Errores tipográficos

Los fallos de escritura en el mundo digital, han causado la pérdida de grandes cantidades de dinero e incluso detenciones erróneas.

Errores tipográficos

10 de marzo de 2015. Un avión parte de Sidney con destino a Kuala Lumpur, la capital de Malasia. Sin embargo, para sorpresa de los pasajeros, aterriza en la ciudad australiana de Melbourne —a más de 6.000 kilómetros de su destino original—. El piloto había introducido coordenadas equivocadas en el sistema de navegación: escribió 01519.8 este (15 grados 19,8 minutos este) en vez de 15109.8 este (151 grados 9,8 minutos este). En un contexto en el que es habitual teclear a toda velocidad en múltiples dispositivos, aumentan las posibilidades de cometer errores tipográficos que pueden conllevar todo tipo de consecuencias: desde pérdidas millonarias a detenciones erróneas.

Los usuarios realizan multitud de acciones al mismo tiempo: desde sacar un billete de avión en el metro a realizar una transferencia bancaria o publicar en Instagram o Twitter mientras entrenan en el gimnasio o ven la televisión. En ocasiones, escribir correctamente en el mundo digital se convierte en un desafío.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se refirió en junio en Twitter al príncipe Carlos de Gales como “príncipe de las ballenas”: “Me reúno y hablo con gobiernos extranjeros todos los días. Me reuní con la reina de Inglaterra, el príncipe de las ballenas, el primer ministro del Reino Unido, el primer ministro de Irlanda, el presidente de Francia y el presidente de Polonia. Hablamos de todo”. El magnate confundió “Whales” (Ballenas) con “Wales” (Gales) y, acto seguido, Twitter se llenó de memes pese a que Trump eliminó y corrigió el tuit.

Pero este tipo de confusiones no solo ocurren en las redes. Este año el Banco de la Reserva de Australia ha impreso 46 millones de billetes con un error tipográfico, según la BBC. A los nuevos billetes de 50 dólares les falta una “i”, ya que cuentan con la palabra responsabilidad en inglés mal escrita —»responsibilty» en lugar de «responsibility»—. Anteriormente ya se había producido alguna situación similar. En Chile, parte de la producción de monedas de 50 pesos fabricadas por la Casa de Moneda en 2008 tenían la leyenda “República de Chiie” en lugar de “República de Chile”.

Pulsar una tecla o un botón sin querer puede incluso llegar a causar el pánico entre los ciudadanos. En 2018 Hawái envió por error una alerta de ataque con misiles a toda la población. Un trabajador de la Agencia de Emergencias estatal, que pensaba que el ataque era real por un error previo en las comunicaciones internas, pulsó un botón que enviaba el a todos los ciudadanos el siguiente mensaje: “Alerta de misil balístico en dirección a Hawái. Busque refugio de inmediato. Esto no es un simulacro”. Hasta 40 minutos después, no se les avisó de que se trataba de un error.

Un error tipográfico arruinó la vida a Nigel Lang en 2011. Tenía 44 años y trabajaba en un centro de asistencia para drogadictos, según relata la BBC. Acababa de regresar con su familia de vacaciones cuando, un sábado por la mañana, la policía llamó al timbre de su casa. Le acusaban de haber compartido pornografía infantil y se lo llevaron para interrogarlo. Le explicaron que una dirección IP había llevado a los investigadores a un ordenador de su propiedad.

Su reputación quedó destrozada y se quedó sin trabajo. Los agentes nunca encontraron el ordenador desde el que se suponía que había compartido imágenes de menores, así que le dejaron en libertad. Años más tarde, Lang se enteraría de que un error tipográfico de un solo dígito había vinculado su ordenador, a través de su dirección IP, al delito de otra persona. Tras el error, recibió una compensación económica.

Nota de unjubilado: En tiempos cuando daba clases de informática, confundí el 0 (cero) con una O (O mayúscula). Una macro cero, que se ejecutaba al abrir Excel, y al explicar la clase no me funcionaba. Estuve toda una tarde en mi casa tratando de ver el motivo del no funcionamiento, hasta que me di cuenta del error.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Errores tipográficos

  1. Jesús dijo:

    El error es humano, y en informática mas fácil.

  2. Cada vez atendemos menos a lo que escribimos, casi diría que no sabemos escribir, pero todavía faltan unos años para que me atreva a tanto.

    Saludos,

    J.

  3. Genín dijo:

    Si hay metidas de pata memorables, algunas sin consecuencias, pero otras, como cuentas algunas, si…
    Salud

  4. Los errores tipográficos dan siempre buen juego. Durante años, cuando internet era un espejismo en la mente de algunos cerebros, la prensa era la reina de los equívocos. Lógicamente, ninguno estamos libres de las erratas.

  5. Como dice Una mirada, ahora los errores se dan en un teclado de ordenador, pero antes se daban en los tipos de un periódico. Yo tenía un amigo que coleccionaba esas erratas de los periódicos y le aporté alguna de los que yo leía.

    • unjubilado dijo:

      -Senior citizen- En mi época de trabajo, en una determinada sección comprábamos entre todos un par de periódicos para leerlos en la oficina. Otro compañero y yo nos dedicábamos a encontrar errores e inmediatamente llamar a la redacción para que se enteraran, en realidad no hacían nada, ya que le edición ya estaba impresa, pero nos lo pasábamos bien.

  6. …y no te pierdas las barbaridades que se llegan a leer en todo tipo de cartelería. Ahora mismo recuerdo un horror en un cartel de una tienda de ultramarinos de Huesca; aunque más que error tipográfico fue un error por exageración. La tienda -que ya no existe- era pequeña y solían poner en la acera cestones con productos de alimentación. Pues bien, durante más de una semana, la tienda tuvo muchos mirones. Y no es para menos, porque pegado a la pared, la dueña había colocado un cartelón en el que se podía leer: «AQUÍ JUDIADAS A MANSALVA«.

Responder a Genín Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *