Posiblemente, mi mejor regalo de Reyes

– Jubi, no me digas que te regalaron un coche, te tocó la lotería, o ganaste un crucero alrededor del mundo…

No, nada de eso, ocurrió en 1969, me regalaron la Libertad.

– No te pases, tampoco fue para tanto.

Unjubilado en traje de faena y peinado fashion

Unjubilado en traje de faena y peinado fashion

Calla que tu no existías todavía, ocurrió en Sidi Ifni haciendo la mili, fue un regalo inesperado, evidentemente no lo había pedido, quizás había provocado el estar privado de libertad, aunque visto con la actual perspectiva, ni siquiera merecía ese castigo, pero los militares son muy suyos y más en tierras lejanas en las que un simple cabo 1º, o un mal sargento se creían generales de los ejércitos, fastidiando, por no decir otra palabra más gruesa a los soldaditos de a pie como yo.

Posteriormente estando en Las Palmas de Gran Canarias destinado con una emisora militar pude vengarme de un par de ellos, pero fui incapaz de hacerlo, me preguntaron que si salían de Sidi Ifni, -fue el último llamamiento-, ellos en la Península no eran nadie y querían pedirme que es lo que necesitaban para entrar en Telefónica, que es donde yo trabajaba, les aconsejé según sus conocimientos, que francamente eran muy pobres y nos los volví a ver mas.

– Jubi, aunque ya me conozco la historia, me tienes en ascuas.

Como no quiero repetir el testimonio, os voy a remitir a un artículo publicado en este blog hace ya ocho años, lo titulaba así “Día de Reyes en Sidi Ifni (1969)

Esta entrada fue publicada en Mili y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a Posiblemente, mi mejor regalo de Reyes

  1. Frajayo dijo:

    Eso si que es regalo de Reyes. Que, nada menos que un comandante conmute la pena de calabozo por la libertad, se habrán dado escasísimos casos. La soterrada venganza tuya el gozo de imaginar la cara de frustracción del sargento que te arrestó. A mí me pasó lo contrario, que estuve tomando potes con un cabo primera casi paisano y en la lista de retreta, me mandó al calabozo porque, dijo, me había movido en la fila cuando, firmes, se estaba dando lectura a la orden del día.

    • unjubilado dijo:

      Frajayo Te podría contar muchas anécdotas sobre la mili, una de las últimas es cuando me vinieron a relevar con una emisora militar desde el Sahara. Yo era el soldado comandante que efectuaba tres enlaces diarios, con Ifni, pero el Sahara quería su propia emisora aprovechando que yo me iba a licenciar.
      Vinieron un sargento, un cabo y cuatro soldados, el sargento era especialista y llevaba menos mili que yo, así que se arrimó a mi y me dijo deja que estos lo preparen todo, nosotros nos vamos a visitar la isla de Gran Canaria, a lo que yo le contesté que tenía el tiempo el que quisiera, pero no tenía un duro y no lo iba a poder acompañar.
      Me dijo que no había problemas, el alquilaba el coche, yo lo llevaba y si desayunábamos o comíamos en algún sitio que no fuera el cuartel el corría con los gastos. No me dejó pagar ni un solo café y por supuesto íbamos vestidos de paisano.
      No recuerdo su nombre, me hubiera gustado volverlo a saludar.

  2. Jesus dijo:

    También te podía haber regalado una camisa mas planchadita. Siempre me ha dado envidia lo planchaditos de los marinos americanos.

    • unjubilado dijo:

      Jesus Las camisas y pantalones de paseo las planchábamos poniéndolas debajo del colchón, ligeramente húmedas y al día siguiente estaban como nuevas. Allí no teníamos ni lavadoras, así que ingeniatelas como puedas.

  3. Genín dijo:

    Siempre ha habido de todo, pero en la mili, los chusqueros que tenian algún galón eran bastante mas cabrones que los de las estrellas…jajajaja
    Yo también lucí ese peinado y los mismos 15 días de calabozo, pero no dormí nunca en el calabozo en aquella ocasión, porque siempre estaba de practicante de guardia, cosa prohibida pero como les interesaba a mis superiores, pues no pasaba nada, luego si que me tocó dormir en el calabozo y un corte al cero por no llevar el gorro puesto dentro de la base- estaba en aviación-… 🙂
    Salud

    • unjubilado dijo:

      Genín Totalmente de acuerdo contigo, pero si conocías a alguno o si te hacías amigo eran los que más te podían ayudar.
      Es que eso de no llevar el gorro dentro de la base, es un gran delito, imagina que un avión quiere aterrizar y confunde tu cabeza con la pista de aterrizaje, los miles de millones de pesetas que se pierden en el “parato” es enorme, por lo que que era un riesgo el no llevar el gorrico.
      Saludos

  4. Me temo que yo no tengo historias de la mili que contar, pues ni siquiera hice el Servicio Social de la Sección Femenina.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Eso que ganaste, yo perdí un año y medio a lo tonto sin aprender absolutamente nada… bueno si, a callar cuando un mando decía que era blanca alguna cosa y tu veías que era totalmente negra.

  5. trimbolera dijo:

    También Marcos me contó alguna anécdota, pero como el mundo es un pañuelo, después de muchos años se lo encontró en su camino y … se vengó.

  6. Calandra dijo:

    Pues para estar en la mili parece que no saliste mal parado. No hay nada peor en cualquier trabajo que toparse con esos jefes que en realidad sólo son jefecillos.

    • unjubilado dijo:

      Calandra Me enfrenté a ellos en varias ocasiones, pero tenía un as en la manga. Cuando había que salir a localizar y desenterrar minas anti-persona, no fui ninguna vez y eso que directamente se dirigían a mi diciendo el del taller de radio también se viene hoy con nosotros.
      Yo muy educado contestaba, “mi sargento, iría de buen grado, (mentira) pero tengo tres o cuatro detectores de metales que hay que arreglar”
      Se callaba buscaba al cabo de subayudantía y le preguntaba si era cierto, el decía que si, por lo que me amenazaba con ir la próxima vez.
      Claro que siempre tenía detectores estropeados (que dicho sea de paso no servían para nada)

  7. …lo que resume los atropellos ¿en nombre de la patria? que se llevaban a cabo durante el obligado servicio militar.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… En aquella época en ocasiones no era todo por la patria, era todo por la tapia, así al menos tratábamos de escaparnos a la hora del paseo, pero si te cogían… al paredón.

  8. Laura. M dijo:

    Historias de mili que Paco no podrá contar nunca. Salió excedente de cupo en su año y se libró 😉
    Un beso.

    • unjubilado dijo:

      Laura. M No se perdió absolutamente nada, que aunque pasados los años lo cuentas con un dejo de añoranza, no es por lo que entonces se pasó sino por la juventud perdida.
      Un beso

  9. anarkasis dijo:

    un “bisa”, es un “bisa” y tenía sus derechos, Para el día de la pascua militar 5 de Enero, ni uno en el calabozo.
    (Eso era sagrado, ese bisa no se las sabía todas)

    • unjubilado dijo:

      anarkasis Me has cogido con el pie cambiado y se me está viendo el grado de incultura que tengo.
      En primer lugar no se que es eso de “bisa”, y para colmo eso de que “Para el día de la pascua militar 5 de Enero, ni uno en el calabozo” es la primera vez que lo oigo. Me gustaría que desasnaras a un burro, que por supuesto en este caso soy yo.

Los comentarios están cerrados.