La gallina desplumada

En una de sus reuniones, Stalin (dictador soviético, 1878-1953) solicitó que le trajeran una gallina. La agarró fuerte con una mano y con la otra la fue desplumando.

La

La gallina, desesperada por el dolor, intentó fugarse, pero no pudo. Así, logró quitarle todas las plumas y les dijo a sus ayudantes: “Ahora observen lo que va a suceder”.

Puso a la gallina en el piso y se alejó de ella un poco y agarró en su mano un puñado de trigo mientras sus colaboradores observaban asombrados cómo la gallina, asustada, dolorida y sangrando, corría detrás de Stalin mientras este le iba tirando puñados de trigo y daba vueltas en la sala. La gallina lo perseguía por todos lados.

Entonces, Stalin miró a sus ayudantes y secretarios que estaban totalmente sorprendidos y les dijo: “Así de fácil se gobierna a los estúpidos. ¿Ven cómo me persigue la gallina a pesar del dolor que le he causado? Así son la mayoría de los pueblos, siguen votando a sus gobernantes y políticos a pesar del dolor que les causan por el simple hecho de recibir un regalo barato, una promesa estúpida o algo de comida para uno o dos días”

Sustituir al personaje de Stalin por un político o una camarilla de partidos políticos y tendremos el retrato perfecto de lo que sucede en la política española desde hace muchas décadas.

Cierto o no, primero nos despluman y después nos ponen sus urnas, con su ley electoral… ¿seguimos dejándonos desplumar una y otra vez?

Visto en muchos sitios.

Esta entrada fue publicada en Desclasificados y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 Respuestas a La gallina desplumada

  1. Ester dijo:

    Un poco exagerado pero tristemente real. Las promesas ya no nos las creemos, ellos mismos han dicho que es publicidad que no tienen intención de cumplir, acabaremos votando en contra de en lugar de a favor de. Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      Ester Aunque nos duela, es demasiado real, evidentemente en ocasiones no tenemos a quien votar, así que votamos al que consideramos no precisamente bueno para nuestros intereses o convicciones, votamos al menos malo.
      Abrazos

  2. A lo mejor la gallina desplumada perseguía a Stalin por si podía arrearle un picotazo…

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Seguro que entre grano y grano de comida, su idea era de aplicarle un buen picotazo, y lo hubiera hecho, si no hubiera llegado a pensar esto, “Si lo hago, me meten en la cárcel o me cortan la cabeza, así que voy a seguir picoteando el grano que me ofrecen”.

  3. Sara O. Durán dijo:

    Suena muy fuerte… pero así hacen los políticos con los pueblos.
    Besos, Jubi.

  4. Genín dijo:

    Menudo HDLGP… 🙁
    Salud

    • unjubilado dijo:

      Genín Seguramente el será eso que dices, sin embargo posiblemente su madre era una santa. Yekaterina Gueladze (Keke), madre de Stalin era sirvienta, ambos, ella y su padre de familias de siervos georgianos.
      Saludos

  5. “Así de fácil se gobierna a los estúpidos”
    Es más o menos lo mismo que Fuenteovejuna, pero más siglo XX.

    Pocos comprenderán el sentido de la parábola y se quedarán apenas con el dolor de la gallina. Signo de los tiempos de distracción que corren.

    Saludos,

    J.

    • unjubilado dijo:

      José A. García Fuenteovejuna, “todos a una”.
      Desafortunadamente ponernos de acuerdo para lanzar un ultimátum a nuestros gobernantes es excesivamente difícil, por ello seguimos picoteando lo que nos ofrecen.
      Saludos

  6. Piruja dijo:

    Hola, triste, pero así es lo que pasa en realidad, nos están masacrando y aun así se les sigue votando, pero ya sea el partido que sea, que todos en cuanto llegan al poder son iguales a los anteriores.

    Besos.

    • unjubilado dijo:

      Piruja Es cierto, igual da que sean de derechas, de izquierdas, de delante o detrás, todos prometen el oro y el moro y cuando les hemos votado cada uno saca su versión para no cumplir lo prometido.
      Besos.

  7. Una fábula que no deja en muy buen lugar a la ciudadanía, que parece más proclive a mantener su condición de súbdita y esclava en vez de enfrentarse a su avasallador. Un simple cambio en la Ley Electoral -listas abiertas, por ejemplo- y pocas serían las gallinas que acabarían como la del cuento.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… En demasiadas ocasiones nos aplicamos eso de “Donde va Vicente, donde va la gente”.
      Esta sensibilidad no es exclusiva de los humanos, ya que los chimpancés también son propensos a imitar hábitos “si todos los demás los hacen”.

  8. Tawaki dijo:

    Son muchos los países que están llenos de gallinas. Y de Stalins, lo uno lleva a lo otro.

Los comentarios están cerrados.