Hermanos traviesos

Hermanos traviesosUna pareja tenía dos niños pequeños, de 8 y 10 años de edad, quienes eran extremadamente traviesos. Siempre estaban metiéndose en problemas y sus padres sabían que si alguna travesura ocurría en su pueblo sus hijos estaban seguramente involucrados.

La mamá de los niños escuchó que el sacerdote del pueblo había tenido mucho éxito disciplinando niños, así que le pidió que hablara con sus hijos. El sacerdote aceptó pero pidió verlos de forma separada, así que la mamá envió primero al niño más pequeño.

El sacerdote era un hombre enorme con una voz muy profunda, sentó al niño frente a él y le preguntó gravemente: ¿Dónde está Dios?
El niño se quedó boquiabierto pero no respondió, sólo se quedó sentado.

Así que el sacerdote repitió la pregunta en un tono todavía más grave: ¿Dónde está Dios?
De nuevo el niño no contestó.
Entonces el sacerdote subió de tono su voz, aún más, agitó su dedo frente a la cara del niño, y gritó: ¿Dónde está Dios?

El niño salió gritando del cuarto, corrió hasta su casa y se escondió en el dormitorio, cerrando la puerta.
Cuando su hermano lo encontró le preguntó: ¿Qué pasó?

El hermano pequeño sin aliento le contestó: ¡Ahora si que estamos en graves problemas hermano, han secuestrado a Dios y creen que hemos sido nosotros!

Esta entrada fue publicada en Humor y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a Hermanos traviesos

  1. Maria Jesus Ruiz Alonso dijo:

    jajaja esos niños no hacen travesuras por vida, el cura imponia, los niños son acercan a el ni prometiendoles darles lo que les apetezca
    UN ABRAZO

  2. Ester dijo:

    Vaya ideas tenia el cura, asustó a los pequeños haciéndolos sentirse culpables. Encontré tu comentario, haciendo referencia a la viñeta del equilibrista sobre un cuchillo. Ya lo he recuperado. Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      Ester Ese comentario era uno que ya no recordaba, había otro bastante mas detallado sobre “Una decisión difícil…” seguramente lo vería y no le daría a publicar.
      Un abrazo

  3. Calandra dijo:

    Si eran tan traviesos, no se yo cuanto les duraría el susto.

  4. Conozco yo uno que se quedaría tan tranquilo…

  5. Ligia dijo:

    Ja, ja, esos niños traviesos poco se asustan, pero parece que esta vez sí… Abrazos

  6. Genín dijo:

    🙂 🙂 🙂
    Salud

  7. Laura.M dijo:

    Jajajaaa Que bueno Emilio. Buen susto le metió.
    Besos.

  8. Pues ni te cuento si el querubín le hubiera respondido al cura: “Dios está en Eurodisney. Si me llevas, te digo dónde se esconde”.

  9. Jajaja… pobrecito, él mal rato que le hizo pasar el sacerdote. Pero como bien han dicho en los comentarios, de seguro les duró poco susto.
    Un abrazo.

  10. Jajajaja, pobres niños, si es que el clero acojona…
    Besos.

    • unjubilado dijo:

      Crónicas de una Española en Viena Yo creo que la expresión de “Con el clero hemos topado” o “Con la iglesia hemos topado” viene de algún asunto baladí como el que nos estamos enterando.
      Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *