El barbo de Utebo (Leyenda)

El barbo de UteboEl barbo de Utebo.
.

Esculturas conmemorativas en la población de Utebo.

José Azul, escultor de Burbáguena, fue el artista invitado que realizó su trabajo con martillo y yunque, ayudado de una fragua portátil.
Su obra, situada en la rotonda de bajada del puente que comunica la parte nueva con el casco viejo, se llama «Peces» y consiste en dos peces (barbos) de forja unidos con una barra a piedras de 60×60 cm.

Utebo : La ciudad de Utebo está situada en la provincia de Zaragoza a 12 km de su capital. Utebo es la tercera ciudad de la provincia, después de Zaragoza y Calatayud, y la quinta de Aragón.

Pero vayamos con la leyenda : La leyenda contaba que apareció hace años en la población de Utebo un gigantesco monstruo. Era un barbo. Pero un barbo de tal tamaño, que se dijo que podía posiblemente tragarse a un hombre entero.
De un solo bocado. No tardaron en reunirse las autoridades llegadas desde Zaragoza para dar caza al monstruo y tras una larga lucha de la bestia contra el Alcalde, el Gobernador, el Capitán General y el Arzobispo con sus esconjuramientos, se pudo dar caza a la maravillosa bestia.
¿Queréis saber lo que ocurrió de verdad?

Pues señor… No va de cuento, que es historia pura. Érase que se era, a principios del siglo pasado había en el vecino pueblo de Utebo un pescador tan apto para atrapar los barbos del río, como para hacer reír a media humanidad.

Tenemos la historia fechada el 28 de Octubre del año 1916.
En el periódico republicano El ideal de Aragón. Es una historia bastante simpática y con la que desde luego, no queremos ofender a nadie.

Una mañana, a la orilla del rio Ebro, observó cómo un enorme madero flotaba y se hundía intermitentemente como si tuviese vida propia. Ni corto ni perezoso, nuestro iluminado pescador tuvo una idea. Agarró una piel de cabrón (Macho de la cabra), la más negra que pudo encontrar.
Agarró también una docena de clavos bien largos y adornó la cabeza de su imaginario monstruo con ellas. El efecto era realmente terrorífico.

El hombre se fue derechito a Utebo a buscar al alcalde y le contó lo visto.
«Un monstruo. Un barbo gigantesco capaz sin duda de tragarse a un hombre hecho y derecho de un solo bocado»
Pero la primera autoridad utebera no quiso creer al presunto héroe. ¡Demasiado conocía su socarronería!

Por el pueblo se corrió la fausta nueva, mas como el Alcalde y los munícipes no daban crédito a sus ojos, una comisión de vecinos se trasladó sin pérdida de tiempo a Zaragoza, poniendo a las primeras autoridades al tanto de lo que acontecía.

El Alcalde, el Gobernador, el Arzobispo y el Capitán General se trasladaron inmediatamente a Utebo. Una vez ya en el lugar del suceso, fueron presentados al héroe. Y vieron con sus catalejos al monstruo. Y quedaron estupefactos. Y opinaron.

¿Cómo arrastrar el ballenato o lo que fuera hasta la orilla? He ahí el problema. Cuestión de fuerza-dijo el héroe-. «Con echarle un lazo al cuello y que tiren los caballos de usías»

El hombre se brindó a tirar de lazo desde su pontón. Todo el mundo presente se admiró de su valor. El príncipe de la Iglesia, se creyó muy en su caso de echarle la bendición.

Tomó el bote y la cuerda, y se fue para el barbo, al que después de muchos trabajos, consiguió aprisionar con el lazo. Llegó a tierra. ¡Vivaaaa! Todos aclamaron a Lacoma, que así se llamaba nuestro héroe, que no tenía punto de torpe.

A dos animales por cada autoridad, fueron ocho los caballos que se reunieron. Tras muchos tirones consiguieron remolcar a tierra al… ¡Madero! ¡Oh, decepción!

Hubo consejo de autoridades. Tras larga deliberación, creyeron lo más oportuno aquello de no meneallo.
Y desde entonces la musa popular festeja el acontecimiento con aquel cantar que termina : “Fueron a pescar un barbo y pescaron un madero

Copla popular

Los tontos de Monzalbarba
y los agudos de Utebo
fueron al Ebro a pescar
y pescaron un madero.

Fuentes consultadas : Brujería Aragón, Con acento.

Esta entrada fue publicada en Leyendas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a El barbo de Utebo (Leyenda)

  1. Genín dijo:

    Dependiendo de a que partido vote, hoy en dia, hubieran hecho desaparecer el madero, le darían una medalla al tipo, y se lo llevarían con ellos cuando fueran a dar un mitin… 🙂
    Salud

  2. Ester dijo:

    Curiosa leyenda que no deja puerta a la imaginación pues sabemos del engaño pero desde luego humor y sorna no le faltó al pescador. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      -Ester- Está tratado como leyenda pero si es cierto que se publicó en El ideal de Aragón, cosa que aunque se cita en muchas ocasiones a habido exposiciones en el Paraninfo de Zaragoza, no he encontrado la hemeroteca, suponiendo que exista. Decía que en un hecho real, y o debería de ser publicado como leyenda.
      Abrazos
      P.D. ¿Sabes la oración del pescador?
      ¡Señor, Señor, haz que pesque un pez tan grande, que no tenga que volver a mentir nunca más!

  3. Tawaki dijo:

    Qué fáciles de engañar somos los humanos.

  4. A dos animales por cada autoridad… ¿Está incluida la autoridad? ¿O suman tres?

    • unjubilado dijo:

      -Senior citizen- Como no fueran desde Zaragoza en carruaje tirado por dos caballos, cosa que me extraña, entre los dos animales está incluida la autoridad como era de esperar.

  5. Ligia dijo:

    Lo de dos animales por cada autoridad está bueno, ja, ja… Abrazos

  6. Este Lacoma tendría que haber nacido en Almudévar, como Pedro Saputo.
    Y sí, mucha autoridad, mucha autoridad, pero sumándoles las neuronas no alcanzaban ni media -y reblandecida- entre todos.

    • unjubilado dijo:

      -Una mirada…- Menuda pareja, el uno con su socarronería, el otro más ilustrado con sus conocimientos del Lazarillo de Tormes y Don Quijote y su ingenio y autosuficiencia.

Los comentarios están cerrados.