Ceder el asiento

Ceder el asiento
Hace unos días tuve que ir a buscar el coche al taller ya que me estaban pasando la revisión de los cuatro años y posteriormente tenía que llevar el coche a pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).

No recuerdo exactamente el motivo, pero me encontraba muy cansado, en el autobús urbano que viajaba iban todos los asientos ocupados.

Me situé en el centro del bus de pie, en una zona para carritos y sillas de ruedas para minusválidos. Por supuesto los asientos estaban muchos de ellos con cintas para evitar sentarse, me imagino que la ocupación sería del 50%.

A todo esto una joven de unos 20 ó 25 años, que ocupaba un asiento para persona mayor se levanta y muy amable me dice que por favor ocupe su asiento.

Cualquier otro día le hubiera dicho que siguiera con su asiento, pero ese día le agradecí sinceramente su invitación y aproveché el asiento que me ofrecía para ir sentado a mi destino.

Aún existen muchas personas amables con las personas mayores.

Esta entrada ha sido publicada en Anotaciones y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Ceder el asiento

  1. ester dijo:

    generalmente se cede el asiento, son cuatro que no levantan la cabeza para hacerse los distraídos, pero siempre hay alguien que los hace levantar si entra alguna persona que lo necesita. En uno de mis últimos viajes en bus, una señora hizo levantar a los niños iban los dos en una mismo asiento y no lo acepte, le dije que los niños deben ir sentados por si hay un frenazo yo se sujetarme bien. Pero está claro que la señora está educando bien a los peques. Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      -ester- Hay de todo, en alguna ocasión he cedido el asiento a una persona mayor que yo o cuando menos con apariencia de serlo y aunque son reacios a ocupar el asiento de otra persona que también es mayor, al final aceptan de buen grado.
      El día de marras, le agradecí de corazón a la muchacha que me brindara su asiento ya que realmente estaba muy cansado, a la vuelta como volvía en mi coche ya no tuve problemas. Uno de los agravantes era la obligación de llevar mascarilla.
      Un abrazo

  2. Tuviste suerte, pues yo soy mayor que tú y, si alguien me cede el asiento, es siempre tan mayor como yo y tengo que decirle que no. Lo que sí me ha ocurrido es que, si un joven que no se ha movido del asiento presencia la conversación, parece que se da por aludido y se levanta.

    • unjubilado dijo:

      -Senior citizen- Ese día iba muy cansado, seguramente se me notaría en la cara y posiblemente en mi respiración fatigosa por culpa de la mascarilla, aunque seguramente al quedarme tranquilo en una zona libre de personas y con posibilidad de apoyarme en algún punto del bus, se me hubiera ido pasando, pero cuando me ofrecieron el asiento no lo dudé y aproveché la amable invitación.

  3. Genín dijo:

    Si, y tambien muchas personas educadas, incluso entre los jóvenes 🙂
    Salud y abrazo

  4. No hizo más que lo que le correspondía, aunque siempre es de agradecer que no se pierda esa consideración por las personas mayores.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- El otro día casi me emocioné, después de tantos años cediendo el asiento a personas de todas las edades que yo veía mas vulnerables, una muchacha de unos 20 años me lo cede a mi, que mal me vería para decirme que me sentara en su asiento.
      Esto me recuerda otra anécdota de hace muchos años, cuando estudiaba lo que entonces llamábamos peritaje industrial.
      Tendría 17 ó 18 años, me acababan de regalar un reloj de pulsera, a esto que un joven se me acerca y me pregunta Por favor señor, ¿me puede decir la hora que es?
      Sinceramente me echó unos cinco años encima.

  5. Laura.M dijo:

    Voy poco en bus Emilio , pero si te encuentras que no hay sitio y ningún joven se levanta.
    Aquí los trayectos son cortos .
    Cuídate.
    Un abrazo

  6. Siempre hay personas buenas. Creo que hizo lo que debía pero sin duda es de agradecer el gesto, máxime cuando hemos vistos otros muchos ejemplos totalmente opuestos.
    Un beso, a Jubi.
    P.D: Tu DNI dirá que eres mayor, pero yo te veo como un chaval 🙂

    • unjubilado dijo:

      -Contadora de Libros- Ese día estaba muy cansado, con nervios, la mascarilla puesta, con fatiga… Simplemente le dije un «Muchísimas gracias señorita», no supe expresarme con mayor cordialidad.
      Hasta hace poco mi DNI, no me hacía justicia, pero desde la pandemia todo ha cambiado, casi no me muevo excepto en coche, en casa estoy como un animal enjaulado, las manualidades casi las he olvidado, el blog he estado a punto de dejarlo…
      Un beso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *