Amor filial

Una madre de 98 años se muda a una residencia para cuidar de su hijo de 80

Madre e hijo

Ser madre es una misión que dura toda la vida. No hay edad, no hay distancias, no existe casi nada que supere al amor probablemente más puro que pueda sentir un ser humano. El de una madre por su hijo.

Os presentamos a Ada y a Tom Keating, los protagonista de una larga y verdadera historia de amor. La de una madre y su hijo. Con 98 y 80 años respectivamente, ambos nos han emociondo profundamente. Tom nunca se había separado de su madre, no se llegó a casar y siempre vivió con ella.

Pero Tom llevaba ingresado desde el año pasado porque necesita cuidados especiales y eso le hizo tener que irse a vivir a una residencia. Ha sido ahora cuando su madre ha decidido acompañarle. No para ser atendida, sino para cuidar de él.

Abuelos, hijos y nietos

La nieta de Ada, Debi Higham, y otros miembros de la familia les visitan regularmente en la residencia y se muestran felices de que Ada y Tom puedan estar juntos. Todo un ejemplo de la grandeza de la vida y de la capacidad de amar de manera infinita y hasta el fin de nuestros días. Larga vida para ambos.

Fuentes consultadas : Cultura inquieta, El Confidencial, Europa Press.

Esta entrada fue publicada en Anotaciones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Amor filial

  1. Ligia dijo:

    Parece que la madre físicamente está mejor que el hijo, así que no queda otra. Abrazos

  2. Ester dijo:

    Una historia preciosa y entrañable que renueva la fe en las personas. Un abrazo

  3. jesus dijo:

    Madre no hay mas que una.

    • unjubilado dijo:

      jesus Es cierto.
      – Jubi, ¿y entonces eso de maternidad subrogada y vientre de alquiler, sería una madre o dos?
      Mira no la empieces a liar que habría tema para rato.

  4. Tawaki dijo:

    No hay nada más sincero que el amor de una madre. Además, dura siempre.

    • unjubilado dijo:

      Tawaki Es verdad, y sin embargo, también hay excepciones. Bebé recién nacido encontrado en un vertedero, inodoro atascado por una criatura todavía viva…
      – Jubi, como se nota que te vuelves demasiado viejo, a todo le pones peros

  5. Frajayo dijo:

    Que lecciones recibimos de nuestros mayores. Ahí está esa SEÑORA que tiene necesidad que cuiden de ella y le resuelvan los problemas latentes de la vejez; que no duda en proteger y ayudar a su hijo con los cuidados y atención que necesita un hombre necesitado. Me pregunto si las nuevas generaciones de madres tendrán la formación y el amor suficiente para sacrificios de tal magnitud. Seguro que sí, ahora y siempre, una madre siempre es una madre…

    • unjubilado dijo:

      Frajayo Es verdad, en este mundo cada vez más falto de buenos sentimientos donde hay personas que ingresan a sus mayores en urgencias para dejarlos allí cuando se van de vacaciones, o lo que es peor los dejan abandonados en alguna gasolinera en el camino, vemos que las madres no abandonan a sus hijos.

  6. Muy linda señora.
    Un beso.

  7. Aquí hay una residencia de la Diócesis que se hizo precisamente pensando en estos casos de padres que necesitan acompañar a sus hijos porque están peor que ellos y en la casa no pueden atenderlos por su edad.

  8. Genín dijo:

    Pues la verdad es que a mi me parece la cosa mas normal del mundo, lo que no es muy normal es las edades que tienen los protagonistas… 🙂
    Salud

Los comentarios están cerrados.