De profesión: mis labores

Tapa de una lavadora

Si pulsáis en la imagen, igual me podéis ayudar.

– Jubi, ¿a que te dedicas? ¿no me digas que estás rompiendo la lavadora?

Calla y no hagas preguntas capciosas, me dedico a arreglar las cosas que se estropean en mi casa, o cuando menos a intentarlo.

La lavadora tendrá unos veinte años, ya deberíamos de jubilarla, pero como la vida está muy achuchada, la voy arreglando cuando se estropea, que por cierto han sido bastantes veces, el motorcito del desagüe, la bobina del motor del programador, la goma de la tapa, el cojinete del tambor, correas las he cambiado un par de veces, una electroválvula de llenado de agua… y algo que posiblemente se me olvide.

En el caso que nos ocupa esa pieza que tiene forma de L es la que está rota, ya es la segunda vez que ocurre, precio 5,50 euros, si pidiera que viniera un técnico a repararla, seguro que la reparación me costaba bastante más.

Ya la tengo montada y funciona, ¿cuando me podré cambiar la lavadora?… quizás, cuando me suban la pensión.

– Jubi, en ese caso este año.

Si claro, me han subido un uno por ciento y cobro menos ya que el tipo de gravamen también me lo han subido.

Esta entrada fue publicada en Historietas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a De profesión: mis labores

  1. ¿Me saldría muy caro que vinieras a Granada? El último «técnico» que vino estaba tan gordo que cuando se sentó en el suelo tuve yo que ayudarle a levantarse.

  2. Genín dijo:

    Mientras seas un apañao para estas cosas, pues eso que te ahorras.
    Yo compré hace mil años la mas barata que encontré en el Continente (Hoy Carrefour) hecha en un país del este, un muermo en tecnología, pero amigo, jamás se ha averiado, y eso que aquí el agua es cal pura.
    Debe de ser que no utilizan la obsolescencia programada, esa de las empresas gringas…
    Salud

  3. Leodegundia dijo:

    Eres un manitas, ya podría yo saber arreglar este tipo de averías pues cada vez que viene un técnico te deja sin comer varios días.

  4. unjubilado dijo:

    Senior citizen Veamos, distancia de Zaragoza a Granada 740 Km. a 4 km/h que me muevo en la actualidad… salen 185 horas, que teniendo en cuenta los descansos, las comidas, las dormidas… ya se me ha quemado la calculadora. El técnico seguro que no te cobró nada, no quería seguir engordando y además la salida le supuso un poco de ejercicio.

    Genín Me gusta romper las cosas, aunque en ocasiones me confundo y las arreglo, me imagino que si nos juntáramos los dos en tu casa, podríamos vender corriente eléctrica, cortar el césped con una cortadora manual que le hubiéramos acoplado un motor de agua adaptado por nosotros, calentar el agua para todo el vecindario…
    Saludos

    Leodegundia Algo parecido me ocurre a mi. Mi mujer me dice «o lo arreglas o te quedas sin comer una semana», y como no se cocinar nada, y el abrelatas me lo ha escondido… pues, ya se lo que me toca.

  5. Ligia dijo:

    Qué suerte que tengas maña para arreglar esas cosas tan necesarias en la vida cotidiana. Abrazos

  6. ANTONIO dijo:

    Emilio, los maños tenéis ventaja en los arreglos..ya dicen que mas vale maña que fuerza. En mi opinión, tendríamos que hacer un esfuerzo económico y comprar, comprar, comprar, cuantas mas veces mejor, no olvidemos que estamos en una sociedad de consumo, eso si, productos Españoles, eso nos reverterá a modo de más trabajo para superar la crisis.

  7. unjubilado dijo:

    Ligia Yo en muchas ocasiones he dicho que no se escribir ya que siempre he sido de ciencias, desde pequeño me gustó desarmar cachivaches que luego en ocasiones no sabía armar, de ahí me vino la ilusión por aprender como funcionaban las cosas y como se podían volver a montar e incluso a fabricarlas.
    Un abrazo

  8. unjubilado dijo:

    Antonio Te me has colado al estar contestando un comentario.
    No estoy de acuerdo contigo, los maños no tenemos mayores ventajas, serán las mañas «mas vale maña…»
    Lo de comprar convulsivamente, creo que con lo que me paga la seguridad social no llegaría si a terminar la primera semana, y luego tendría que ponerme a la puerta de una iglesia.

Los comentarios están cerrados.