El arte de aprender

AprenderEL ARTE DE APRENDER COMO PROLONGAR LA VIDA… Reflexione… Practique…

A los 9 años, aprendí que mi profesora sólo me preguntaba cuando yo no sabía la respuesta.

A los 10, aprendí que era posible estar enamorado de cuatro niñas al mismo tiempo.

A los 12, aprendí que si tenía problemas en la escuela, iban a ser más grandes en casa.

A los 13, aprendí que cuando mi cuarto quedaba del modo que yo quería, mi mamá me mandaba a ordenarlo.

A los 15, aprendí que no debía descargar mis frustraciones en mi hermano menor, porque las frustraciones de mi papá eran mayores y su mano más pesada.


A los 20, aprendí que los grandes problemas siempre empiezan pequeños.

A los 25, aprendí que nunca debía elogiar la comida de mamá cuando estaba comiendo algo preparado por mi esposa.

A los 27, aprendí que el título obtenido no era la meta soñada.

A los 30, aprendí que cuando mi esposa y yo teníamos una noche sin los niños pasábamos la mayor parte del tiempo hablando de ellos.

A los 33, aprendí que a las mujeres les gusta recibir flores, especialmente sin ningún motivo.

A los 34, aprendí que no se cometen muchos errores con la boca cerrada.

A los 38, aprendí que, siempre que estoy viajando, quisiera estar en casa; y siempre que estoy en casa me gustaría estar viajando.
Pensando
A los 39, aprendí que puedes saber que tu esposa te ama cuando quedan dos galletas y ella elige la más chiquita. RECUERDA: La vida no se mide por los descansos que tomamos, sino por los momentos que te roban el aliento.

A los 42, aprendí que si estás llevando una vida sin fracasos, no estás corriendo los suficientes riesgos.

A los 44, aprendí que puedes hacer a alguien disfrutar el día con solo enviarle un mensaje.

A los 47, aprendí que niños y abuelos son aliados naturales.

«La Experiencia Enseña Lentamente y a Base de Errores“ James A. Froude

A los 55, aprendí que es absolutamente imposible tomar vacaciones sin engordar cinco kilos.

A los 63, aprendí que es razonable disfrutar del éxito, pero que no se debe confiar demasiado en él. Y que no puedo cambiar lo que pasó, pero puedo dejarlo atrás.

A los 64, aprendí que la mayoría de las cosas por las cuales me he preocupado nunca sucederían.

A los 67, aprendí que si esperas a jubilarte para disfrutar de la vida, esperaste demasiado tiempo. «Las grandes almas tienen voluntades, las débiles tan solo deseos». Proverbio Chino

A los 72, aprendí que, si las cosas van mal, yo no tengo por qué ir con ellas.

A los 76, aprendí que envejecer es importante. “Si te sientes solo es porque construíste muros en vez de puentes.” Anónimo
Soledad
A los 91, aprendí que amé menos de lo que hubiera debido.

A los 92, aprendí que todavía tengo mucho para aprender. «La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia». Sócrates

“Quien ve hacia afuera, sueña; quien ve hacia adentro, despierta.” Carl Young

“¿Quieres ser feliz por un instante? ¡Véngate! ¿Quieres ser feliz para siempre? ¡PERDONA!” Tertuliano.

«Quién no comprende una mirada, tampoco comprenderá una larga explicación». Proverbio Arabe

«Al decir algo, cuida de que tus palabras no sean peores que tu silencio.” Anónimo.

«Cuanto más pequeño es el corazón, más odio alberga». Victor Hugo

«No es porque las cosas son difíciles que no nos atrevemos; es porque no nos atrevemos que son difíciles» Séneca

“Nuestras dudas son traidoras y nos hacen perder lo que, con frecuencia, podríamos ganar, por el simple miedo de arriesgar.” William Shakespeare.

«La Memoria es la cartera de la vejez. Es necesario llenarla». Apolonio

«Quédate, hermosa palabra en el vocabulario de un amigo». Alcmeon

Siempre estamos aprendiendo algo nuevo, que si bien todos tenemos distintas cualidades, capacidades y habilidades, sepamos valorar las que tenemos y podamos ofrecerlas a los demás, y disfrutar con las que otros nos pueden brindar.

REALMENTE NO TIENE MUCHA IMPORTANCIA HASTA QUÉ EDAD VIVIMOS. LO IMPORTANTE ES SENTIR QUE NO LO HEMOS HECHO EN VANO.

Recibido por correo. Gracias Luis.

Tags: ,

Esta entrada fue publicada en Anotaciones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a El arte de aprender

  1. Leodegundia dijo:

    Es cierto, no importa tanto cuanto se viva si no como se viva.
    🙂 Y en cuanto a lo de aprender, la verdad es que nuca se termina por muchos años que se vivan.
    Un abrazo

  2. Lo bonito es estar continuamente aprendiendo y a la vez disfrutando con ese aprendizaje.
    Me ha gustado mucho la entrada, la pondré en nuestro blog con enlace a éste.

  3. El arte de aprender es aquel en que tu mismo haces por llegar al fondo de lo real y lo necesario, es aquello que sólo se aprende cuando pones tus sentimientos en ello, son maneras donde uno se formaliza en la vida en la cual ella misma te lo requiere en las maneras de convivir con los demás, son infinidad de modalidades de las que se puede llegar al arte de aprender.
    Un saludo.

  4. este es un buen recuento de cosas tengo 33 años y todas las cosas que has descrito las he vivido espero que siga siendo asi

  5. Jose dijo:

    jo que chulo, y que frases tan sabias!

  6. pepa dijo:

    Que nunca perdamos la capacidad sorpresiva, que nunca estemos de vuelta de nada y si de ida de todo, que siempre tengamos proyectos. siempre, hasta la caida del telón

  7. teresa dijo:

    Una visión muy correcta de nuestro `paso por el mundo´, escueto y sumamente acertado, pero tengo algo que añadir:
    Según mi experiencia, la vida se divide en etapas, y las etapas estan sometidas a la circunstancias, y las circunstancias las creas tu con tus acciones. Complicado? NO! .
    Me considero una persona FELIZ, …….por lo tanto no debe ser complicado.
    Un saludo

  8. estos consejos sabios me llegaron al corazon

  9. Pingback: Blog de un Jubilado | El mundo envejece

Los comentarios están cerrados.