Caridad envuelta en dignidad

Un día en el mercado, una mujer preguntó a un vendedor: «¿Cuál es el precio de los huevos?». El anciano vendedor respondió…

Esta entrada fue publicada en Desclasificados y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Caridad envuelta en dignidad

  1. Ester dijo:

    Es cierto que a veces regateamos, nos dicen que lo hagamos porque ya han encarecido el precio esperando que lo hagamos, pero a mi me molesta, si estoy de acuerdo lo compro y si no me voy, pero este no es exactamente el tema del video, en el que nos dice que lo hacemos al revés damos a quien ya tiene y negamos a quien lo necesita y el mensaje es cierto. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      -Ester- Yo aprendí a regatear y mucho haciendo la mili cuando fui destinado desde Sidi Ifni a Canarias, con los indios que vendían desde cámaras de fotos a magnetófonos pasando por pañuelos y bordados de todo tipo, ya que te pedían bastante más de lo que costaba, pero no lo he vuelto a hacer más.
      Abrazos

  2. Es cierto. Somos injustos, esa es la cuestión.
    SAludos.

  3. Esas situaciones ocurren con frecuencia, pues hay muchas personas que, por dignidad, no piden, sino que venden, y debemos tenerlo en cuenta.

    http://el-macasar.blogspot.com/2018/11/carmencica.html

  4. Ligia dijo:

    Lo que me cabrea de estos videos es lo que pone al final «la mayoría de ustedes no compartirá este mensaje…», no sé si lo hacen como un desafío para que lo compartamos.
    Abrazos

  5. Encuentro la historia algo exagerada; no creo que haya un porcentaje alto de personas que actúen como la señora del cuentecillo.

  6. Tawaki dijo:

    La caridad es una forma de justicia, de arreglar aquello que está desequilibrado y se puede llevar a cabo de formas muy dignas si se quiere. Creo que el vídeo es cierto, no en su historia, pero sí en su mensaje. Somos mezquinos con quien podemos.

    • unjubilado dijo:

      -Tawaki- Por supuesto la historia es ficticia, pero pudiera ser perfectamente real y es que en ocasiones nos ensañamos con los más débiles y por el contrario con los ricos y poderosos, les rendimos pleitesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.