Amor ciego

Una pareja de jóvenes estaban muy enamorados y se iban a casar. Unos meses antes de la boda, la novia tuvo un accidente y quedó con el rostro totalmente desfigurado…

Ciego
«No puedo casarme contigo”, le comunicó en una carta a su novio, “quedé marcada y muy fea para siempre, búscate a otra joven hermosa como tú te mereces, yo no soy digna de ti”.

A los pocos días la muchacha recibió esta respuesta de su novio: “El verdadero indigno soy yo, tengo que comunicarte que he enfermado de la vista y el médico me dijo que voy a quedar ciego… Si aún así estás dispuesta a aceptarme, yo sigo deseando casarme contigo”.

Y se casaron, y cuando lo hicieron, el novio estaba ya totalmente ciego.

Vivieron 20 años de amor, felicidad y comprensión, ella fue su lazarillo, se convirtió en sus ojos, en su luz, el amor los fue guiando por ese túnel de tinieblas.

Un día ella enfermó gravemente y cuando agonizaba, se lamentaba por dejarlo solo entre esas tinieblas.

El día que ella murió, él abrió sus ojos ante el desconcierto de todos… “No estaba ciego” – dijo- “Fingí serlo para que mi mujer no se afligiera al pensar que la veía con el rostro desfigurado, ahora mi amor descansa en ella”

Moraleja: El verdadero amor ve más allá de la belleza física, porque el verdadero amor, va con el corazón.

Vivimos en un mundo de «Apariencias» donde se califica a las personas según su aspecto físico, pero el verdadero amor embellece más que el más caro tratamiento de belleza; «la belleza se acaba, pero el amor verdadero vive para siempre»

Visto en la red.

Esta entrada fue publicada en Amor y amistad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Amor ciego

  1. Leodegundia dijo:

    Vivimos en un mundo de “Apariencias” donde se califica a las personas según su aspecto físico, pero el verdadero amor embellece más que el más caro tratamiento de belleza; “la belleza se acaba, pero el amor verdadero vive para siempre”
    En teoría es así, pero en la vida real me temo que esto no funciona salvo en muy pocos casos.

  2. Jesús dijo:

    El verdadero amor es entrega total por la felicidad de tu pareja. Que en la convivencia es difícil, por supuesto, pero no imposible. Otra gran dificultad es, que en el verdadero amor no hay explicaciones que pedir, porque la confianza ha de ser total. La pregunta para cada uno sería: ¿estás a esa altura en el termómetro del amor?.

  3. Ester dijo:

    Una bella historia de amor, como aquella que ella vende su pelo para comprarle tabaco de pipa al marido, mientras el vende la pipa para comprarle un peine a ella, son amores ejemplares.
    Pero tu querías hacernos notar que las apariencias son mas importantes que el fondo, y no te doy la razón porque la tienes toda.
    Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      Ester Efectivamente hay ejemplos que aunque no sean totalmente ciertos suelen tener un viso de realidad, en cuanto a las apariencias depende de donde se mire, ya que todos los días veo y me entero de ejemplos similares.
      Te podría contar bastantes casos que poco a poco me voy enterando cuando voy a ver a mi madre.
      Un abrazo

  4. trimbolera dijo:

    Una historia tierna y bonita. Es verdad que el amor empieza por los ojos pero crece y se fortalece cuando se instala en el alma.

  5. Ligia dijo:

    ¡¡Ay, cuánto amor!! Yo creo que ya queda poco de ese… Abrazos

  6. Genín dijo:

    Demasiado empalagoso para ser real ¿No?
    Salud

    • unjubilado dijo:

      Genín Seguro que no es real, pero me gustaría que leyeras la contestación que le he dado a Jesús , ya que día a día me entero de casos similares, no precisamente como el que hoy pongo, pero si como el del artículo que le aconsejo que lea.
      Saludos.

  7. maria jesus dijo:

    Preciosa historia. Hay cosas que parecen imposiles, hay un comentario dice demasiado empalagoso para ser real, y yo digo, lo creo, porque si yo te cuento MI historia, tamien es increible, espero sea eterna. besos

  8. Chela dijo:

    Bueno, una moraleja muy adecuada siempre y oportuna para aplicárnosla el club de «Arrugas» y otras cosillas, a la cual pertenezco desde hace unos años. ¡Cuanto puede el amor!
    Un afectuoso saludo.

Los comentarios están cerrados.