Los abuelos

“En homenaje a todas las abuelas y abuelos por ser el mejor ejemplo de cariño, paciencia y valores”

El vídeo empieza con la hija del abuelo pasando por delante de una residencia. No se paran, sino que llegan hasta la casa de ella, donde también se encuentra su marido y sus tres hijos. Entonces aparecen varios momentos de complicidad entre los nietos y el abuelo. Tras un par de tropiezos, sintiéndose una molestia, el abuelo parece mudarse a la residencia. Su hija acude allí para convencerle de que vuelva con ella, pero se encuentra un giro inesperado, en realidad había ido a visitar a un amigo.

Muchas veces les valoramos porque apechugan. Se les ve como salvavidas en el cuidado de los nietos”, indica por teléfono a Verne el presidente de Hirukide, Ignacio de Guinea Llop.

Esa posición de los abuelos, como ayuda imprescindible para muchas familias, es un fenómeno cada vez más habitual. “Según un estudio de la Fundación Pfizer en 2014, el 59% de los abuelos están involucrados de manera activa en el cuidado de sus nietos, una labor que va desde cuidarlos unas horas hasta recogerles en la escuela o la guardería, llevarles al médico o darles de comer”.

A veces van más allá, incluso colaborando económicamente. En muchas familias con todos los miembros en paro, la pensión de los abuelos se ha convertido en un recurso imprescindible. “Hay que salir de esa interpretación, como si estuvieran a nuestro servicio. Pueden ayudar, pero no están para eso. Tienen un papel mucho más profundo, tanto por la transmisión de valores como por las experiencias que llevan consigo”, añade De Guinea, máximo responsable de la organización sin ánimo de lucro que ha difundido la escena.

“Estamos alucinando con la difusión que ha tenido el vídeo. Hemos realizado otros en el pasado y no han captado tal atención. Llevamos un año trabajando en Con los abuelos somos +familia, dándole muchas vueltas al guion”, dice el presidente de Hirukide.

“Hemos sido muy cuidadosos en el vídeo. No criticamos a las personas que deciden optar por residencias, todo lo contrario. Hay situaciones familiares en las que, para bien o para mal, no hay otro remedio”, considera De Guinea.

Para situaciones como esa fue aprobada la Ley de Dependencia, por la cual el Estado ayuda económicamente a las familias con personas dependientes a su cargo. Como vienen denunciando los beneficiarios desde hace años, las ayudas llegan a menudo tarde y mal. Según los datos de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales, 40.000 personas fallecieron esperando las ayudas en 2016. En julio de 2017 había 314.000 personas en toda España en lista de espera.

Fuente : El País

Esta entrada fue publicada en Amor y amistad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Los abuelos

  1. Ligia dijo:

    Madre mía, la llorera tan temprano, ja, ja… me encantó el video y ojalá todas las hijas se portaran así con sus padres. Yo apenas conocí a mis abuelos, y mis padres se fueron bastante jóvenes (a la edad mía, uff…). Mis hijos no están por la labor de hacerme abuela así que ejerzo de tía y tía-abuela, que no es “tanto” ni “tan poco”. Feliz Año Nuevo y muchos abrazos.

    • unjubilado dijo:

      Ligia No pensaba hacerte llorar, pero mira el agua nos vendrá bien, que los pantanos están en muchos casos a mínimos.
      Yo tampoco conocí a mis abuelos pero mis padres fallecieron con 92 años y 98 años, ambos en plenas facultades mentales si bien las físicas ya les habían abandonado.
      Y de momento, como a ti, nadie está por hacerme abuelo.
      Abrazos

  2. Frajayo dijo:

    ¡Olé, por esa hija! Claro que también el abuelo, es un dechado de perfección, pero de esta manera o parecida es como funcionan las relaciones familiares. Formando un piña. Yo que soy muy anciano, pero que aún me funciona algo “la chola”, me alineo entre los abuelos pre-seniles que está viviendo esta etapa de su existencia con alegría y comprensión de los suyos. Me ha encantado el vídeo.

    • unjubilado dijo:

      Frajayo Precioso el vídeo, ¿a que si? Sabía que a muchos os iba a gustar, a mi también me ha recordado muchas cosas especialmente de mi madre, ya que voluntariamente y sin poderle llevar la contraria decidió que quería terminar en una residencia ya que no quería ser una carga para sus hijos, sobre todo para mi ya que era el que la iba a tener en casa.
      Y no tuve más remedio que claudicar, así que todos los días la iba a ver a la residencia y a sacarla a pasear ya que iba en silla de ruedas, falleció a los 98 años, conmigo delante tratando de calentarle las manos que las tenía muy frías.

  3. Genín dijo:

    Pues menos mal que yo no tengo que ayudar con mi pensión mínima contributiva de 637,70 porque iba a dar para bien poco, menos mal que Rajoy y los suyos nos van a seguir quitando poder adquisitivo con su ofensivo “aumento” del o,25, que cara mas dura, pero eso si, el presupuesto de defensa sube un 80% pues como tengan que ganar con mi voto van listos… 🙁
    Salud

  4. Dado que todas las personas aspiramos, generalmente, a vivir lo suficiente y es la vejez el último tramo, no estaría de más que nos preguntáramos cómo nos gustaría afrontar nuestros últimos años.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… Nos lo podemos preguntar, pero me temo que nadie nos va a dar una respuesta adecuada, con garantías de que se cumpla, ni siquiera nuestros hijos o familiares más cercanos.

  5. francisco dijo:

    quizas sea un mal pensado? pero, Abuelo! ven a casa porque te necesitamos…hace daño.

  6. Yo no tengo hijos ni nietos, pero como ahora nos dicen abuelos/as a todos los viejos….

    • unjubilado dijo:

      Senior Citizen Yo tampoco tengo nietos, pero sinceramente, al menos a mi me lo parece, suena mejor, abuelo, que viejo.
      Recuerdo el caso de un día, no hace mucho, que en la calle oigo a un crío llamar a voz en grito a una persona mayor llamándola ¡¡¡VIEJO!!!, me volví y me dice la persona mayor, soy su abuelo pero no hay manera de que me llame así.
      La verdad es que si le hubiera llamado abuelo, seguro que no me hubiera vuelto a mirar.

Los comentarios están cerrados.