El paquete de galletas

Una muchacha estaba aguardando su vuelo en una sala de espera de un gran aeropuerto.
Como debía esperar un largo rato, decidió comprar un libro y también un paquete de galletas.

Muchacha leyendo

Se sentó en una sala del aeropuerto para poder descansar y leer en paz. Asiento de por medio, se ubicó un hombre que abrió una revista y empezó a leer.

Entre ellos quedaron las galletas.
Cuando ella tomó la primera, el hombre también tomó una.
Ella se sintió indignada pero no dijo nada.
Apenas pensó: “¡Qué descarado! Si yo estuviera más dispuesta, hasta le daría un golpe para que nunca más se olvide de la grosería!”.

Cada vez que ella tomaba una galletita el hombre también tomaba otra.
Aquello la indignaba tanto que no conseguía concentrarse ni reaccionar.
Cuando quedaba solamente una galleta, pensó: “¿Qué hará ahora este abusador?”.
Y el hombre, dividió la galleta y le dio a ella una mitad, mientras él se comía la otra media.

¡Ah! ¡No!… ¡Aquello le pareció demasiado! ¡Se puso a bufar de rabia! Cerró su libro y sus cosas y se dirigió al sector del embarque.

Cuando se sentó en el avión, buscó en su bolso el móvil para apagarlo y para sorpresa suya… ahí estaba su paquete de galletas. Intacto, cerradito… ¡Sintió tanta vergüenza!
Sólo entonces percibió lo equivocada que estaba. ¡Había olvidado que sus galletas estaban guardadas dentro de su bolso!

El hombre había compartido las suyas sin sentirse indignado, nervioso o alterado, y ya no había más tiempo ni posibilidades de explicar o pedir disculpas aunque sí para razonar.

¿Cuántas veces en nuestra vida sacamos conclusiones cuando debiéramos observar mejor?. ¿Cuántas cosas no son exactamente como pensamos acerca de las personas?

Y recordó que existen cuatro cosas en la vida que no se recuperan:
Una piedra, después de haber sido lanzada,
Una palabra, después de haber sido proferida,
Una oportunidad, después de haberla perdido,
El tiempo, después de haber pasado.

Visto en la red.

Esta entrada fue publicada en Desclasificados y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a El paquete de galletas

  1. Ester dijo:

    Una lección que aprendemos pero olvidamos, cuando vuelva a ocurrir algo parecido la reacción será la misma. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      Ester Efectivamente no aprendemos y en la próxima ocasión volveremos a tropezar en la misma piedra.
      Un abrazo.
      P.D. Perdón por mi extensión en tu blog, pero es que los mismos curas dominicos cuando estudiaba bachillerato nos contaron algo parecido.

  2. Sara O. Durán dijo:

    Cosas que suceden por descuido. Él muy caballero y generoso.
    Un abrazo. Chomp, chomp…
    Quieres galletas, te comparto Jubi. jaja.

  3. Misma mente dijo:

    El Papa Francisco en misa no lo hubiera repartido mejor catecismo para la vida que esas cuatro cosas.

    • unjubilado dijo:

      Misma mente Soy papá, que no Papa, es cierto que estudié en un colegio de curas, incluso hubo uno de ellos que la tenía tomada conmigo, ya no recuerdo ni el nombre, pero trataba de que yo fuera al seminario, y como me lo decía muchas veces, a partir de la segunda vez, antes de que me dijera nada yo le decía con el dedo que no.
      Al margen de esto, me dijo mi hijo que eras muy amable cuando te comenté que le habías deseado suerte.
      Otra cosa, perdona por mis exabruptos en alguna de las contestaciones hacia ti, soy muy seco y además viejo.
      Saludos

  4. Genín dijo:

    Si, lo conocía, es muy bueno… 🙂
    Salud

  5. FaerieGlen dijo:

    Lo había leído hace un tiempo y me gustó mucho.
    Es una lección atemporal, porque siempre se agradece recordarla, ¿verdad?.

  6. Ligia dijo:

    Qué pena que no se subieran al mismo avión… Un resumen para reflexionar… Abrazos

  7. Me parece recordarlo, pero nunca está de más la lección.

  8. Magda dijo:

    Conocía la historia con una ligera variación y sí, que rápido sacamos conclusiones erradas.

    Un saludo, Jubi.

    • unjubilado dijo:

      Magda Efectivamente siempre pensamos que nosotros somos los que hacemos las cosas bien y los demás están confundidos o todo lo hacen mal, aunque la historia no es real me gustaría saber que es lo que opinaba el hombre de la actitud de la mujer.
      Un saludo

  9. Tawaki dijo:

    Hace tiempo leí la versión que hay sobre un almuerzo en uno de esos comedores self-service donde cada uno lleva su bandeja. Al final la idea es la misma y me parece muy instructiva en ambos casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *