Canales de Ámsterdam (I Parte)

Canales de Ámsterdam

Foto aérea del centro histórico de Amsterdam. Fuente: Oficina de Monumentos y Arqueología de Amsterdam

Como ya podréis imaginar esta foto no es mía, está copiada de Wikipedia y en ella podemos apreciar la red principal de canales de Ámsterdam.

Ámsterdam es llamada la «Venecia del norte» por sus más de 100 kilómetros de canales, unos 1.500 puentes que los cruzan y alrededor de 90 islas. Los tres principales canales, el Herengracht, el Prinsengracht y el Keizersgracht, que fueron construidos en el siglo XVII durante la «época dorada» neerlandesa, forman cinturones concéntricos alrededor de la ciudad. A lo largo de estos canales se alzan numerosos monumentos.

Canales de Ámsterdam
Todas las fotos, excepto la primera, son propiedad de unjubilado, y se pueden ver más grandes.


Esta área de la ciudad del siglo XVII, delimitada por el canal Singelgracht, ha sido incluida por la Unesco en la lista de Patrimonio de la Humanidad bajo el nombre de «Zona de canales concéntricos del siglo XVII delimitada por el Singelgracht de Ámsterdam» en 2010.

El área del cinturón de canales de Ámsterdam es donde se concentra la vida cultural de la ciudad, y es de las zonas más bonitas y características para visitar.

Canales de Ámsterdam
Ya en el “barquito” probando la audio guía en español, que por cierto le fallaba un auricular

Aproximadamente la tercera parte del territorio de los Países Bajos se encuentra por debajo del nivel del mar o al nivel de éste. A lo largo del tiempo, Holanda se ha caracterizado por los diques, molinos de viento y canales, que aún hoy se utilizan para mantener el agua fuera de la tierra y “mantener los pies secos”.

Canales de Ámsterdam
Estación Central de Ámsterdam

En una ciu­dad en la que el agua es tan impor­tan­te, una de las atrac­cio­nes impres­cin­di­bles, y acti­vi­dad obli­ga­da para turis­tas y visi­tan­tes, es rea­li­zar el clá­si­co paseo en bar­co por los cana­les de Áms­ter­dam, una for­ma dife­ren­te de explo­rar la ciu­dad des­de un pun­to de vis­ta úni­co, dis­fru­tan­do de una visi­ta pano­rá­mi­ca que reco­rre el ani­llo de cana­les y los luga­res más emble­má­ti­cos de la capi­tal.

Pue­des ele­gir entre dife­ren­tes tipos de excur­sio­nes: pano­rá­mi­cas, espe­cia­les, román­ti­cas, pri­va­das, con bebi­das inclui­das o con cena.

Canales de Ámsterdam
¿Escapada romántica? Posiblemente esperando una pequeña barca de poco más de tres plazas.

Herengracht o Canal de los Señores : Por muchos considerado como el canal más pintoresco de Ámsterdam. Es el más importante de la ciudad, rodeado de casas que desde siglos pasados han pertenecido a las familias más acomodadas de la ciudad.

Keizersgracht o Canal del Emperador : De los canales que pasan por el centro de Ámsterdam es el segundo más importante y el más amplio, con 31 metros de ancho. Durante el invierno, cuando se congela, se suspende la navegación y las locales lo usan para patinar sobre hielo.

Canales de Ámsterdam
Amplia zona para poder incluso pescar.

Prinsengracht o Canal del Príncipe Es el tercero en importancia de los tres principales canales de la ciudad. A su orilla, en el número 267 de la calle Prinsengracht se encuentra la casa de Ana Frank (De la que hablaré escuetamente en otro artículo).

Cuando visites Ámsterdam, aprovecha para caminar cerca de los canales y puentes de noche, la iluminación es especialmente romántica. Si vienes en invierno y tienes suerte de que los canales se congelen, ¡podrás patinar sobre hielo!.

Canales de Ámsterdam
Palacio de Justicia.

Gran parte del sistema de canales de Ámsterdam es fruto de una buena planificación urbana de la ciudad. En la primera parte del siglo XVII, con el aumento de la inmigración, se elaboró un plan integral en el que se establecían cuatro canales semicirculares concéntricos cuyos extremos desembocaban en la Bahía del IJ.

Canales de Ámsterdam
Antiguo barco transformado en vivienda habitual.

Conocido como el Grachtengordel, tres de los canales estaban destinados en gran parte al desarrollo residencial, el Herengracht; el Keizersgracht; y el Prinsengracht; y un cuarto canal, el exterior, Singelgracht o Canal Periférico, para fines de defensa y gestión del agua. Están construidos con bordes u orillas de tierra apisonada o cantería, siempre armados para ser más resistentes con olmos, árbol de raíz primaria o pivotante muy fuerte que actúa como un pilote.

Como hay más fotos, el que desee verlas, puede hacerlo pulsando en este enlace. Subiré otras 25 aproximadamente para completar la 2ª parte de los canales.

Seguirá en la segunda parte.

Esta entrada fue publicada en Bélgica y Holanda y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Canales de Ámsterdam (I Parte)

  1. Se lo tienen bien montado turísticamente, pero me da que en invierno no debe haber muchos visitantes, a pesar del atractivo de los canales congelados.

  2. Ester dijo:

    Nunca había visto la imagen aérea, impresiona, gastan mucho dinero en ganar terreno al mar pero lo consiguen. Cuantos detalles nos has dado, se nota que hiciste turismo con los ojos y oídos abiertos. Abrazos

  3. Genín dijo:

    Me ha gustado mucho la primera foto, nunca había visto la ciudad desde el aire… 🙂
    Salud

  4. Tawaki dijo:

    Una ciudad preciosa que pude visitar cuando viví en Bruselas. Curioso, pero fui cuatro veces, una en cada estación del año. Creo recordar que en Prinsengracht estaba la casa más estrecha, porque en aquella época se pagaban impuestos en función de los metros de fachada.

    Me encantó volver a recorrerla a través de tus fotos y comentarios.

    • unjubilado dijo:

      Tawaki Hay curiosidades sobre las casas estrechas, también sobre las ventanas tapiadas, que aún hoy en día lo siguen estando alguna de ellas y es que hubo una época que se pagaba con relación a cantidad de ventanas que se podían abrir y muchas siguen teniendo una polea en la parte central de la casa para poder subir los muebles por ahí, ya que por las escaleras al ser tan estrechas no hay forma de hacerlo.

  5. Piruja dijo:

    Hola, al ver la primera imagen me dije, es como otra Venecia, y luego leyéndote veo que así la llaman:), la verdad que se ve muy bonito todo y lo que nos cuentas muy interesante, es impresionante lo bien que lo tienen planificado y como le van comiendo terreno al mar, aquí no se ven chapuzas como en otros sitios.

    Besos.

    • unjubilado dijo:

      Piruja Holanda es una nación que tiene muchas cosas buenas, pero también tiene sus grandes defectos, al menos para nuestra mentalidad, así que no pensemos que todo lo se los demás es bueno y no solamente lo nuestro es lo malo.
      Besos

  6. Maria Jesus Ruiz Alonso dijo:

    Es muy bonito, pero puede ser un poco incomoda ¿o no?
    abrazos

  7. Sara O. Durán dijo:

    Como lo comentas antes, quizá no tan cómodo. De visita todo es bello, pero al vivirlo, cambia.
    La vista aérea, impresionante.
    Besos de anís.

    • unjubilado dijo:

      Sara O. Durán Hay una cosa muy curiosa, las ventanas no suelen tener cortinas, pero aunque las tengan, día y noche permaneces descorridas, hay varias versiones sobre ello, una es que de día lo hacen para tener más luz, ya que casi todo el tiempo el cielo está nublado, pero ¿porqué las siguen dejado descorridas de noche?
      Besos

  8. Sara O. Durán dijo:

    Quizá porque no son nada curiosos y no miran hacia adentro al pasar, como nosotros. O porque no les importa lo que piensen quienes pudieran mirar. Pero si sería interesante saber por qué.
    Besos.

    • unjubilado dijo:

      Sara O. Durán Por supuesto he indagado, y hay un par de versiones para que ocurra que no echen las cortinas de noche, suponiendo que las tengan.
      La primera, es que este exhibicionismo, o por lo menos la que se da allí de forma más común, está relacionada con el Calvinismo. En contra de la tradición católica de tupidas cortinas, los calvinistas muestran sus casas y pertenencias como signo de que no tienen nada pecaminoso que ocultar a los ojos de nadie.
      La segunda, se cree que los holandeses renunciaron al discreto encanto de las cortinas con la llegada de los nazis y sus redadas en busca de los judíos. Entonces la gente abrió sus ventanas para que los invasores no sintieran la necesidad de entrar a revisar las viviendas, si podían observar el interior y la vida de quienes ahí vivían desde afuera, dejar sin correr las cortinas dejaba un claro mensaje: “aquí no hay nada que ocultar”.
      Besos

  9. Sara O. Durán dijo:

    Las dos versiones me parecen creíbles. Eres un as en la investigación documental. Muchas gracias, por esa capacidad. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.