El puente sobre el río Kwai

El puente sobre el río Kwai

Es el famoso puente que dio origen a la novela del francés Pierre Boulle, que a su vez inspiraría más tarde la película de David Lean que todos conocemos y cuyo silbidito se ha convertido en una de las bandas sonoras más tarareadas de la historia.

La historia relatada en el filme es ficción, pero recoge la verdadera historia de la construcción de la línea del ferrocarril de Birmania de 1942 a 1943. Fue rodada en el Reino Unido y Ceilán. Ganadora de siete premios Óscar.

La película contribuyó a popularizar la Marcha del Coronel Bogey, una melodía militar británica que los soldados del coronel Nicholson silbaban al desfilar. Se ha convertido en un clásico de la música del cine. Esta melodía fue seleccionada por Malcolm Arnold para la banda sonora que compuso para la película y por la que obtuvo un premio Oscar.

Esta entrada fue publicada en Desclasificados y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a El puente sobre el río Kwai

  1. Ester dijo:

    Creo que es de las pocas películas de las que no he leído el libro, la vi hace años y casi no la recuerdo pero la melodía perfectamente. Me ha gustado escuchar el vídeo. Un abrazo

  2. Genín dijo:

    Una de mis pelis preferidas de todos los tiempos… 🙂
    Salud

  3. Es una gran película y el silbido inolvidable.
    Un abrazo.

  4. Ligia dijo:

    Yo era apenas una niña cuando la peli se estrenó en España, pero me acuerdo perfectamente de esa melodía. Abrazos

  5. Es una excelente película pero no es de los géneros que más me gustan.
    Besos.

  6. Ha sido leer el título y escuchar los pegadizos y marciales silbidos.

  7. Yo la recuerdo muy bien, pues por esa época veía las películas varias veces.

  8. Tawaki dijo:

    Una de las primeras películas que recuerdo haber visto en el cine, aunque fuera una reposición, ya que entonces aún estaba por nacer. El director, uno de mis preferidos, nos cuenta una historia tremenda de una forma un tanto amable. Después la he visto varias veces, siempre con agrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *