Las andanzas de un estudiante de vacaciones VIII

Viene andando desde La Trilla.

Almuerzo en el campo durante la siega.

Almuerzo en el campo
Foto propia, se puede ver más grande.

Como veréis no nos privábamos de nada, sentados cómodamente a la sombra y degustando el almuerzo que mi tía nos había preparado y que yo había llevado al campo montado en un mulo, hacíamos un descanso para almorzar y descansar de la dura tarea de la siega.

Si alguien se pregunta quien hacía las fotos, tengo que decirle que la Yashica Minister D con la que se hicieron estas fotos y que yo había comprado a base de ahorrar de la asignación semanal que mis padres me daban, que por cierto era muy pobre, disponía de un sistema temporizador, que empleaba para colocarme en posición, ya que tenía 15 segundos hasta el disparo, además la cámara la montaba en un trípode (la foto es mía) que aún conservo y lo sigo utilizando.

Normalmente comíamos solos, pero en alguna ocasión se acercaba algún paseante o vecino de algún otro campo que también estaba segando.

En cierta ocasión otro mozuelo, aproximadamente de mi edad, se acercó a charrar un rato y de paso a echar un par de tragos de vino. Cuando ya estábamos terminando de almorzar se despidió de nosotros y se fue a un campo próximo donde también estaban segando.

Este zagal era muy movido e inquieto y con ganas siempre de enredar, era peor que una cola de lagartija, pero aparentemente en esta ocasión se había portado bien.

Si, si, hasta que yo me eché un trago de agua e inmediatamente la escupí, ya que nos había echado vino en la botella de agua, por lo que tuve que quedarme sin beber, ya que a agua no sabía y a vino estaba demasiado aguado.

Seguirá seguramente en la última y verídica historieta de la saga, es decir aquí.

Esta entrada fue publicada en Otros tiempos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Las andanzas de un estudiante de vacaciones VIII

  1. Sara O. Durán dijo:

    Eras bueno para ahorrar de tu mesada y comprarte luego lo que te gustaba.
    Es foto muy buena.
    Abrazo de anís.

    • unjubilado dijo:

      Sara O. Durán Que remedio, en otras ocasiones ya algo más mayor el dinero que me daban para el tranvía lo iba ahorrando y me compraba un bocadillo de calamares.
      Abrazo de… prefiero tequila, que como no lo he probado nunca, tengo curiosidad por conocer a que sabe.

  2. Ester dijo:

    Justo me estaba preguntando quien habría hecho la foto cuando me has respondido. Que bien que sigas conservando la cámara. Hoy la historia ya tenido un visitante bromista y menos mal que echo vino al agua y no al revés. Buenas noches

    • unjubilado dijo:

      Ester Yo con esa cámara y con el trípode o simplemente apoyando la cámara en un libro, y si estaba fuera de casa en algún banco o barandilla gruesa, me he hecho muchas auto fotos… llamadas en la actualidad selfies.
      Así que no me vengan con una palabreja importada, ni mucho menos con el actual invento con los móviles, que ese tipo de fotos ya me las hacía yo hace la tira de años.
      Buenos días

  3. Ligia dijo:

    Curiosa la foto para ser un “posado disimulado”. El compañero salió gracioso con la anécdota del agua y el vino. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      Ligia ¿Posado disimulado? Iba a decir foto robada, pero yo al menos sabía que la iba a hacer, seguramente mi tío no advirtió que lo iba a inmortalizar, por lo que salió así de espontáneo.
      Abrazos

  4. Pues por el gesto que tienes, parece que enfrente está el que te estropeó el agua y no la Yashica…

  5. Genín dijo:

    Pues a mi no me disgusta un poquito de vino en el agua, si está fresca en Verano…
    Salud

  6. Calandra dijo:

    Muy buena la foto que recoge el mejor momento de la siega, el sentarse a descansar y comer, ¡como se agradecían esos descansos!

    • unjubilado dijo:

      Calandra La foto sobre todo es bastante original e incluso espontánea, pese a que yo sabía que la iba a hacer. Había otros descansos y es que mi tío fumaba mucho tabaco de liar y claro había que parar de vez en cuando.

  7. jesus dijo:

    Seguro lo pasabas genial, pero tu tío te hizo currar a base de bien. El polvo de la era se metía hasta los calzoncillos, a que sí.

    • unjubilado dijo:

      jesus Mi tío era el único sobrino que tenía, una sobrina subía alguna vez a ayudarle, así que me trataba bien y me enseñaba lo que tenía que hacer y yo me lo pasaba bien. El polvillo de la era te molestaba especialmente si estabas recién duchado, en caso contrario lo soportabas bastante bien.

  8. Jajajaja… En mi pueblo me han contado que, antaño, la chiquillería gamberreaba echando en el botijo…¡¡lagartijas!! Aunque dicen que, alguna vez, pillaron al gamberrete de turno y le pusieron el culo como una tomatera.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… Eso de las lagartijas, lo he conocido solamente en el baile y por supuesto se escondían y no se las volvía a ver.
      Pero en el baile recuerdo que de vez en cuando venía alguno más pequeñajo que nosotros y traía en la mano un puñado de moscas de macho, esas que se quedaban alrededor de las partes íntimas de las caballerías, por supuesto terminaban todas entre las piernas de las mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *