Anécdota de un Premio Nobel

Brian Schmidt, en la foto recibiendo el Premio Nobel de manos del rey Carl XVI Gustaf de Suecia en 2011, reveló que fue interrogado en la seguridad del aeropuerto después de tomar su medalla de oro para mostrarla a su abuela en Nebraska

Brian Schmidt, en la foto recibiendo el Premio Nobel de manos del rey Carl XVI Gustaf de Suecia en 2011

Brian Schmidt, junto a Saul Perlmutter y Adam Riess, los tres profesores universitarios de diferentes centros compartieron el premio Nobel de Física en 2011 por aportar evidencias a favor de la aceleración en la expansión del universo, el primero pasó un incómodo momento en el aeropuerto de Fargo, en Nebraska, Estados Unidos, cuando un agente de aduanas, pasando sus pertenencias por la máquina de rayos X del mencionado aeropuerto, observó algo muy extraño en la bolsa del ordenador portátil.

Comenta Brian Schmidt, «Pude ver que estaban desconcertados, al estar hecha la medalla de oro, absorbe todos los rayos X y aparece una imagen completamente negra. Y ellos nunca habían visto algo así».

Según consigna Daily Mail, el reconocido físico explicó que la medalla que recibió es tan grande y espesa como una medalla olímpica. «Pesa un cuarto de kilo, y está hecha de oro».

Medalla de oro

A continuación, la reproducción de la conversación, según Schmidt:

Agente: «Señor, hay algo en su bolso»

Schmidt: «Sí, creo que es esta caja».

A: «¿Qué hay en ella?»

S: «Un medalla dorada».

«Entonces al abrir la caja le preguntaron: ¿De qué está hecha?».

S: «De oro».

A: «¿Quién le dio esto?».

S: «El rey de Suecia».

A: «¿Por qué le dio esto a usted?».

S: «Porque yo ayudé a descubrir la velocidad de expansión del universo».

«A estas alturas, empezaron a perder el sentido del humor», agrega Schmidt. «Les expliqué que era un Premio Nobel, y su principal pregunta fue: ‘¿Por qué está en Fargo?».

Porque mi abuela, que vive en Fargo, Dakota del Norte, quiere ver el premio.

Finalmente, después de varios minutos de intensos interrogatorios, Schmidt pudo seguir viaje.

Esta entrada fue publicada en Desclasificados y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Anécdota de un Premio Nobel

  1. Ester dijo:

    Unos son Premio Nobel y otros se quedan en agente de aduanas, así es la vida. Abrazos

  2. mjesus dijo:

    Lo entido es una anecdota y me recordo otra, no veras dos cortitas
    Un comañero co esclerosis multiple va con muleta, y la muleta los agentes de aduana no prmiten la muleeta een el avion
    Ahora ponte en el lugar de ambos, para uno es necesario, para otra objeto peligroso y le dijo todos los porques razonables
    otra compi , la esclerosis puedes padecer desequilibrio, y parece que vas borracho, no permiten la entrada, logico y tambien ilogico
    CONVENCEME
    Un abrazo

    • unjubilado dijo:

      mjesus No trato de convencerte, simplemente busco información y me encuentro con esto «¿Qué hacer si vuelo con muletas?«, si pinchas en el enlace leerás toda la información fechada en mayo de 2012.
      Con respecto a la esclerosis he encontrado otro enlace que habla de ella, «Viajes con Esclerosis Múltiple» no se si satisfará tus necesidades.
      Un abrazo

      • mjesus dijo:

        Estoy casi convencida, perdona que no diga total, por la vida dice la vida puede sorprender jajjaja, no te enfades conmigo nunca porque me privaras de tu cultura, y nunca y yo hago un comentario para molestar pondre un asterico, lo demas seran anecdotas y bromas

        matizo, no me enfado contigo pero si con las normas no con el veite. veite y haz lo que yo digo
        un abrazo

        • unjubilado dijo:

          mjesus Seguramente sea deformación profesional, pero cuando dando clases de cualquier tipo, alguien me hacía una pregunta que no conocía, no perdía el tiempo buscando excusas, tajantemente le decía «No lo se, mañana si encuentro la solución te lo comento» con lo que no perdía el tiempo y al día siguiente o al siguiente le contestaba con la solución a esa pregunta.
          Los alumnos, -compañeros de trabajo, en su mayoría- me lo agradecían y yo ponía todo mi afán en contestar a esa pregunta.
          En este caso como la contestación no es inmediata, me suele dar tiempo a encontrar la solución.
          Un abrazo.

  3. Calandra dijo:

    Al parecer en los aeropuertos de EEUU son muy estrictos lo que no impide que algunos maleantes se cuelen, además algunos agentes parecen un poco incultos como el de este caso que parece que ni siquiera sabe nada sobre los premios Nobel.

    • unjubilado dijo:

      Calandra Desde el desgraciadamente famoso 11-S los aeropuertos de EEUU, toman toda la clase de medidas para que no se les cuele un terrorista, pero lo primero que deberían de hacer es dar cursillos de cultura a algunos de sus agentes de aduanas.

  4. Jesus dijo:

    Hace bastantes años, ya no me acuerdo de los pormenores del caso, pero en el aeropuerto de Barcelona, a un deportista olímpico español, o fue un golfista, le querían hacer pagar por entrar una medalla de oro.

  5. Con la cantidad de premios Nobel que viven en EEUU era para que estuvieran más entrenados.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Habría que darles algún que otro cursillo, pero no de «la velocidad de expansión del universo» que igual se apuntan a invadir Europa, sin saber por supuesto donde se encuentra.

  6. Laura. M dijo:

    En todos laos hay cazurros, y ahí no iban a faltar 😉
    Un beso.

  7. En ese aeropuerto deben colocar lo más granado de su funcionariado.

Los comentarios están cerrados.