El tornillo

Fragmento de la pelicula «Las chicas de la Cruz Roja»

Esta entrada fue publicada en Tecnología y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a El tornillo

  1. Genín dijo:

    ¿Será de aquí de donde viene ese dicho tan conocido?
    Salud

  2. Jesús dijo:

    Tiene toda la razón. El coste tiene menor importancia si te solucionan un problema.

    • unjubilado dijo:

      -Jesús- Hace dos años en Broto vinieron mi hija y su marido y al dar el agua les salía a chorros por el calentador, como la semana anterior era invierno y no habían vaciado las tuberías les reventó, se habían helado.
      Yo por teléfono les indique varias cosas, pero siguieron sin poder dar el agua, ni la fría ni la caliente, al final me decidí a que llamaran a un fontanero conocido que vive en la urbanización de Broto.
      Cuando llegó les dijo, os vais a quedar sin agua caliente, hay que cambiar el calentador, pero tendréis agua fría. Cerró un grifo y ya pudieron dar el agua para toda la casa, cocina, y baño.
      ¿Cuanto debemos?
      – 20 euros, les dijo.
      Aquí se podía aplicar el mismo dicho por cerrar un grifo nada, por saber cual cerrar 20 euros.

  3. ester dijo:

    Hace unos días estuvimos viendo esa película, y la frase no se si es de la película o la tomó prestada pero la he escuchado infinidad de veces. Un abrazo

  4. Sin duda. Saberlo tiene su costo. Bien podrían haber seguido por horas sin dar con la falla.
    Un abrazo.

  5. Muy bueno.
    Hoy en día, a veces restamos valor al trabajo de los demás cuando lo medimos por el tiempo que tardan en realizarlo. Pero es bien cierto que los conocimientos se pagan, no hay otra. No es lo que tarda, o lo que ha hecho, es lo que conoce para haber dado con la solución.

    • unjubilado dijo:

      -Contadora de Libros- Exacto, el conocimiento y la experiencia de una rama del saber es necesaria en muchos casos para poder llegar a la solución adecuada, y a mayor conocimiento, normalmente menos es el tiempo que se tarda en solucionar algo.

  6. Hace años, llamé a un técnico para que me arreglara un mando de la cocina que se había salido. Tardó solo unos minutos, me cobró y, cuando le dije que me parecía caro, me contestó que estaba pagando una hora de su tiempo, que eso era el mínimo. Entonces le dije: «Bueno, pues siéntese en esa silla y me hace compañía lo que resta de la hora»… Se echó a reír y me dijo que era muy ingeniosa… pero no se quedó.

    • unjubilado dijo:

      -Senior citizen- Los trabajos los suelen facturar por horas. Hay un caso concreto y totalmente real de un empresa que al cabo del día facturaba 26 ó incluso 28 horas de trabajo. Era telefónica cuando el tiempo lo medía de tres en tres minutos y las esperas para hablar con determinados sitios hacían que las demoras fueran enormes, esos circuitos conseguían más de 24 horas al día.

  7. Ligia dijo:

    Ja ja, qué bueno. Apretarlo es gratis… Abrazos

  8. Una argumentación parecida me soltó el técnico del lavavajillas -incluso antes de que se me ocurriera abrir la boca para protestar por el precio-, que apañó en un pispás la avería limitándose a apretar ligeramente el filtro en un arreglo exprés para el que debió desplazarse en un jet, por el montante que suponía la factura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *