La leyenda de Zoraida

La leyenda de Zoraida o La leyenda de las torres mudéjares de Teruel.

La ciudad de Teruel destaca por su arte mudéjar presente en la Catedral de Santa María de Mediavilla y en sus cuatro torres mudéjares: Santa María de Mediavilla, San Pedro, San Martín y San Salvador.

torres de San Salvador y y San Martin

San Salvador y San Martín guardan una historia de amor que tiene, como no podía ser menos, un componente trágico.

Las torres de San Martín y San Salvador esconden tras de sí una historia de amor que, con el paso de los años, se ha convertido en una leyenda. Esta historia nos remonta al siglo XIII y comienza narrando la amistad de dos jóvenes, Omar y Abdalá. Un día que paseaban juntos, al pasar por una calle vieron a una joven asomada en una ventana, se trataba de Zoraida. Al verla, ambos se quedaron prendados por ella y la amistad que se tenían se transformó en rivalidad y competición por el amor de la joven cuando el padre de la misma les prometió la mano a aquel de los dos que construyera antes una torre.

Ambos comenzaron a construir su propia torre a todo correr, intentando que fuera la más bonita y que estuviera terminada lo antes posible. Era tal la rivalidad en la competición, que ambos cubrían sus torres con el fin de que el otro no pudiera espiarle. El trabajo era incesante, llegando a hacer los obreros turnos de noche para no perder ni un instante de tiempo. Finalmente, fue Omar quien terminó primero su torre (San Martín) y se apresuró en avisar al padre de Zoraida. Pero cuál fue su sorpresa cuando el día en que descubrió la torre para mostrarla ante el padre de la joven y todos los habitantes de la ciudad de Teruel, se dio cuenta de que estaba ligeramente inclinada.

El error cometido por el joven Omar le provocó una angustia tan grande que lleno de rabia, ira y dolor se subió a lo más alto de su torre y sin pensarlo dos veces saltó al vacío acabando así con su vida. Unas semanas más tarde, Abdalá por fin terminó su torre (San Salvador) y rápidamente la mostró ante el padre de Zoraida y el resto de habitantes de la ciudad de Teruel. La torre era muy hermosa y perfectamente recta, aunque resultó muy sorprendente que tenía un notable parecido con la torre de su rival, Omar.

Abdalá se casó con la joven Zoraida y, pese a que la leyenda no cuenta nada sobre si fueron realmente felices o si vivieron amargados por la tragedia del recuerdo del desdichado Omar, lo que si que nos ha dejado son las dos magníficas torres. Hoy en día la torre del Salvador es un centro de interpretación del arte mudéjar y si accedemos a la más alto de la torre, podremos disfrutar de una de las mejores vistas de toda la ciudad de Teruel.

Fuentes: Munduky, Libertad Digital, Teruel en la red

Esta entrada fue publicada en Leyendas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a La leyenda de Zoraida

  1. Supongo que con esa leyenda y esas torres, en Teruel habrá chicas con ese nombre. Yo conocí una Zoraida que ya habrá muerto, pues era mayor que yo, y no era musulmana ni por asomo.

  2. Jesús dijo:

    Deberían haber conservado el nombre de los constructores. Muy exigente el suegro. Zoraida se casó con Abdalá, porque no quedaba otro.

  3. Es una leyenda trágica que no conocía; tampoco sé de ninguna fémina que lleve ese nombre.
    Ahora que TeruelExiste se ha hecho con plaza en el Parlamento y el Senado, espero que esa maltratadísima y hermosa provincia aragonesa consiga algunas ventajas. Cruzo los dedos.

  4. Piruja dijo:

    Hola, no conocía la leyenda y como suele suceder casi siempre con su final trágico, tanto por la muerte de Omar como el casamiento de Abdalá y Zoraida, y digo trágico ya que ella se caso por imposición del padre, lo bueno es las dos bonitas torres que construyeron.

    Besos.

  5. Tawaki dijo:

    Una leyenda muy bonita, a pesar de la tragedia que la caracteriza. Teruel es una ciudad (y provincia) que ofrece cantidad de lugares preciosos e interesantes a quienes se acercan a visitarla.

    • unjubilado dijo:

      -Tawaki- Teruel en muchos casos es la gran olvidada, y efectivamente tiene lugares muy bonitos, aunque hasta hace poco muy mal promocionados, ahora, parece ser que está tratando de airear todos sus preciosos paisajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *