Frank Caprio, el juez que pide a los niños que sentencien a sus padres

En este blog se ha hablado en más de una ocasión del juez de menores Emilio Calatayud, «Corte de pelo«, «¿Qué hace un farmacéutico al que una niña de 12 años le pide la píldora poscoital?«, «¿Hemos perdido los papeles?«.

En este caso voy a hablar del juez Frank Caprio, no es lo mismo pero también se ha hecho famoso por sus sentencias ejemplares.

El magistrado estadounidense Frank Caprio se convierte en una estrella viral por la compasión que muestra con los acusados y su sensibilidad hacia las familias.

“¿Quién es el pequeño que está contigo?”, pregunta el juez Frank Caprio al adulto que está en pie ante el banquillo. “Mi hijo, Jacob”. El magistrado levanta la mano derecha y le saluda. “Anda, ven aquí y ayúdame porque tengo problemas con este caso”, le dice. El niño se acerca y se sienta con él en el estrado. El público no puede contener la risa, sorprendido. “Tengo tres opciones: multarle con 90 dólares, 30 dólares o nada”, explica al pequeño, “¿qué piensas que debo hacer?”.

Caprio, de 80 años, no es un actor. Es un juez real, que trabaja en un juzgado municipal de Providence (Rhode Island) desde 1985. Los vídeos que llegan desde la sala se están haciendo virales, por su compasión. Jacob, muy convencido, le responde que la multa a su padre por aparcar mal su coche debe ser de 30 dólares. El juez acepta y le pregunta si ha desayunado. “No”, responde después de pensárselo. “Pues voy a llegar a un pacto con tu padre. Si te lleva a tomar algo le perdono la multa, pero vas a tener que pedir muchas cosas”.

Caprio cuenta que su abuelo fue arrestado una noche mientras jugaba a las cartas con unos amigos, por una pelea. “Mi abuela suplicó al juez para que no lo mandara a prisión mientras mi padre pedía disculpas”, cuenta. El juez pidió al hijo que se acercara, como hace él ahora, y le explicó que lo mandaba de vuelta a casa con la familia porque consideraba que era un buen hombre que tuvo una mala noche. Pensó que era más importante que siguiera trabajando para mantenerlos. “Este juez tuvo un profundo impacto en nuestras vidas”, admite.

Los vídeos de Caprio con sus estrellas reales de reparto suman millones de clicks en YouTube. A los adolescentes que acuden a la corte por multas de tráfico le dice que les perdona la sanción si ese dinero lo destinan a estudiar. El juez cree que las historias que llegan desde la sala se hacen virales porque el público está acostumbrado a ver en las series de televisión y las noticias que la institución de la Justicia no tiene nunca en cuenta las circunstancias personales del acusado.

Fuentes : La Vanguardia, El País, Pinterest.

Esta entrada fue publicada en Desclasificados y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Frank Caprio, el juez que pide a los niños que sentencien a sus padres

  1. ara O. Durán dijo:

    Ojalá que sea cierto y sí es cierto, ojalá que haya más jueces como él por todo el mundo
    Un abrazo, Jubi.

  2. Genín dijo:

    A lo mejor es pariente de Leonardo… 🙂
    Salud

  3. Tawaki dijo:

    Me parece una buena idea siempre que no se lesionen los derechos de los demás. Porque si le perdona una multa y el acusado reincide, al final perjudica a la sociedad más que ayudarla. Este tipo de sentencias necesitan que el acusado colabore.

    • unjubilado dijo:

      Tawaki Además de todo ello, tienen que ser delitos menores para que puedan ser perdonados, en otros casos me imagino que las sentencias se corresponderán con el tamaño del delito.

  4. Nélida dijo:

    Partiendo del hecho de que no todas las sentencias las trabaja de esa manera y entendiendo cuáles son las que de manera excepcional procede actuar de esta forma, a mi me parece ser justo y le honra como persona.
    Eso sí, coincido esta vez con Tawaki en que mientras no vulnere los derechos del resto de afectados y mientras exista capacidad de reacción y por parte del acusado y de arrepentimiento.
    Este ejemplo que nos traes es justo todo lo contrario a lo que sucede en nuestro país, ¿verdad? a grosso modo quiero decir, en los miles de juicios que hay a diario. No solo no se tienen en cuenta las condiciones personales circunstanciales sino que «quien hace la ley hace la trampa» y encima negocian con delitos «serios» y delincuentes grandes. ¡Eso es algo que no entenderé en la vida!
    Gracias por esta cara amable, Jubi.
    Un beso.

    • unjubilado dijo:

      Nélida Hay que tener en cuenta que España es diferente o si preferimos en otro idioma, para que se entienda menos Spain is different.
      De vez en cuando hay que poner cosas sencillas y agradables ya que las malas noticias nos están invadiendo.
      Un beso

  5. Toda acción no punible que ayude a interiorizar las actitudes negativas para poder transformarlas es elogiable. Hay infracciones que pueden solventarse sin necesidad de recurrir a sanciones económicas o penales, que no es lo mismo aparcar en la acera que planear y llevar a cabo un asesinato.

  6. Calandra dijo:

    No se yo si ese método será muy bueno, el juez sabrá lo que hace y por qué lo hace.

Los comentarios están cerrados.