La mano en el pecho

La mano en el pecho
Fotos propias se pueden ampliar.

Dicen que en los tiempos en que Amsterdam era una de las grandes potencias navales, los marineros se servían del Barrio Rojo para saciar sus ansias después de meses de no estar con ninguna mujer. La iglesia no hacía oídos sordos a esta práctica, más bien se servía de ella para vender a los marineros una bula que les permitía visitar las chicas del barrio, ya que había un prostíbulo al lado y a su vez perdonar sus pecados, siempre que pagaran a la iglesia una buena limosna.

La mano en el pecho

No hace mucho apareció una escultura en el suelo, y se encuentra en el centro del Barrio Rojo (equivalente al barrio chino de muchas ciudades), delante de la Oude Kerk. Esta escultura apareció de la noche a la mañana en el suelo y se trata de una escultura hecha en bronce de un pecho de mujer acariciado por una mano, el pecho representa a las prostitutas y la mano a los clientes. Se retiró varias veces, pero la escultura siempre volvía a aparecer y al final el Ayuntamiento decidió seguir manteniéndola ahí. Al final se descubrió que el autor era un ciudadano de Amsterdam que trabaja como médico.

La mano en el pecho
Monumento dedicado a las profesionales del sexo.

Se halla delante de la Oude Kerk (La Oude Kerk -“Iglesia vieja”- es el edificio más antiguo de Ámsterdam y su iglesia parroquial más antigua, consagrada en 1306 por el obispo de Utrecht con San Nicolás como su santo patrono), en pleno barrio rojo. Aunque en principio si no miras al suelo te pasará inadvertida, puesto que se haya incrustada en el pavimento ocupando el lugar de un puñado de adoquines, suscitó polémica desde el mismo instante en que apareció de la nada en medio de la vía pública. Los vecinos protestaban porque el ruido que hacían las bicicletas al pasar sobre la placa no les dejaba dormir, y hubo una señora añadió que era de muy mal gusto y no encajaba con el vecindario (???)

En menos de una semana el ayuntamiento procedió a retirarla ante las miradas atónitas de los curiosos que estaban por la zona, que fueron testigos de como al levantar lo que parecía una fina placa de bronce salía adherido un bloque de hormigón de más de un metro de largo.

La mano en el pecho
Respetar a los trabajadores sexuales en todo el mundo.

¿De qué clase de recursos disponía el misterioso escultor para haber incrustado semejante mamotreto en el suelo sin que nadie se diese cuenta? Lo suyo debió de haberle costado, pues se cuenta que unos días después del incidente el susodicho se presentó indignado en el ayuntamiento para desfacer el entuerto.

Ambas partes llegaron a un acuerdo: El artista modificaría la figura para insonorizarla en la medida de lo posible y el ayuntamiento volvería a colocarla en su sitio correspondiente. Además la ciudad pasaría a ser propietaria de la estatua a condición de seguir manteniendo en secreto la identidad del artista. El misterio había sido oficialmente revelado, pero sólo a unos pocos escogidos.

La mano en el pecho
La iglesia Oude Kerk es el edificio más antiguo de Ámsterdam.

Si hablamos de Ámsterdam, más concretamente del Barrio Rojo, es imposible no pensar en prostitutas. ¿Y si te digo que puedes visitar una de ellas sin necesidad de atravesar ninguno de esos locales dónde sus trabajadoras están expuestas en los escaparates? Exacto, sin la necesidad de adentrarte en un prostíbulo, en pleno barrio Rojo, puedes encontrar a la famosa Belle.

La mano en el pecho
La Oude Kerk se encuentra en pleno corazón del Barrio Rojo, rodeada de luces de neón y un sinfín de mujeres que se exponen en los escaparates.

Frente a la iglesia de Oude Kerk, ironizando la fe, la decencia cristiana y la sarcástica ubicación del edificio, nos encontramos con Belle, una estatua de bronce no muy grande, en la que se muestra a una prostituta apoyada, con pose sugerente, en el marco de una puerta. La peculiaridad de esta estatua es la de ser el primer monumento dedicado a las personas que trabajan como profesionales del sexo, en la placa de la base de la escultura reza un “Respect sex workers all over the world” (Respetar a las trabajadoras sexuales en todo el mundo) y se ha convertido en una de las esculturas más buscadas por los visitantes que pasean por las calles de Ámsterdam.

Esta entrada fue publicada en Bélgica y Holanda y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 Respuestas a La mano en el pecho

  1. Otra Belle con música y tres voces excelentes

    https://youtu.be/KUXGVfmrEN4

  2. Ester dijo:

    Terne que terne y al final consiguió mantener la escultura donde quería, parece discreta mucho mas que los escaparates del barrio. Bien por el escultor. Abrazos

  3. Genín dijo:

    Osea que para que la cosa funcione hay que pagar a las prostitutas y a los curas, que bien… 🙂
    Salud

  4. Ligia dijo:

    Curioso lo de la escultura, es verdad lo que dices, cómo se las ingeniaba para volverla a colocar… Y curioso también es lo del Barrio rojo, cuando en muchas ciudades está prohibida esta actividad…
    Abrazos

  5. Francis dijo:

    Que gran post viajero!
    Nosotros estuvimos hace un par de meses por Amsterdam pasando un fin de semana.
    Nos pareció una ciudad encantadora, con mucha historia y unas construcciones imperiosas.
    Nosotros realizamos este tour en español (https://www.freetourenamsterdam.com/tour/free-tour-amsterdam/)en el que vimos muchos rincones de los que nos hablas, pero lo que más nos llamó la atención fue el palacio real y la iglesia de Oude Kerk.
    La verdad que fue un viaje para repetir, muy pronto volveremos a ir, nos quedamos con muy buen sabor de boca.
    Muchas gracias por compartir tu experiencia con nosotros y llevarnos hasta nuestro viaje a Amsterdam.
    Saludos viajero!

    • unjubilado dijo:

      Francis Gracias, a la vuelta de cada uno de los pocos viajes que hago, me gusta documentarme y hacer labor de “rata” de biblioteca, tratando de que las entradas resulten agradables a los pocos comentaristas que tengo en la actualidad.
      En Gante y en Brujas hicimos unos recorridos con dos guías, uno en cada ciudad, sinceramente se conocen mucho mejor las ciudades con vosotros.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.