Tregua de Navidad II

Fotografía de los soldados durante la tregua (1914).

Fotografía de los soldados durante la tregua (1914). Foto de Wikipedia, licencia de dominio Público.

El otro día publicaba una historia relativa a la primera guerra mundial. Al principio pensaba que era propaganda de una casa de chocolates, o de un centro comercial, pero vi que era totalmente real.

La entrada la titulaba «Tregua de Navidad» y se puede ver en este enlace. Antes de seguir leyendo para el que no lo haya visto, recomiendo que vean el vídeo del enlace.

Jugando al fútbol en la Tregua de Navidad de 1914

Jugando al fútbol en la Tregua de Navidad de 1914

Ester administradora del blog «Autodidacta» en uno de sus comentarios me decía «Maravilloso, el vídeo no lo había visto (Me ha emocionado) esta entrada la deberías volver a publicar dentro de unos días, anima a la paz y a la concordia.»

En realidad así quedó la cosa sin mucho ánimo por mi parte de volver a repetir la entrada, pero ha surgido algo especial que ha cambiado la idea que tenía.

Hallan una carta del soldado que organizó la emotiva Tregua de Navidad de 1914.

Con el centenario de la Primera Guerra Mundial son muchos los que están aprovechando para desempolvar sus viejas herencias familiares relacionadas con la contienda e intentar ganar algún dinero vendiéndolas. Precisamente, el último de estos objetos ha sido una carta del soldado británico Willie Loasby -el artífice de la emotiva «Tregua de Navidad» de 1914- que acaba de ser subastada en Inglaterra por 25.000 euros.

Pues bien, 100 años después, un británico tiene ahora en su poder una carta de Willie Loasby, el soldado que se reunió con los alemanes arriesgando su propia vida para pactar esta mítica prueba. El escrito se escribió a lápiz y fue enviado a su madre.

Soldados ingleses y alemanes durante la Tregua de Navidad 1914.

Soldados ingleses y alemanes durante la Tregua de Navidad 1914.

En la carta, de ocho páginas, el soldado explica como un día antes de Navidad comenzó a comunicarse con los alemanes con el objetivo de llevar a cabo una tregua. Cuando acordaron unos términos muy superfluos, el militar –de 25 años- tuvo que vencer su miedo y atravesar sin armas los 36 metros que había entre su trinchera y la enemiga para llegar a un acuerdo. Todo ello, sabiendo que podía recibir un balazo en cualquier momento. Esos fueron los momentos en los que más pavor pasó.

Posteriormente, Loasby explica cómo conoció a un oficial alemán que le preguntó si había franceses con ellos y bromeó afirmando que «diez franceses no hacen un inglés». Después de reírse un rato de los galos, el germano le dio a modo de presente seis cigarrillos y una tableta de chocolate antes de sugerir que podían jugar un partido de fútbol. Él dijo que sí y, posteriormente, se formaron dos equipos. «Lo que se me hace más raro es que en cada bando, y en otras partes, había gente que todavía combatía», determina la misiva.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Tregua de Navidad II

  1. Genín dijo:

    Hoy vi en el telediario que sus jefes se cabrearon tanto en ambos bandos, que en las fiestas siguientes ordenaron bombardear todo el tiempo para evitar que saliera de las trincheras, yo, a los generales, los hubiera puesto en mitad de los dos bandos y en pelotas…
    Salud

    • unjubilado dijo:

      Genín Así es, hoy están apareciendo muchos artículos hablando de esta famosa tregua.
      A los jefes los tenían que haber puesto con champán y turrones en una enorme mesa entre ambos bandos, justo donde caían las bombas.
      Espero que aunque no estés con tu familia lo pases muy bien, un abrazo para todos y cada uno de vosotros en esta señalada Noche.
      Saludos.

  2. Laura. M dijo:

    Esa tregua tendría que durar siempre!!
    Te deseo unas buenas fiestas. Feliz Navidad Emilio.
    Un beso.

  3. Una tregua de mil años por lo menos se requeriría… si fuera siempre.
    Espero que estés disfrutando en la mejor compañía, con amor y concordia.
    Un abrazo especial.

    • unjubilado dijo:

      Sara O. Durán Tregua de mil años, incluso indefinida sería lo ideal y que todas las presuntas guerras se quedaran en un atisbo de lo que podría haber sido y se quedaron en una pequeña disputa en la que no llegó la sangre al rio.
      Un abrazo

  4. Chela dijo:

    No se por qué pero este post me hizo también recordar la película española «La vaquilla», en la que hay un entendimiento de los soldados de los dos bandos que se pasan de un lado al otro de las trincheras respectivas, en aras de intereses personales y aficiones, ajenos a la guerra, y contraviniendo las ordenes militares.
    Es siempre triste, y más para quien no es militar de profesión, verse envuelto en una guerra que no se desea y reconocer que el enemigo no es tal sino una persona semejante a uno mismo que lo que desea es la paz.

    Paz y amor es lo que deseo en esta Navidad para todos, y también en estos días para ti y tu familia. Mis mejores deseos también para el Nuevo Año 2015, suerte y salud.

    Un fuerte abrazo de amistad.

    • unjubilado dijo:

      Chela Esta historia totalmente real tiene muchas similitudes con nuestra vida, pero son los generales los que quizás presionados por los gobernantes y por el afán de avasallar a sus vecinos los que hacen que las guerras no las entiendan ni ellos mismos.
      Te deseo igualmente para ti una Feliz Navidad y que el próximo Año que pronto da una patada al actual sea bastante mejor que este.
      Un caluroso abrazo.

  5. Hola Jubi,
    Deberíamos tomar ejemplo¡¡
    Te deseo unas Felices Fiestas¡¡

    Un abrazo¡

    • unjubilado dijo:

      cascarilleiro Deberíamos tomar ejemplo¡¡
      He estado en Venezuela y no he hecho la guerra, no se que hubiera pasado si hubiera estado en la actualidad.
      Estuve en Sidi Ifni y la guerra se había terminado, así que nunca he estado en una guerra.
      Felices Fiestas también par ti familia y amigos.
      Un abrazo

  6. Calandra dijo:

    Treguas, treguas eternas es lo que se deberían de intentar que este mundo ya lleva demasiadas guerras.

    • unjubilado dijo:

      Calandra Mejor que treguas, lo ideal es que no hubiera que hacerlas nunca, pero como los hombres tropezamos demasiadas veces en la misma piedra que estas treguas como tu dices fueran eternas y no volvieran a repetirse.

  7. Ester dijo:

    Me ha encantado tu entrada, es una joya y no deberiamos perderla de vista, tenemos un monton de guerras abiertas por este mundo. Si por una vez y en contra de los superiores se consiguió pues ya merece la pena. He estado ausente del blog, bueno del ordenador, pero he venido para saludarte. Un abrazo con cariño.

    • unjubilado dijo:

      Ester Me temo que en la actualidad les puedes prometer lo mejor de este mundo, pero hay guerras que son religiosas y esas son las peores de todas y no hay manera de hacer una tregua.
      Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.