El derecho a no estar en internet

El chiringuito que quiso salir de Tripadvisor

Esta entrada fue publicada en Desclasificados y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a El derecho a no estar en internet

  1. ester dijo:

    Parece dificil salir de Internet, y muy fácil que nos metan en sus listas. Personalmente no me preocupa pero entiendo que haya a quien le moleste. Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      -ester- Seguro que no te preocupa, a mi tampoco, pero si yo hubiera hecho algo punible y ya hubiera pagado por ello, seguramente querría a toda costa desaparecer de Internet.
      Abrazos

  2. Yo he pensado eso algunas veces cuando veo los comentarios que se hacen sobre establecimientos o productos. Incluso, el otro día los leí sobre un colegio privado y no se ponían de acuerdo, pues para unos era muy bueno y para otros… un desastre. Pensé, entonces, que esos comentarios confunden más que ayudan y que el colegio preferiría renunciar a las opiniones favorables con tal de no tener las desfavorables. O sea, que preferiría no aparecer ahí.

    • unjubilado dijo:

      -Senior citizen- No se puede quedar bien con todos, por ello en demasiados casos seguramente no sería conveniente que publicaran nada. Pese a ello es muy normal consultar la opinión del resto de usuarios, para elegir un establecimiento u otro.

  3. Genín dijo:

    Bueno, el tema da mucha sustancia para hablar… 🙂
    Salud

  4. Ligia dijo:

    Pues ya nos informarás si la empresa le ganó a Tripadvisor o no la demanda… Abrazos

  5. Frajayo dijo:

    A vosotros, no sé, pero a mi me encanta comer en un ‘chiringuito’´Un espeto de sardinas por territorios malagueños, una paella, por Peñíscola por ejemplo, con todos los sacramentos (incluido bogavante en su cocción), un tinto de verano bien fresquito -y que no falte mientras de tas el festín- y te quedas más ‘oreao’ , que el tío de los pelillos.

    • unjubilado dijo:

      -Frajayo- A mi también me gustan los chiringuitos , pero donde yo he ido (Monterrubio, Segovia) no hay sardinas, pero si hacemos espeto de cochinillos… bueno en este caso, en realidad es un cochinazo, de 120 kilos, regado con sangría de 10 participantes para poder seleccionar el que más nos gustaba, el semejante cochino, sirvió para que todo el pueblo participara de una ración.
      Por estar en Broto, no tengo disponible la foto, la veremos cuando vaya a Zaragoza.

  6. Jesús dijo:

    Supongo que parecido a que te quiten del registro de morosos.

    • unjubilado dijo:

      -Jesús- Debe de ser algo muy similar, ya que con alguna persona que ha estado, ha tenido que dar muchos palos hasta que ha conseguido que lo sacaran, incluso en un caso concreto por confusión en el DNI, le habían bailado un par de números.

  7. No suelo mirar las opiniones que la gente pone en estas páginas, porque todo es muy subjetivo y muchas veces la gente tiende a «sentenciar» sin medir las palabras y sus consecuencias. O al contrario, elogiar sin fundamento.

    Yo prefiero el boca a boca de gente que conozco. En internet cualquiera desde el anonimato puede poner lo que quiera.
    En cuanto al dilema de qué hacer los negocios cuando eso sucede? Pues yo creo que debe apechugar con todo, lo bueno y lo malo, al querer publicitarse en esos medios se expone a todo.
    «Tóxico» es una palabra nefasta que puede hundir un negocio hostelero, y es un juicio de valor que va más allá de una opinión personal (me gusta, no me gustó, el servicio muy lento, todo muy caro, etc, etc, etc).
    Supongo que deben haber unos límites. Pero no me fío mucho de quien los dictamina y bajo qué criterio.

    • unjubilado dijo:

      -Contadora de Libros- Yo antes no lo miraba nunca, en la actualidad, si me hablan excesivamente bien, o mal de algún establecimiento es cuando lo suelo consultar, aunque si pensaba ir lo hago, pese a que la valoración no sea muy buena.
      Tampoco me fío excesivamente de las opiniones que se vierten en la red.

  8. Entre las personas opinantes habrá de todo: gente exagerada, malmetedora, acertada, justa, quisquillosa, vengativa… Reconozco que nos soy usuario de Tripadvisor y ni se me había ocurrido consultar opiniones hasta que, tras intentar desayunar un chocolate con churros en un restaurante donde me sirvieron leche agria coloreada con algo que no era cacao y unos churros crudos por dentro, busqué el garito en internet y leí las opiniones -la mayoría pésimas- que tenían otros incautos que habían pasado por allí. Por supuesto que opiné…en la hoja de reclamaciones que solicité al encargado, que me la trajo con muy malos modos mientras murmuraba con cara de mal café.

    Del asunto de la demanda no he leído demasiado -lo justo para opinar que el dueño del restaurante valenciano algo chuleta sí parece y que TripAd. no deja de ser un inmejorable negocio en Red con sus múltiples filiales- pero he visto una apreciación en El comidista que me ha parecido interesante.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- Yo antes al venir a Broto paraba muy habitualmente en un establecimiento de comida, no es restaurante, pero a raíz de algo que estaba sin hacer, al llegar a Broto que es cuando se come, prometí no volver a parar nunca más.
      He leído la apreciación de El comidista, y realmente parece ser que tienen razón los comentarios negativos.

Los comentarios están cerrados.