Stolpersteine. Tropezando en Berlín

Stolpersteine. Tropezando en Berlín
Imágenes propias, pulsar en ellas para verlas más grandes.

Stolperstein en singular, es una palabra alemana que simboliza -una piedra en el camino en la que se puede tropezar al caminar-.

En Berlín hay demasiadas stolpersteine en las aceras, son pequeños cubos de cemento de 10 x 10 x 10 centímetros que en la parte superior llevan incrustadas una placa de latón de 10 x 10 centímetros.

Stolpersteine
Donde haya más de dos stolpersteine, fijaros en los apellidos.

Es un proyecto del artista alemán Gunter Demnig. El propósito de estos pequeños-grandes monumentos recordatorios, es conmemorar el destino de los seres humanos que fueron deportados y asesinados por los nacionalsocialistas.

Las piezas se construyen manualmente una a una en contraposición a las matanzas de todas las víctimas del nazismo que era un proceso totalmente industrial.

Stolpersteine
Aquí, se puede ver una familia completa deportada y posteriormente asesinada en Auschwitz

En las placas de latón viene un recordatorio de esa persona, aquí vivió, o aquí trabajó, quizá aquí enseñó… y el nombre de una víctima del nazismo (judío, gitano, homosexual, testigo de Jehová, discapacitado, u opositor político) junto con su triste final. (Deportado, asesinado…)

Estos monumentos son colocados en las aceras, haciendo el hueco necesario para ser acogidos y encementados, formando ya parte de ellas, quedando su superficie superior casi al ras del suelo, siendo éste sobrepasado por el leve espesor de la placa metálica.

Este resalte sobre el nivel del suelo podría ser, tal como ocurre en la colocación de adoquines y baldosas, motivo para ocasionar un tropiezo al caminante. En esto se basa su nombre. Pero lo que se pretende es que el caminante, al percibir el resalte en el camino, se detenga y se incline para leer lo que en la placa está escrito.

Stolpersteine
Aquí vivieron … Bukofzer, nacidos en … Deportados en 1943. Y asesinados en Auschwitz

Esta inclinación podría equivaler a un gesto de respeto por la persona que se recuerda. Pero, especialmente, se quiere no dejar caer en el olvido la barbarie de los asesinatos cometidos, basados en el pensamiento nazi.

Demnig en el año 1990, pensó que en vez de un único monumento conmemorativo podría ser más interesante realizar sencillos pero abundantes monumentos, colocándolos muy diversificados. Llegado a esta convicción, es cuando consideró que de un modo económico se podían realizar estos monumentos dándoles forma de adoquín, proveyendo cada uno de ellos con una placa con texto identificativo e insertándolos en el pavimento de las calles, integrándose en ellas.

Stolpersteine

Demnig colocó la primera piedra el 16 de diciembre de 1992, dado que se cumplían cincuenta años de la orden dada por Heinrich Himmler para la deportación de «gitanos», en el adoquinado de la plaza del histórico edificio del Ayuntamiento de Colonia.

Aunque una de las cosas que más me impresionan es la cantidad de veces que aparece la palabra “ermordert” asesinado, que no dicen murió o muerto, no, lo dicen bien claro, asesinado.En la placa se podían leer las primeras líneas del texto del decreto de deportación.

A partir de entonces, Demnig desarrolló el proyecto «Stolpersteine», dedicándolo a recordar a todos los asesinados por los nazis. Era un proyecto gigantesco ya que en definitiva se llegarían a realizar y colocar seis millones de piedras para tener presentes a los seis millones de víctimas del régimen nazi.

Gunter Demnig. Stolpersteine
Si animáis a Gunter Demnig con el ratón, podremos ver como trabaja

Fuentes consultadas : Wikipedia, Medicina y holocausto.

Esta entrada fue publicada en Berlín y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Stolpersteine. Tropezando en Berlín

  1. ¡Bienvenido! Pero empiezas con un tema muy triste… Menos mal que luego vendrán los preciosos jardines de Postdam, el Versalles alemán.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen No quería que algo tan trascendental se me quedara en el tintero, tengo otras cosas igual de tristes, pero las iré publicando poco a poco y si es posible, con alguna traza de humor.
      En cuanto a Postdam, pese a haber pagado el viaje de extrarradio en tren de cercanías, lo tuvimos que dejar para el día siguiente, perdiendo el dinero de ese ticket, por algo que hizo que retrasáramos un día el viaje. En la visita a Postdam, comentaré de pasada ese detalle, ya que tengo incluso una foto que apareció posteriormente en determinados establecimientos en Berlín, y fue el causante de que tuviéramos que posponer el viaje.

  2. Ester dijo:

    Bueno de nuevo al timón del blog, Los alemanes no saben ya que hacer para pedir perdón por lo que hicieron sus antepasados, lo piden de todas las maneras posibles y lo piden especialmente desde que la presidenta llegó al poder. Bienvenido, descansa y cuenta, cuenta…

    • unjubilado dijo:

      Ester Aunque no lo creas o no lo parezca, me cuesta arrancar con el blog, soy incapaz de describir muchas de las sensaciones vividas, por ello trato de ir publicando lo antes posible sin cansar a los visitantes, pero son tal el cúmulo de historias que voy pasado de unas a otras casi sin darme cuenta que no me llego a centrar en ninguna en concreto.
      Procuraré compartir la mayoría de lo vivido.
      Abrazos

  3. Ligia dijo:

    Lo de que te cuesta arrancar, me lo creo. Pero ya arrancaste y eso es lo mejor. Yo arranco todos los días en mi mente… Bienvenido y ya nos traes en el primer arranque algo muy interesante y que desconocía. Se pondrán todos en Berlín? Bueno, ya nos seguirás contando. Abrazos

  4. Frajayo dijo:

    Bienvenido de tu teutónica parranda. Me parece bien que sean los propios alemanes quienes levanten esos cubos de latón en recordatorio de un triste episodio del que, tiempo ha, fueron protagonistas y en el firme próposito y convencimiento de que no vuelva a repetirse jamás.

    • unjubilado dijo:

      Frajayo Hay otras cosas que también están presentes, entre ellas lógicamente se encuentra el muro de Berlín, el mayor tramo que todavía conservan es de 1,3 kilómetros, claro que hay otras cosas menos llamativas que si no te fijas no llegas a verlas y que en muchos edificios no han querido restaurar y lo dejan con los impactos de los proyectiles que en su día dejaron la huella sobre determinados edificios.

  5. Inpresionan, ¿verdad? En Alemania hay tantos Lugares de Memoria que es imposible no sentir, a ratos, un estremecimiento.

    Bienvenido, viajero.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… Ya lo creo que impresiona. Estuve en París, una ciudad cosmopolita donde las haya, limpia, magnífica, todo preparado para el turista… y sin embargo ahora al comparar con Berlín, me siento mucho más identificado con estqa última y tienes mucha razón, viendo determinadas fotos en el Muro, en estatuas, en museos… de cuando en cuando un escalofrío recorre la espinal dorsal pensando en todo lo que vivió Berlín y por supuesto sus habitantes.

  6. Genín dijo:

    A ver si se acuerdan de los palestinos, que son tan hijos de su madre como las de ellos…
    Salud

    • unjubilado dijo:

      Genín En este caso concreto no supe comunicarme con ellos, el idioma no era mi fuerte, pero por lo menos conseguí aprenderme una palabra en alemán, esta era, metro que se pronuncia así : Suban-paguen-empujen-estrujen-bajen… eso si, con acento germánico.
      Saludos

  7. Calandra dijo:

    La idea de este artista es buena pero me temo que no va a tener calles bastantes si los quiere recordar a todos.
    ¡Bienvenido!

    • unjubilado dijo:

      Calandra No querría llevarte la contraria, pero solamente en el barrio judío y en sus alrededores es donde existe una gran masificación de estas placas.
      Hay calles dentro de Berlín en las que no se observa ninguna, pese a que la primera que vi fue en una calle alejada del centro y es donde pregunté y me dieron una respuesta muy ambigua, pero conseguí tirar del hilo para informarme y luego compartir.

  8. Nélida dijo:

    Una entrada muy bonita, aunque «triste».
    Y lo entrecomillo pensando que no es literal, sino entendiendo que al visitar ese país la historia te recuerda lo sucedido, porque fue tremendo esa barbarie. Asesinados, claro que hay que decirlo así, como fue.
    Ese sentimiento no puede caer en el olvido para ningún visitante y así lo habrá pensado Demnig con esta iniciativa. Y bueno, supongo que con el complejo organigrama que hay detrás de esta decisión ( político, histórico, social, etc…)

    Me gustó la idea, fíjate.
    Y resaltan esas placas doradas en los adoquines oscuros. No tropiezas pero sí te fijas, te paras, y respetas.
    Opino como tú, el RESPETO debe ser ese silencio compartido- en cada turista- por el recuerdo de lo sucedido.

    Bienvenido, Jubi!!!
    Besosss.

    • unjubilado dijo:

      Nélida Tengo que preparar bastantes entradas ya que hice casi 1.000 fotos, de momento las estoy organizando por fechas, además voy abriendo carpetas en las que voy seleccionando palacios, museos, visitas, recorridos…
      Así que nos volveremos a encontrar con detalles tristes, como por ejemplo el muro, aunque en la actualidad se están creando excesivos muros en todo el mundo.
      Bien hallada, besos.

Los comentarios están cerrados.