Botellas de vino con el culo hacia dentro

El culo de las botellas

Esta curva, que en términos vinícolas se llama ‘picada’, no se ha elegido al azar, sino que hay razones -sobre todo científicas- que la explican.

Fue en el siglo XVIII cuando se generalizó el uso de botellas de vidrio para conservar el vino. En aquel entonces, la fabricación de las botellas era artesanal y hacerlas con el fondo liso resultaba muy difícil a los sopladores de vidrio.

La curva del fondo, además, hace la botella más resistente. Gracias a ella aguanta mejor la presión del interior, algo que resulta casi imprescindible en las botellas de vinos espumosos, donde el gas podría reventar una botella más frágil.

Además, al tener un fondo más pesado, la botella es más estable y es más difícil derribarla.

El peculiar culo de estos recipientes, además, ayuda a que los posibles sedimentos del vino se queden en los laterales del fondo y no caigan a la copa.

Y, como curiosidad, también hace más fácil el agarre de la botella para servir el vino con la elegancia del mejor de los camareros.

Fuente : El Heraldo

Esta entrada ha sido publicada en Anotaciones y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Botellas de vino con el culo hacia dentro

  1. Susana dijo:

    Qué interesante. No lo sabía. Un beso

  2. Genín dijo:

    Quien iba a pensar que por eso, es el culo así… 🙂
    Salud y abrazo

  3. Sara O. Durán dijo:

    Tiene su razón de ser así. Y ¡lo bonitas que son!
    Un abrazo, Jubi.

  4. Ester dijo:

    Muy interesante y bien explicado, todo lo que rodea a las bodegas lo es, desde la madera de las barricas hasta el corcho de los tapones. El color del cristal merece una entrada aparte. Un abrazo

  5. Todas esas cosas son ciertas, pero lo de que sea más fácil agarrarlas no lo veo claro. Para presentarla quizá, pero para servirla…

  6. Magda dijo:

    Yo he probado a veces de servir el vino de esa manera elegante pero al final he desistido para no provocar un accidente.

    Me parece que además las botellas de espumosos tienen el vidrio más grueso, para compensar la presión interior del gas.

    Buenos días, Jubi.

  7. Uf, me pongo a servir vino asiendo la botella por el culete y me parece que habría más líquido en el mantel que en las copas…

  8. Tawaki dijo:

    Como gran amante del vino que soy, ésta me la sabía, je,je. A veces pensamos que las cosas surgen por casualidad, cuando por lo general tienen una razón de ser.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *