Diario de un desgraciado

desgraciado– Mi padre era imbécil. Trabajaba en un banco y lo atraparon robando bolígrafos.

– Cuando nací, el doctor fue a la sala de espera y le dijo a mi padre : «Hicimos lo que pudimos ….. pero salió».

– Mi madre nunca me dio el pecho porque decía que sólo me quería como amigo.

– Mi padre lleva en la cartera la foto del niño que ya venía en la cartera.

– Pronto me di cuenta de que mis padres me odiaban : Mis juguetes para la bañera eran una tostadora y una radio.

– Una vez me perdí. Le pregunté al policía si creía que íbamos a encontrar a mis padres. Me contestó: «No lo sé, chaval… hay muchos sitios donde se pueden esconder».

– El último deseo de mi padre moribundo fue que me sentara en su regazo. Estaba en la silla eléctrica.

– Trabajé en una tienda de animales. La gente no paraba de preguntarme cuanto iba a crecer.

– Cuando me secuestraron, los secuestradores mandaron a mi padre un trozo de mi dedo. Mi padre dijo que quería mas pruebas.

– Una vez me encontré a las autoridades sanitarias. Me ofrecieron un cigarrillo.

– Un día me llamó una chica a casa diciéndome : «Ven a casa, no hay nadie».
Cuando llegué a su casa no había nadie.

– A mi mujer le gusta hablar conmigo después del sexo. El otro día me llamó a casa desde un hotel.

– Una vez ingerí un frasco entero de tranquilizantes. El doctor me dijo : «Tómese una copa y acuéstese un poco».

– El psiquiatra me dijo que me estaba volviendo loco. Yo le dije que quería una segunda opinión. «De acuerdo, también es usted feo».

– Una vez me iba a suicidar tirándome desde un décimo piso. Mandaron un cura para ayudarme. Sus palabras de ánimo fueron: «Preparados, listos…».

Esta entrada fue publicada en Humor y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Diario de un desgraciado

  1. Genín dijo:

    jajaja Este era mas desgraciado que el «pupas»… 🙂
    Salud

  2. Ester dijo:

    Buen repertorio, una risas con un café y una magdalena me alegran la mañana. Buenísimos todos. Un abrazo y sonrisas

  3. Calandra dijo:

    Francamente, este se levantó con mal pie.

  4. Qué sinvivir el de este hombre.

  5. Casi que me da pena…

Los comentarios están cerrados.