‘¡Socorro, el embalse me está tragando!’

Ocurría hoy 05/11/2019 en el embalse de Santillana, en Manzanares el Real (Madrid). Este pantano está en sus niveles más bajos por la sequía. Un atrevido ciclista se internó para dar una vuelta. Se quedó atrapado por el barro hasta la cintura. Impotente, llamó a emergencias. Tuvieron que sacarle en helicóptero.

Fuente : Agencia Atlas.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a ‘¡Socorro, el embalse me está tragando!’

  1. Lo he visto en la tele, ha debido de ser angustioso, supongo que tendría móvil y ha pedido socorro pero si no lo lleva no le puede ayudar nadie. Qué horror.

    • unjubilado dijo:

      -Manuela Fernández- Menos mal que llevaba móvil, ya que en caso contrario dentro de unos años, cuando después de haber subido el nivel del embalse y que en años posteriores hubiera descendido otra vez, nos hubiéramos encontrado con Neptuno, el dios de la mitología romana, con su figura aferrada al embalse y sin su trinquete, haciéndose un lío los estudiosos para averiguar quien era ese personaje que desafiaba las aguas del pantano.
      Saludos

  2. Ester dijo:

    Merece una reprimenda, ha puesto en jaque a los bomberos por su temeridad. Abrazos

  3. Jesús dijo:

    Me alegra se haya salvado, pero hay que poner fin a las imprudencias por arriesgados como la del otro dia en la costa. Los costes hay que repercutirlos como escarmiento.

  4. Sara O. Durán dijo:

    Fue muy oportuna la ayuda. Pobre ciclista, gran susto que pasó. Esperemos que de ahora en adelante ruede por caminos más firmes.
    Un abrazo.

  5. Calandra dijo:

    Vi la noticia en la tele, la verdad es que menudo susto que se llevó el pobre, no se si volverá a salir en bici hasta que se le olvide.

  6. Yo me he bañado algunas veces en embalses y hay que echarse a nadar en seguida porque es desagradable caminar por el fondo, ya que tiene una capa de cieno en la que se hunden los pies y parece que te vas a hundir entera.

    • unjubilado dijo:

      -Senior citizen- Yo siempre he tenido mucho respeto a los embalses secos y más si las orillas están en pendiente.
      En esta balsa o estanque que sirve para regar en Bailo, se ahogó una persona del pueblo que lo llamábamos el manco, fue resbalando por el barro y el limo y como solamente tenía un brazo, no pudo aferrarse y terminó en el fondo.
      Desde entonces, nunca me he metido en un embalse.

  7. Qué experiencia más angustiosa afortunadamente transformada en aventura conn buen final.
    El limo es traicionero; engaña a la vista como si solo fuera una superficial capa de barro fino, cuando en realidad oculta el lecho real bajo varios metros de estratos quebradizos que succionan el mínimo peso que se sitúe sobre ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *