El beso de la vida

El beso de la vida

«El beso de la vida», este es el nombre que el fotógrafo, Rocco Morabito, le puso a esta fotografía que hizo en el año 1967. A primera vista parece que la imagen nos enseñe un romántico beso entre dos hombres mientras trabajaban, pero la historia es muy diferente.

En la foto un operario de la compañía de electricidad de Jacksonville (Florida, EEUU) le practica Reanimación Cardiopulmonar a su compañero en la altura del poste de luz.

En su momento, la imagen se publicó en muchos medios de comunicación, ya que consideraban que la fotografía era realmente bonita. Es más, un año más tarde Rocco Morabito ganó el premio Pulitzer gracias a la imagen.

Pero lo que realmente representaba esta imagen es muy diferente a lo que todo el mundo pensaba… Los dos hombres que aparecen en la foto eran Randall G. Champion y J.D. Thompson, y en aquel momento estaban trabajando en el mantenimiento de las líneas de alta tensión. Mientras trabajaban, uno de ellos recibió una descarga eléctrica tan fuerte que provocó que se desvaneciera. Su compañero, sin pensarlo dos veces, lo cogió como pudo para hacerle la respiración artificial para intentar salvarle la vida. Finalmente consiguió salvarle la vida y esta imagen tomó más fuerza.

Rocco Morabito conducía en el oeste de la calle 26 en julio de 1967, se dirigía a cubrir una huelga cuando se topó con la dramática escena. El relato de Morabito: “Tomé ocho imágenes de la huelga. Pensé que me gustaría volver y ver si podía capturar otra imagen, pero cuando me disponía a seguir mi recorrido, oí gritar. Miré hacia arriba y vi a este hombre colgando del poste con la cabeza hacia abajo. ¡Oh, Dios mío! No sabía qué hacer. Tomé una foto rápida. JD Thompson estaba corriendo hacia el poste de luz. Fui a mi coche y llamé a una ambulancia. Regresé al poste y Thompson estaba haciendo respiración boca a boca a Champion. Retrocedí hasta que llegué a una casa y no podía ir más lejos. Tomé otra foto. Entonces oí gritando por Thompson: ¡Está respirando!

Thompson y otros trabajadores le realizaron RCP en el suelo a Champion, cuya respiración y ritmo cardíaco fueron paulatinamente restablecidos. Luego llegaron los paramédicos y la recuperación de Champion fue completa. Su compañero le había salvado la vida con lo que en la foto parece un beso. Champion sobrevivió y vivió hasta 2002, cuando murió de insuficiencia cardíaca a la edad de 64. Thompson sigue viviendo.

Fuentes: Facebook, La gaceta, Juventud Rebelde, Sector Electricidad.

Esta entrada fue publicada en Amor y amistad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a El beso de la vida

  1. Ester dijo:

    Recuerdo haber visto la imagen y leído la noticia. Es curiosa por lo que parece y por qué a tanta altura sorprende que se pueda reanimar a nadie. Un abrazo de buenas noches

  2. Genín dijo:

    La foto en si misma es estupenda, pero mucho mas cuando se conoce la historia, claro… .9
    Salud

  3. Piruja dijo:

    Hola, la imagen es sobrecogedora y mas al saber la razón del por que, gracias al compañero salvo la vida en tan difícil circunstancia, parece mentira que en esa posición pudiese hacer algo, pero lo logro, no conocía la imagen y menos la noticia.

    Besos.

    • unjubilado dijo:

      -Piruja- Creo que al principio no se hace uno a la idea de lo que está viendo hasta que conoce la explicación, luego se piensa que Thompson fue muy valiente al hacer lo que hizo para salvar a su amigo.
      Besos

  4. No conocía esa foto, pero por el título me he dado cuenta de lo que era.

  5. La fotografía es espectacular e, incluso sin conocer previamente la historia, solo hay que fijarse bien en ella para concluir que no se trata de un simple beso de dos obreros subidos, uno en postura imposible, a unos postes. Fue un clic oportuno, logradísimo; y el relato de lo realmente sucedido es conmovedor e incide en esos accidentes laborales, tan desgraciadamente habituales, que truncan vidas, aunque no se diera el caso en este.

  6. Tawaki dijo:

    No conocía la foto, que es muy buena, de una época en la que se tiraban menos pero quizás por eso eran mejores; estaban más meditadas. La historia, con final feliz, es el complemento perfecto.

    • unjubilado dijo:

      -Tawaki- La foto es muy buena. Aún recuerdo cuando con una cámara analógica, te lo pensabas mucho para hacer una foto, comprobabas luminosidad, que la luz no te diera de frente para no deslumbrar y quemar la foto, probabas lo mismo desde distintos ángulos y luego una vez hecha la foto esperar al revelado para ver si había salido bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *