.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a El encierro en Mataelpino

  1. Maria Jesus Ruiz Alonso dijo:

    Lo vi en la tele, estaba casi convencida, que es preocupante lo que esta pasando, cada dia aparace una nueva sorpresa
    Ayer vi el microchip subcutaneo, para los empleados de una fabrica, sera ampliado a diferentes lugares de trabajo
    El futuro no lejano, la mano humana, desaparece
    Es lo que pienso
    un abrazo

    • unjubilado dijo:

      Maria Jesus Ruiz Alonso Yo lo he visto en la red ya que casi no veo la tele, pero me resultó curioso y por ello lo publiqué.
      Sobre el microchip subcutáneo ya existe en varias empresas, al final terminaremos siendo todos unos zombies.
      Un abrazo

  2. ara O. Durán dijo:

    Es una chistosa distracción. Son muchos kilos, pobres los corredores, que se compongan.
    Abrazo.

  3. Genín dijo:

    Lo vi en el telediario, desde luego mira que hay inconscientes en el mundo… 🙂
    Salud

  4. ester dijo:

    Curiosas costumbres, y parece que peligrosas pero pedimos que las fiestas populares estén cargadas de adrenalina, si a ellos les parece bien yo no digo nada. Un abrazote

    • unjubilado dijo:

      ester Parece que en las fiestas de algunos pueblos tratan de destacar de la manera que sea para, si hay suerte se popularicen y se llene el pueblo de visitantes.
      Un abrazo

  5. Frajayo dijo:

    Yo también lo vi en la tele y al contemplar la reproducción aquí, observo que ese remedo de encierro tan pueril como correr delante de un pelotón, eso sí, pesado y de gran envergadura; puede traer tan sorprendentes consecuencias con lo fácil que parece esquivarlo.El sonsonete en off de ‘me cago en la leche’ tantas veces repetido en boca de una mujer le añade cierto aire coloquial.

    • unjubilado dijo:

      Frajayo Para animar la fiesta el próximo año le pondrán cuernos a la pelota, como no podrán ser de asta de toro, serán de acero inoxidable para que duren más, así podrán divulgar a los cuatro vientos, en el «encierro de Mataelpino» cinco corredores han tenido que ser ingresados en la enfermería, para ser tratados del asta de la pelota, uno de ellos grave, por ser herido en la femoral y ha tenido que ser evacuado en helicóptero a Madrid para su ingreso en la UCI.

    • Lo primero que he pensado es que no se que culpa tiene la leche…

  6. Calandra dijo:

    Bueno, al menos en ese pueblo no molestan a los animales.

  7. Uf, doscientos kilos rodantes nos son precisamente un masaje…

  8. Tawaki dijo:

    Hay que ser muy tono, pero que muy tonto, para inventarse algo así sin pensar en las consecuencias. Parece que la gente no sabe divertirse de una manera normal.

    • unjubilado dijo:

      Tawaki Cuando el diablo no tiene qué hacer, con el rabo mata moscas.
      Los antiguos juegos en la calle para niños y adultos, eran bastante más entretenidos que estos y no ponían en peligro la vida de nadie, el juego de la silla, el de los bolos, lanzamiento de herraduras, subir por un palo encebado, el juego del aro y por supuesto un buen baile en la plaza pública e incluso cine al aire libre. Hay muchos más pero pero así de pronto…

Los comentarios están cerrados.