Pequeños placeres de la vida

Esta entrada fue publicada en Desclasificados y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Pequeños placeres de la vida

  1. Jesus dijo:

    Recuerdo una vez que fuimos a recoger al cole a mi hijo pequeño, de seis años y estaba lloviendo a mares. Cuando llegamos al patio del cole lo encontramos con su paraguas bajo el desagüe mas potente del tejado, que parecía le tiraban el agua a cubos. Lo estaba pasando en grande.

    • unjubilado dijo:

      Jesus Si el del vídeo se lo está pasando bien, me imagino a tu hijo aguantando como un jabato el paraguas, y pasándoselo mejor que soportando a la seño.

  2. Genín dijo:

    jajajaja Tios la mitad de listos que el perro necesitaríamos en el Gobierno… 🙂
    Salud

  3. Tawaki dijo:

    Pequeños, baratos y divertidos. El perro, un santo.

    • unjubilado dijo:

      Tawaki El perro lo comparo con el de un compañero de trabajo, lo dejaba dentro del coche con las ventanillas abiertas si te acercabas al coche con el dueño, se quedaba tranquilo y no hacía nada, te miraba con indiferencia, pero si se te ocurría acercarte solo, te enseñaba los dientes gruñendo y tenías que marcharte, ya que según te ibas aproximando, el iba sacando la cabeza cada vez más.

  4. Sara O. Durán dijo:

    ¡Hermoso!! Lo mucho que va a recordar de grande ese tipo de momentos.
    Un abrazo.

  5. Calandra dijo:

    Para que veáis con que poco se puede divertir un niño, un sencillo charco, que por cierto ya debía de ser conocido en sus recorridos pues hasta el perro sabe que tiene que esperar en ese lugar un ratín antes de continuar el paseo.

  6. celebrador dijo:

    El vídeo es buenísimo, buenísimo para quienes tienen perros y buenísimo, en general, sobre la realidad (o no) de nuestras limitaciones

  7. Maria Jesus Ruiz Alonso dijo:

    El sabia lo que hacia, igua que niño se sentia seguro con el perro
    un abrazo

    • unjubilado dijo:

      Maria Jesus Ruiz Alonso El niño se apoyaba en el perro mientras se lo pasaba bien y el perro estaba a lo que hiciera el niño, me imagino que los padres tendrían mucha confianza en la mascota.
      Un abrazo

  8. Y porque el charco no está helado, que entonces sí que se disfruta rompiéndolo…

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen En ese caso no hace falta ser niño, de más mayor incluso ahora cuando es invierno en Broto pruebo a romper el hielo de los charcos… para ver el grosor que tiene el hielo en la superficie, lo hago con un par de ellos, luego ya no tiene ningún aliciente para mi.

  9. Para eso estánlos charcos, para medirlos con los pies y chapotear en ellos, ¿no? Si hasta el perro custodio lo sabe.

Los comentarios están cerrados.