Cencerros

CencerroMe imagino que todos sabemos que es un cencerro, no quiero decir estar como un cencerro, que son cosas distintas.

El cencerro es una campana de metal pequeña y generalmente tosca, que se cuelga del cuello de las reses.

El sonido del cencerro permite localizar a las reses que se pierden o que se dejan largo tiempo en la montaña.

No obstante alguien se ha preguntado ¿como se hacen de manera artesanal?

«Hoy no suenan los cencerros
de los bueyes del cortijo.
Que se los llevó el boyero
la semana del Rocío.

No rondan por los almajos
y no apartan toros bravos.
No vagan por el cercao
que tienen el privilegio
de tirar del simpecao.

Volverán a los rastrojos,
contarán a los añojos
y a los erales zahinos.
Cómo cantan los romeros
cuando van por los caminos»

José León, poeta y compositor. Este poema aparece en el disco «Cien Pisadas hasta la aldea«

Esta entrada fue publicada en Anotaciones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Cencerros

  1. ester dijo:

    El cencerro y su badajo, es curioso como un animal lo lleva y los demás le siguen Abrazos

    • unjubilado dijo:

      -ester- De pequeño le pedí en alguna ocasión a mi tío en el pueblo de mi padre, ponerle cencerro a dos yeguas con dos potrillos que se soltaban en el pinar para que pastaran alegremente.
      Una vez a la semana me tocaba subir a localizarlas y si con las primeras llamadas no me oían y venían a mi, me tocaba hacer de indio y seguir sus huellas para localizarlas.
      Abrazos

  2. Genín dijo:

    ¿Lo harán igual los chinos? 🙂
    Salud

  3. Jesús dijo:

    Es un maestro artesano sin duda, pero hacerlos así nunca será rentable.

  4. Ligia dijo:

    Pues no, no lo sabía. Curioso. Supongo que cada vez menos porque también hay menos animales… Abrazos

    • unjubilado dijo:

      -Ligia- No, no hay menos animales, hay más, pero están más concentrados, y ahora se empiezan a ver collares con GPS, para localizar a las reses con el móvil.
      Abrazos

  5. No tenía ni idea de la manera en que se hacían.
    Nunca me lo pregunté, pero gracias por preguntártelo tú por mi 🙂
    Cuánto me gusta ver a la gente hacer cosas de manera artesanal, tienen un valor incalculable. Ojalá nunca se pierdan las buenas tradiciones.

  6. Todo un arte, el del humilde cencerro, que esperemos no termine en oficio para el recuerdo.

Los comentarios están cerrados.