Pánico en el quirófano

Una niña italiana de diez meses, a punto de morir porque sus padres, testigos de Jehová, se negaron a que le hicieran una transfusión.

Operando en el quirófano

Una niña de menos de diez meses entra en quirófano a las tres de la madrugada y sufre una hemorragia cerebral severa. Necesita una transfusión urgente. Pero sus padres, testigos de Jehová, se niegan. Los médicos intentan convencerlos, pero no hay manera. Los carabinieri intervienen y solo se presenta una opción: llamar al fiscal del Tribunal de Menores.

Esta dramática situación empieza de una forma totalmente inesperada, con una caída que hace que la niña se golpee en la cabeza. Como sucedería en cualquier familia, los padres no le dan importancia a la caída, y prosiguen su vida normal porque la niña no presenta ningún síntoma de alerta.

Pero por la tarde la niña empieza a sudar, a toser y a vomitar. Entonces sus progenitores la llevaron a urgencias en el hospital de Gallarate, el más cercano a donde viven. Los médicos la derivan al hospital de Legnano, donde las pruebas certifican que el cuadro clínico ha precipitado en unas pocas horas: la niña tiene un derrame en la cabeza y tiene que ser operada con urgencia. La sala de operaciones se prepara, llegan los especialistas y comienzan la operación, que es muy delicada. El momento trágico llega cuando se dan cuenta de que necesitan una transfusión. Salen de la sala y preguntan a los padres pero se encuentran con la sorpresa de la negativa, por causas religiosas.

Entonces los profesionales intentan explicar los detalles a los padres, para que sean conscientes de que no hay alternativas y que la niña morirá si no le hacen esa transfusión. Pero las explicaciones no son suficientes y la situación se vuelve muy tensa. Ante eso, los médicos se ponen en contacto con los carabinieri, que deciden llamar al magistrado en Milán. Poco después, los médicos pueden regresar a la sala de operaciones para proceder con la transfusión.

Una llamada al tribunal de menores, que la autorizó, evitó el fatal desenlace.

Fuente : La Voz de Galicia

Esta entrada fue publicada en Desclasificados y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Pánico en el quirófano

  1. unjubilado dijo:

    Más abajo tengo un comentario dedicado a todos, pero especialmente al Sr. Daniel Gatell

  2. Piruja dijo:

    Hola, respeto que cada cual crea lo que sienta, pero si están en contra de las transfusiones por la religión, por que tienen hijos?, si con eso les dan su sangre?, ellos mismos se contradicen y ante salvar a un ser querido, lo principal es ese ser y no la religión.

    Besos.

  3. El tribunal tomó la decisión correcta. El ser padres no da derecho a arriesgar la vida del hijo, en ese momento pierden su autoridad.

  4. Ester dijo:

    Los padres no son dueños de la vida de sus hijos, una cosa es educar y alimentar y otra negar la medicina. Abrazos

  5. El fanatismo es rechazable en cualquier religión y cualquier ideología.

  6. Genín dijo:

    A mi estas cosas me revuelven las tripas… 🙁
    Salud

  7. Daniel Gatell dijo:

    ¿Nos estaremos aficionando a las ‘noticias falsas’?

    “Una niña de 10 meses, hija de testigos de Jehová, salva la vida al recibir una transfusión por obligación del juez”

    En estos términos o parecidos se ha publicado en la prensa de nuestro país la noticia de una intervención quirúrgica a una niña de diez meses en Italia.
    De nuevo, se ha generado una alarma inexistente sin, al parecer, confirmar la noticia en sus fuentes.

    Ni la niña estaba en peligro de muerte, ni fue necesaria una transfusión, ni se trató de una acción salvavidas del juez, con todo el merecido respeto a la ocupación y gestión jurídica de los togados. Estas no son “verdades” como se ha dicho en algún medio, sino, con absoluta franqueza, tres falsedades en una.

    Contrario a lo que ha sido publicado en buena parte de la prensa española, según ha confirmado el equipo médico del Hospital de Legnano, la niña de diez meses jamás estuvo en peligro de muerte. De hecho, la intervención quirúrgica a causa de la contusión en la cabeza se realizó con éxito y sin necesidad de una transfusión de sangre.

    La prensa italiana responsable ha corregido la orientación de la noticia. Suponemos que se trata de un buen ejemplo de profesionalidad, si es que no nos estamos acostumbrando a las fake-news.

    No se debe soslayar el hecho de que este tipo de información, construida con titulares alarmistas y, como es el caso, sesgados, solo genera en las personas que no abundan en el fondo de la noticia —tal vez porque se les ofrece sin fondo—, animadversión hacia el colectivo al que se acusa.

    Una situación, en cierto modo parecida, se vivió hace tan solo unos meses con el caso de una joven Testigo de Huesca, aunque aún no se ha comentado que la joven no necesitó una transfusión y hoy por hoy goza de muy buena salud.

    Lo dicho: ¿Nos estaremos aficionando a las ‘noticias falsas’?

  8. Juan dijo:

    Muchas gracias Sr. Gatell. Ha puesto usted algo de comedimiento en los comentarios, a veces desafortunados, que he leído en esta sección. Así de fácil, mediante un artículo que la prensa italiana rectificó, dando fe de lo que usted acaba de aclarar, alimentamos aquí la desinformación e inducimos a la aversión y al odio, pues hay quienes han llamado a los Testigos «asesinos». La reacción de mucha gente, proclive a vociferar sin comprobar, me recuerda un interesante experimento que se hizo en el Museo de la Ciudad de Madrid con el fin de demostrar qué fácil es alimentar la aversión y el odio. Se le puso un brazalete amarillo a un grupo de voluntarios, mientras que a otro grupo de voluntarios se les dijo que al pasar los del brazalete amarillo los insultaran, gritándoles todo tipo de improperios. La gente que estaba en el museo e ignoraba que se trataba de un experimento sociológico, no tardó en posi-cionarse, sumándose a los improperios: «desgraciados…», «fanáticos», «indeseables». No hubo una sola persona que preguntara, «pero, ¿qué han hecho?». No es de extrañar, a los cristianos del siglo I los llamaron ‘caníbales’ porque Jesús había dicho «el que no coma de mi carne no tendrá vida eterna». Jesús se refería en sentido simbólico a su cuerpo. En el quirófano no hubo pánico, el pánico lo siembran los desinformados.

  9. Una mirada... dijo:

    Ah, que dice el señor prosélito que en esta Casa Virtual tenemos tendencia a dejarnos acunar por las trolas mediáticas y a opinar al son del tambor que nos toquen… Curiosas apreciaciones viniendo de adeptos a una religión monoteísta que, como tantas, limita y coharta la libertad individual en todas sus facetas.

  10. No sé si la noticia es verdadera, si ha sido verificada. Pero si es falsa, puede ser fácilmente tomada como verdadera, por el comportamiento que tiene esa gente monoteísta, en circunstancias similares. Comportamiento que viene por interpretaciones muy caprichosas.
    La negación a la transfusión de sangre es algo tan absurdo como los grupos antivacunas, igual de peligroso. Si alguien lo elige de adulto, sigue siendo absurdo. Pero no tienen derecho a imponerle a alguien menor de edad, aunque se de trate de sus hijos. ¿Por que la vida de un hijo importa menos que un dogma caprichoso?

    Saludos.

  11. Una mirada... dijo:

    En lo que respecta a las trasfusiones de sangre, ya hace mucho tiempo que se llevan a cabo operaciones en las que se gestiona la sangre del propio paciente, se utilizan fármacos para elevar el nivel de hierro y aumentar los glóbulos rojos y se opera con técnicas instrumentales que reducen el sangrado drásticamente. Toda esa metodología, auspiciada por la OMS, no se reduce a motivos estrictamente religiosos, sino a la evitación de infecciones, que son bastante corrientes cuando se recibe sangre de otra persona. Es decir, hay alternativas no invasivas y perfectamente accesibles a cualquier paciente.

  12. unjubilado dijo:

    A todos Agradezco al Sr. Daniel Gatell, la noticia de que la información es falsa, sin embargo voy con datos, cosa que no veo que la información que nos de sea nada fiable ya que incluso en un periódico italiano aparece la misma información, que estoy publicando.
    Voy con ello, y voy a dejar los enlaces completos para el que quiera ir a ellos lo pueda hacer con facilidad:
    La Voz de Galicia : https://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2019/09/25/nina-italiana-tres-anos-punto-morir-padres-testigos-jehova-negaron-hicieran-transfusion/00031569398948896818878.htm

    Última hora sucesos : https://www.ultimahora.es/sucesos/ultimas/2019/09/26/1109153/bebe-hija-testigos-jehova-punto-morir-despues-sus-padres-negaran-hicieran-transfusion.html

    Info católica : https://www.infocatolica.com/blog/infories.php/1909250937-italia-la-fiscalia-autorizo-t

    Y ahora voy con un diario en italiano : milano.corriere.it : https://milano.corriere.it/notizie/cronaca/19_settembre_25/no-genitori-trasfusione-sangue-siamo-testimoni-geova-salvata-10-mesi-medici-giudice-d29e1588-df53-11e9-aa5f-fbca0c81b7c9.shtml?refresh_ce-cp

    Este último en italiano, pero me he molestado en que me traduzca Google la primera parte y dice así :

    No a la transfusión de sangre para recién nacidos: «Nosotros los testigos de Jehová». Autoridad parental suspendida
    Hemorragia cerebral severa durante 10 meses, los padres se oponen a invocar su credo. Los carabinieri llaman al magistrado y se recibe la disposición que los autoriza a proceder.
    «Doctor, aquí estamos en una situación de absoluta urgencia. No estamos hablando de una opción médica pospuesta o cuestionable. Aquí, si no nos movemos, el niño morirá «. La fase más dramática de esta historia se desarrolla en pocos minutos, desde el teléfono de una habitación en el hospital de Legnano. Eran más de las 3 de la mañana entre el lunes y el martes. Los médicos tienen a una niña en la sala de operaciones, tiene menos de 10 meses y tiene una hemorragia cerebral severa, están interviniendo, pero en ese momento necesitan una transfusión. Los padres, testigos de Jehová, se oponen a esto. La tensión es pesada. La mediación no funciona. Se llama a los carabinieri y llega una patrulla de la unidad de radio móvil. La única solución posible es una llamada a la oficina del fiscal en la Fiscalía, al Tribunal de Menores. Y ese es el paso decisivo. Está de acuerdo con el magistrado que los médicos intervienen como deberían: pidiendo la transfusión. Lo hacen porque, de hecho, la autoridad de los padres sobre ese niño se ha suspendido a tiempo: el tiempo necesario para brindar a los médicos la seguridad de salvarla. Y de hecho el pequeño fue salvado.

    Así que mientras el señor Daniel Gatell, que parece que viene desde Cataluña, no nos deje un par de enlaces correctos para considerar falsa la noticia, su revelación no es fiable.

    Emilio Gil

    P.D. Y no digo nada del señor Juan, ya que merecería otro rapapolvo aparte.

  13. Ester dijo:

    Aplaudo tu comentario, suscribo los de Una mirada… y El Demiurgo de Hurlingham y me ratifico en el mío.
    Tu aclaración con todo tipo de datos deja las cosas en su sitio. Aunque publicar una noticia falsa pensando que es cierta no es delito ni estafa. Recuerdo a periódicos como El País que le colaron una foto de la agonia de Hugo Chavez (presidente de Venezuela) https://www.eldiario.es/rastreador/pais-fotografia-chavez_6_93850618.html.
    Abrazos y feliz fin de semana

  14. Sara O. Durán dijo:

    El Gatell ese, seguro pertenece a la secta esa tan absurda,made in wall street. Entonces, no hay que dar crédito. Y tú tranquilo, que ni quien haga caso, a gente obtusa. Mil besos de anís.
    * mañana seguro llegarán a tocar a tu puerta a las 8, como venganza por evidenciarlos.

    • Daniel Gatell Martínez dijo:

      A los discípulos de Jesús también les dijeron que «pertenecían a la secta del nazareno».
      ¿Evidenciarnos? Jesús y sus discípulos iban de casa en casa, de aldea en aldea, de mercado en mercado…..donde hubieran personas. Así fue el cristianismo original. ¿Quién ha cambiado el cristianismo o los que afirman ser cristianos y no siguen los pasos del maestro?

  15. Quienes se sienten en posesión de la verdad creen que han sido investidos con la autoridad de repartir “rapapolvos” a quienes piensan de otro modo.
    No estaría demás leer la Ley 14/1986 General de Sanidad, el Convenio del Consejo de Europa para la protección de los derechos humanos y la dignidad del ser humano respecto de las aplicaciones de la biología y la medicina —convenio suscrito por España en el 2000—, así como la Ley 41/2002, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.
    Gracias a esa regulación jurídica, una persona puede negarse a una colostomía si con ella se verá obligado de por vida a llevar una bolsa adherida al cuerpo para las heces, o a la amputación de una pierna —por ejemplo— si siente, digo bien, siente, que la discapacidad resultante le rebaja, o a un tratamiento de quimioterapia si, por razones parecidas, no desea enfrentarse a limitaciones irremediables. Estas leyes reconocen que la vida no es un mero hecho biológico que pueda desligarse del conjunto de valores, sentimientos e ideas que la persona sustenta.
    Podemos estar de acuerdo o no con las personas que, como los ejemplos referidos, prefieran terminar su vida con la dignidad física y emocional que para ellos es satisfactoria. Si no estuviéramos de acuerdo, no tendríamos derecho alguno a ridiculizarlos e insultarlos, considerando que su postura es irracional y propia de descerebrados. La Constitución protege a las personas en sus creencias, en sus pensamientos, en sus emociones y en sus sensaciones, garantizándoles frente al Estado u otras instancias, el derecho a que se les deje en paz, incluso en el desenlace definitivo de su muerte, llegado el caso.
    Ahora bien, el caso de la niña italiana de diez meses tenía otras vías de tratamiento sin necesidad de una transfusión, como de hecho ocurrió.
    De no ser así, sería conveniente pensar en prohibir las expediciones sin oxígeno al Everest, ya que se trata de una decisión poco racional estadísticamente arriesgada, que con cierta frecuencia acaba con la muerte de alguna de las personas que lo intentan, y que indudablemente presenta un alto contenido emocional, e incluso desde el pensamiento positivo sería necesario cuestionarse la bondad de la decisión, racional y metodológicamente fundamentada, de entrar en un convento para ser la esposa de Cristo, ya que a la luz del pensamiento racional estas son opciones fácilmente etiquetables de enloquecidas y no por ello quedan excluidas del margen que nos otorga nuestro marco constitucional.
    Recomiendo la lectura detenida y ponderada de la Revista Española de Anestesiología y Reanimación, volumen 53, número 1, de enero de 2006, dedicada a un análisis de los “Fundamentos del rechazo a la transfusión sanguínea por los Testigos de Jehová. Aspectos ético-legales y consideraciones anestésicas en su tratamiento”.
    Sr. Gatell (no “el Gatlle es”), Sr. Juan, creo que han hecho ustedes bien ex exponer sus razones. Avanzar hacia un poco más de corrección y buenas formas no es un mal ejercicio.

  16. Quienes se sienten en posesión de la verdad creen que han sido investidos con la autoridad de repartir “rapapolvos” a quienes piensan de otro modo.
    No estaría demás leer la Ley 14/1986 General de Sanidad, el Convenio del Consejo de Europa para la protección de los derechos humanos y la dignidad del ser humano respecto de las aplicaciones de la biología y la medicina —convenio suscrito por España en el 2000—, así como la Ley 41/2002, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.
    Gracias a esa regulación jurídica, una persona puede negarse a una colostomía si con ella se verá obligado de por vida a llevar una bolsa adherida al cuerpo para las heces, o a la amputación de una pierna —por ejemplo— si siente, digo bien, siente, que la discapacidad resultante le rebaja, o a un tratamiento de quimioterapia si, por razones parecidas, no desea enfrentarse a limitaciones irremediables. Estas leyes reconocen que la vida no es un mero hecho biológico que pueda desligarse del conjunto de valores, sentimientos e ideas que la persona sustenta.
    Podemos estar de acuerdo o no con las personas que, como los ejemplos referidos, prefieran terminar su vida con la dignidad física y emocional que para ellos es satisfactoria. Si no estuviéramos de acuerdo, no tendríamos derecho alguno a ridiculizarlos e insultarlos, considerando que su postura es irracional y propia de descerebrados. La Constitución protege a las personas en sus creencias, en sus pensamientos, en sus emociones y en sus sensaciones, garantizándoles frente al Estado u otras instancias, el derecho a que se les deje en paz, incluso en el desenlace definitivo de su muerte, llegado el caso.
    De no ser así, sería conveniente pensar en prohibir las expediciones sin oxígeno al Everest, ya que se trata de una decisión poco racional estadísticamente arriesgada, que con cierta frecuencia acaba con la muerte de alguna de las personas que lo intentan, y que indudablemente presenta un alto contenido emocional, e incluso desde el pensamiento positivo sería necesario cuestionarse la bondad de la decisión, racional y metodológicamente fundamentada, de entrar en un convento para ser la esposa de Cristo, ya que a la luz del pensamiento racional estas son opciones fácilmente etiquetables de enloquecidas y no por ello quedan excluidas del margen que nos otorga nuestro marco constitucional.
    Ahora bien, el caso de la niña italiana de diez meses tenía otras vías de tratamiento sin necesidad de una transfusión, como de hecho ocurrió.
    Recomiendo la lectura detenida y ponderada de la Revista Española de Anestesiología y Reanimación, volumen 53, número 1, de enero de 2006, dedicada a un análisis de los “Fundamentos del rechazo a la transfusión sanguínea por los Testigos de Jehová. Aspectos ético-legales y consideraciones anestésicas en su tratamiento”.
    Sr. Gatell (no “el Gatll es”), Sr. Juan, creo que han hecho ustedes bien ex exponer sus razones. Avanzar hacia un poco más de corrección y buenas formas no es un mal ejercicio.

    • Una mirada... dijo:

      Las únicas personas que han entrado a reprender y a dar lecciones al prójimo han sido los dos caballeros que cita y usted mismo.

      • unjubilado dijo:

        Una mirada… Gracias por la ayuda, me apetecía contestar, pero iba a ser una pérdida de tiempo, así que para evitar una disputa y polémica permanente, voy a cerrar este articulo a comentarios.

Los comentarios están cerrados.