No solo de pan vive el hombre

Restaurante Chez Leon
Todas las fotos se pueden ampliar. Pese a la fila que tuvimos que soportar, nos quedamos.

Aunque esta expresión nos puede mandar a la Biblia, ”No con solo de pan vivirá el hombre, más con toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4). De nuevo tenemos a la Biblia, al Nuevo Testamento y a Cristo (0-33).”

Yo soy más prosaico y es que teníamos hambre.

Así que nos fuimos al Restaurante Chez Leon, para cenar la primera noche que estábamos en Bruselas.

Su popularidad se basa en que es uno de los sitios más recomendados para comer el plato típico bruselense por excelencia: los mejillones con patatas fritas. Desde que se abrió en 1893 no ha parado de crecer. Lo que era en sus inicios un pequeño restaurante se ha convertido en un local enorme.

Mejillones y patatas fritas
Aspecto de la mesa cuando aún no habíamos empezado a comer


La familia propietaria con el paso de los años ha ido ampliando la superficie a base de comprar los pequeños inmuebles contiguos. Hoy el restaurante ocupa 9 casas históricas del centro de Bruselas y tiene varias plantas, lo que le da un aspecto un poco laberíntico.

Chez Leon es una excelente opción para descubrir la cocina tradicional belga. Tiene una completísima carta con 14 recetas de mejillones y unos 120 platos típicos belgas. En su carta no falta una amplia variedad de ensaladas, sopas, carnes y pescados.

Curiosa lámpara en restaurante
Me resultó curiosa la lámpara, por ello le hice un par de fotos.

Algunos de los platos más conocidos son: el conejo a la cerveza, el Waterzooi (un estofado de pollo o pescado con verduras con una salsa cremosa echa a base de nata), el jambonneau (una tipo de codillo muy consistente), o la carbonnade flamande (un estofado de carne a la cerveza).

Nosotros nos inclinamos por lo más clásico y barato, medio kilo de mejillones por cabeza, y patatas fritas, por supuesto acompañado de unas cervezas de la casa, cerveza Maes.

Vídeo explicativo de la casa
Video explicativo de la casa.

Como curiosidad vi a una niña de unos ocho años que no utilizaba ni el cuchillo ni el tenedor, lo hacía con las dos valvas de los mejillones.

Comiendo mejillones
Con esa improvisada pinza, sacáis al bicho de la otra concha y os lo lleváis a la boca. Y así hasta acabar la cacerola. Fácil ¿eh? pues venga, ya podéis ir ensayando la próxima vez que comáis mejillones.

Hay alguna foto más, si las deseáis ver se puede hacer pulsando en este enlace.

Esta entrada fue publicada en Bélgica y Holanda y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a No solo de pan vive el hombre

  1. Ligia dijo:

    Medio kilo por cabeza? Y eso no es mucho? Estarían buenísimos, no me cabe duda. Y de precios? La lámpara muy curiosa. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      Ligia Así es medio kilo por cabeza es lo que te ponen si pides mejillones, puedes escoger la salsa con la que los van a hervir, como ingrediente principal de la salsa, es la cerveza. El precio, creo recordar que fueron 20 euros por cabeza, ya que pedimos unas jarras de cerveza algo más grandes, ya que teníamos sed.
      Abrazos

  2. Maria Jesus Ruiz Alonso dijo:

    Los mejillones

  3. Esos mejillones tienen pinta de durar poco en la cazuela… Se diría que, tras el clik, empezaron a desfilar rumbo a la boca de los turistas.

  4. En mi casa los poníamoss antes con frecuencia porque le gustaban a mi madre, pero yo no suelo ponerlos por lo fastidiosos que son de limpiar, así que los prefiero en lata.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Nosotros también los comemos de vez en cuando en lata, pero me gustan más los naturales, y si, tienes razón, limpiarlos es un fastidio, pese a un par de herramientas que tenemos especiales para su limpieza exterior.

  5. Sara O. Durán dijo:

    Veo que tuvieron que pasar “grandes sacrificios”, Jubi : )
    Qué rico. Enhorabuena.
    Besos.

    • unjubilado dijo:

      Sara O. Durán Ya lo creo que es un sacrificio, comerse medio kilo de mejillones es una barbaridad, hasta que no se enfriaron, no nos los pudimos comer, venían echando humo, y con el hambre que teníamos…
      Besos

  6. Genín dijo:

    El problema está en abrir el mejillón cada vez que se vaya a comer, supongo que con la otra mano, no me parece práctico… 🙂
    Salud

    • unjubilado dijo:

      Genín En mi caso ni cuchillo, ni tenedor, con la izquierda cogía una valva y con la derecha la otra, las separaba y donde se quedaba el “bicho” esa iba a la boca, en ocasiones utilizaba el cuchillo para limpiar bien y que no se me quedara parte del mejillón en una de la valvas, y no te chupabas los dedos por vergüenza.
      Saludos

  7. Faerie Glen dijo:

    Madre mía, este lugar me lo anoto yo!! por si un día me acerco a por esos lares.
    Nueve casas históricas y distribuidas en varias plantas!!
    Además de la comida, que entiendo es un lujo de lo buena que debe estar, es un restaurante emblemático y atractivo de visitar y probar.
    Gracias.
    Un beso.

    • unjubilado dijo:

      Faerie Glen Si en algún momento vas a comer o cenar en este restaurante, te aconsejo que reserves mesa, te evitarás la fila que nosotros tuvimos que aguantar debido a nuestra improvisación.
      Un beso

  8. Tawaki dijo:

    ¡Qué de recuerdos me trae ese restaurante! En aquellos años comí tantos mejillones que tuvieron que pasar varios años hasta que volví a probarlos. El truco de la pinza es muy útil y se aprende rápido, porque lo usan mucho los locales. Veo que el restaurante ha crecido mucho desde que yo iba por allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.