Portero bromista

De vez en cuando el portero les gastaba pequeñas bromas, sin embargo estaba esperando una nevada y tiempo suficiente para hacer algo más llamativo.

Llegó el día, cayó una buena nevada y el portero madrugó para conseguir el propósito que había fraguado.

Comenzó a retirar la nieve caída formando una serie de eses y un ridículo camino formado por eses e incluso con algún obstáculo que debían de superar y que les llevaría a los empleados de esa empresa al punto de salida, directamente al aparcamiento donde habían dejado los coches.

Pocos fueron los que cayeron en la trampa, la mayoría creó su propio camino para llegar a la puerta de entrada, mientras tanto el portero reía por lo bajo frotándose las manos, no se sabe si de satisfacción por el deber cumplido, o por el frío que había pasado preparando la fría y sarcástica broma.

Esta entrada fue publicada en Humor y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Portero bromista

  1. Ester dijo:

    Me he reído cuando se dan la vuelta, cuando dudan al encontrar dos caminos, me parece una broma genial, donde no se hace daño a nadie y nadie es burlado. Y el bromista ha disfrutado preparándola y viendo los resultados. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      Ester Como broma está bien, pero a más de uno de los que recooren el camino no le habrá hecho mucha gracia salir del coche calentico y hacer la vuelta al Polo sin esquíes para llegar con frío al trabajo.
      Abrazos

  2. Genín dijo:

    No se si le habrá merecido la pena la paliza que se dió el tio para hacer la bromita… 🙂
    Salud

    • unjubilado dijo:

      Genín Seguro que si se lo mandan hacer, pone el grito en el cielo y no lo hace, pero como era por voluntad propia, no me extraña que no pensara en el trabajo.
      Saludos

  3. Maria Jesus Ruiz Alonso dijo:

    Y ese rato que paso mientra lo hacia para despues disfrutarlo, eso le compenso, porque ni frio ni trabajo tuvo, seguro
    un abrazo

    • unjubilado dijo:

      Maria Jesus Ruiz Alonso Tienes muchísima razón, se lo pasó bomba (como dicen ahora) preparando el caminito para que anduvieran por él los trabajadores para llegar a la empresa, seguro que no notó ni el frío ni el trabajo, eso lo demuestra al final dejándose caer en la nieve.
      Un abrazo

  4. Calandra dijo:

    Menuda manera de perder el tiempo tenía el portero y lo tontos que eran los empleados.

    • unjubilado dijo:

      Calandra Tienes razón, se junta todo, pero lo de los empleados no lo entiendo que sean capaces de seguir un trayecto que desde el principio se ve que está hecho con mala idea.

  5. Dando clases, les hacía muchas dinámicas… en una ocasión coloqué varias cajas a la entrada del salón. Solo un alumno preguntó y las retiró. Rodeaban, brincaban y nadie decía nada, Jajaja. Obvio, después hablamos del conformismo y eso.
    Un beso.

    • unjubilado dijo:

      Sara O. Durán Yo también he sido muy bromista, y es cierto en la mayoría de ocasiones, nadie decía nada, claro que a mi también me gastaban bromas y por supuesto las tenía que aguantar con una sonrisa.
      Un beso

  6. Tawaki dijo:

    Una broma muy buena. ¿No podían alzar la vista del suelo y buscar el camino más corto? A veces vamos ensimismados con nuestros pensamientos o con el móvil y no vemos más allá de nuestras narices.

  7. Jajaja… Y todo por no caminar por la nieve.

Los comentarios están cerrados.