Poner la mano en el fuego

Todos conocemos esta expresión, probablemente su significado, y seguramente también su origen, pero por si acaso me he atrevido a traer aquí ambas cosas.

Miniatura medieval que muestra la ordalía del hierro candente.

Miniatura medieval que muestra la ordalía del hierro candente. Foto de Wikipedia

La procedencia de esta expresión, que se utiliza para manifestar respaldo total a alguien o algo, se remonta a la época en la que se practicaba el juicio de Dios.

También conocida como Ordalía, ésta era una institución jurídica que dictaminaba, atendiendo a supuestos mandatos divinos, la inocencia o la culpabilidad de una persona o una cosa -un libro, una obra de arte- acusadas de quebrantar las normas o cometer un pecado.

Esta costumbre pagana, que fue común entre los germanos y otros pueblos antiguos, se ejecutaba de formas muy diversas. No obstante, casi todas consistían en pruebas de fuego.

Ante el tribunal, el acusado debía sujetar hierros candentes o introducir las manos en la lumbre o en una hoguera. Si la persona salía de la prueba indemne o con pocas quemaduras significaba que Dios la consideraba inocente y, por tanto, no tenía que recibir ningún castigo.

Esta entrada fue publicada en Dichos, expresiones, refranes y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Poner la mano en el fuego

  1. Ligia dijo:

    Pues vaya prueba de fuego!! Como para no quemarse…
    Abrazos

  2. ¡Sólo dios puede juzgarme!
    ¿O era la historia?
    ¿O se trataba del pueblo?
    ¿O el juez del juzgado número 6?
    Ya ni lo recuerdo…

    Saludos,

    J.

    • unjubilado dijo:

      José A. García Era el juez del juzgado único, muy amigo de ver a la gente chillar y patalear, con el beneplácito de los allí presenten empezando a vislumbrar el reo, ya en la hoguera.
      Saludos

  3. jesus dijo:

    Cuenta la historia que alguno saliese sin quemaduras?

    • unjubilado dijo:

      jesus No aparece en ningún sitio, o por lo menos yo no lo he encontrado, pero me temo que como no estuviera el reo compinchado con el verdugo y en lugar de fuego, fueran luces led…

  4. Genín dijo:

    Anda que…
    Salud

  5. Calandra dijo:

    A mi me gustaría saber quien se inventaba todas esas cosas, seguro que alguien con la mente muy retorcida.

  6. ara O. Durán dijo:

    Cruel método de tortura. Ya no vuelvo a decir que meto las manos al fuego por alguien o que x situación es prueba de fuego, no sea que me lo cumplan y aouch!
    Besos.

    • unjubilado dijo:

      ara O. Durán Hoy se puede decir, pero teniendo presente que en tiempos el juicio de Dios era muy tajante y me imagino que pocos se librarían de poder sacar la mano en buenas condiciones.
      Un beso

  7. Maria Jesus Ruiz Alonso dijo:

    Hoy es muy facil decir, pongo las manos en el fuego y no me quemo por……claro porque no fuego
    UN ABRAZO

    • unjubilado dijo:

      Maria Jesus Ruiz Alonso Efectivamente hoy es muy fácil decirlo, pero aunque no haya fuego, por lo menos que sepamos de donde procede esta expresión.
      Un abrazo

  8. Quizá de ahí viene esa costumbre de cruzar pisando ascuas en la noche de San Juan, que parece que no se queman.

    • unjubilado dijo:

      Senior Citizen No está muy clara la procedencia y costumbre, aunque se cree que “El Paso del Fuego” es de origen céltico.
      Parece ser que la fuerte pisada contra las ascuas hace cesar momentáneamente la combustión, quedando la planta del pie intacta.
      Hay un gran tratado seudocientífico sobre el porqué de no quemarse.

Los comentarios están cerrados.