Repartidores de comida

Un corto de cine critica las condiciones laborales de los repartidores de Deliveroo, Glovo y Uber Eats

Repartidores de comida

Un repartidor de comida a domicilio conduce su bicicleta por las calles de Valencia. A su espalda carga la mochila con la que vemos a este tipo de repartidores.

Mientras viaja a su destino, reflexiona. «A tomar por culo, lo dejo», comienza el monólogo, con el que descubrimos que el repartidor viene de una mala experiencia con su último pedido.

UGT ha denunciado que plataformas de reparto a domicilio como Deliveroo, Uber Eats o Glovo están introduciendo cambios en sus modelos de gestión que ocultan información sobre sus trabajadores, los llamados ‘riders’, para esquivar a la Inspección de Trabajo y mejorar su imagen pública. Por ejemplo, han explicado que Glovo “paga en días lluviosos un 30% más, fomentado así el riesgo de accidentes. Recordemos que los repartidores, al ser autónomos, tienen que asumir el coste de los accidentes de trabajo”, ha denunciado el sindicato.

“Los cambios en las aplicaciones no buscan mejorarla sino evitar que a través de ellas se pueda obtener información que comprometa a las plataformas ante la Inspección de Trabajo o los juzgados de lo social“

«Has tardado mucho, ¿qué pasa, que te has perdido? Me dice el tío con sus santos huevazos y su pijama de Batman. ¿Pues cuánto quieres que tarde si llevo 12 horas subido a esta bici de mierda y ya no puedo con el rabo?», piensa para sí con cara de pocos amigos.

Y sigue. «Anda que habrás sufrido mucho sentado en tu sofá mientras yo me hacía el kilómetro que separa la pizzería de tu puta casa. Me suelta también: te iba a dar un euro de propina, pero claro, ya estará fría la comida. ¡Pero qué asco! Si no fuera porque necesito los 400 euros de mierda que cobro al mes…».

«¿En qué momento se nos ha ido tanto la puta cabeza que somos capaces de pedir un bocata a domicilio del bar de abajo?»

Al final de su trayecto, el repartidor reflexiona sobre cómo se ha creado «una industria del falso tiempo libre que creemos recuperar cuando hacemos la compra por Amazon, nos barre la casa un robot con nombre de género musical cubano o pedimos cualquier mierda con una aplicación de reparto».

La sorpresa viene al final : Cuando el hombre se baja de la bicicleta tras afirmar lo siguiente: «Y sí, somos esclavos de día, pero señores feudales de noche».

En ese momento se encuentra con otro repartidor en un portal. «Perdona, ¿este es el número 28?», le pregunta al protagonista, «es que llevo un tiempo llamando y no me abren».

«¿Vas a la puerta 9?», pregunta el repartidor protagonista. «Sí», contesta el otro. «Pues es para mí», y recoge el pedido que traía el otro empleado.

Fuentes consultadas : Huffingtonpost, El diario, OK Diario.

Esta entrada fue publicada en Desclasificados y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Repartidores de comida

  1. Ester dijo:

    Los he visto, he visto esa mochila cuadrada que cargan en su espalda, he leido que ellos tambien cobran poco y sabemos que pocas veces pero alguna los clientes son groseros. El video es buenisimo. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      Ester Estamos retrocediendo y en lugar del estado de bienestar, estamos consiguiendo el estado del malestar. Todas las empresas quieren ganar cada vez más, a costa de los trabajadores y lo malo es que el Estado se lo consiente.
      Abrazos

  2. jesus dijo:

    Hay una creciente explotación de las personas con necesidad. Es lo mismo que está pasando con las limpiadoras de hoteles.

    • unjubilado dijo:

      jesus Desgraciadamente estamos retrocediendo medio siglo por lo menos, pero lo malo es que no hay nadie que se atreva a regularizar y poner en su sitio, a las empresas y multinacionales que se sobrepasan con sus trabajadores.

  3. Frajayo dijo:

    Fetén el tío, hasta en el vocabulario. Cerca de mi casa hay una hamburguesería y pese a que los desplazamientos los hacen en moto, el trasiego de encargos debe ser tal que no paran un momento, salen disparados y vuelven con la misma velocidad, ni siquiera se dan un respiro para regresar más pausadamente. Sus alocadas maniobras sospecho que serán para coger más pedidos y, de ello, mejorar sus ingresos si se mueven por el sistema de más producción-mejor remuneración. Pese a todo, lo que les sacará de apuros (?), serán las propinas , si es que la empresa lo permite.

    • unjubilado dijo:

      Frajayo Es cierto y puedes también ver una pizzería que por la mañana está vacía y a primera hora de la tarde se empieza a llenar el local y las motos no hacen nada más que entrar y salir. Y si televisan un partido importante por la tele sobre las ocho de la tarde, no llegan a poder servir a todos.
      Y por supuesto las propinas en este caso van en consonancia de como se desarrolla el encuentro, si gana el equipo local o España la cara de satisfacción de los repartidores es enorme.

  4. Genín dijo:

    La cosa se está poniendo kafkiana del todo, a veces hasta me alegro de ir a cumplir 77 el mes que viene, ya mucho, no me queda en el convento este, loco…loco…loco… 🙂
    Salud

  5. Es tanta la necesidad de la gente por trabajar. Son muy abusivas esas empresas y las autoridades lo permiten.
    Un abrazo.

    • unjubilado dijo:

      Sara O. Durán Ahora las grandes empresas, especialmente las multinacionales no tienen ningún respeto, ni atención con sus trabajadores, lo único que les interesa es ganar cada vez más dinero.
      Un abrazo

  6. Supongo que estos son los que Hacienda llama falsos autónomos.

    • unjubilado dijo:

      Senior Citizen Exacto, ya que ellos son los que en teoría deben de cotizar por su trabajo, si caen enfermos nadie les cubre esas bajas, además la mayoría no se llegan a dar de alta ya que no los compensa.

  7. Magda dijo:

    Hace muchos años que circulan supuestas ofertas de empleo contratado cuando en realidad cada uno tiene que poner sus herramientas, sean estas coche, moto, bicicleta o furgoneta, ofertas del todo engañosas.

    Creo que no solo los sindicatos sino también Sanidad debería interesarse por el asunto ya que la precariedad hace que los productos de alimentación se transporten de manera inadecuada, y lo digo por lo que he visto delante de una hamburguesería.

    Feliz finde de comida casera!

    • unjubilado dijo:

      Magda La legislación española en muchos aspectos no es lo que debería de ser, no solamente en cuestión de trabajadores y empresas, también como muy bien sugieres en el aspecto sanitario, y no solamente en el transporte también en las instalaciones de determinados sitios de comida rápida, o bares que no cumplen con la limpieza necesaria.
      Saludos

Los comentarios están cerrados.