Mary Anning

Mary Anning

Google con un nuevo doogle, nos recuerda el 215 aniversario del nacimiento de Mary Anning y nos llena la casa de fósiles ya que Mary Anning, se dedicaba a la venta de sus hallazgos a los turistas.

– Jubi, pero nos quieres contar primero quien era esta mujer?

Retrato de Mary Anning con su perro Tray, pintado antes de 1842.¿No la conoces? Perdona te la presento. Mary Anning (Lyme Regis, 21 de mayo de 1799 – Lyme Regis, 9 de marzo de 1847) fue una paleontóloga, coleccionista y comerciante de fósiles inglesa, conocida en todo el mundo por los numerosos hallazgos de importancia que realizó en los lechos marinos del período Jurásico en Lyme Regis donde vivía. Su trabajo contribuyó a que se dieran cambios fundamentales a principios del siglo XIX en la manera de entender la vida prehistórica y la historia de la Tierra.

En 1800, cuando tenía 15 meses de edad, se produjo un acontecimiento extraordinario. Anning se encontraba en los brazos de una vecina, Elizabeth Haskings, junto con dos amigas bajo un olmo viendo un espectáculo al aire libre, cuando un rayo cayó sobre el árbol. Las tres mujeres fallecieron en el acto, pero el resto de espectadores se dieron cuenta de que la niña estaba aún con vida y la llevaron rápidamente a casa.

La chica, dice la leyenda, salió de la emergencia eléctrica gateando, más vivaz que nunca. Según su familia era desesperadamente pobre: el padre, Richard ebanista y colector de fósiles. Convivían con él su mujer, la pequeña Mary y otros 9 hermanos, de los que solo quedó el pequeño Joseph. La niña cambió a partir del “incidente”: parecía más inteligente que lo habitual. Su rareza empezó a asomar a los siete años, cuando solía perderse tardes enteras y volver a casa sucia, con un botín de piedras y huesos que muchas veces la superaban en tamaño.

Placa azul situada en el lugar donde Mary Anning nació, que reza: «MARY ANNING 1799-1847; la famosa paleontóloga nació aquí en una casa en el lugar del Museo de Lyme Regis. Fue su casa y tienda de fósiles hasta 1826.»A la derecha, placa azul situada en el lugar donde Mary Anning nació, que reza: «MARY ANNING 1799-1847; la famosa paleontóloga nació aquí en una casa en el lugar del Museo de Lyme Regis. Fue su casa y tienda de fósiles hasta 1826.»

Cuatro años después, en 1810, su padre murió de tuberculosis, dejando a su familia con deudas y sin alquiler que contribuyera al sostenimiento de la familia, así que Mary buscó la manera de volver rentable su extraño pasatiempo, que también había heredado el resto de la familia. Los acantilados de Lyme Regis son ricos en fósiles espectaculares de los mares del período Jurásico. Se calzó los pantalones de la casa y con sólo once años se convirtió en una experta negociadora. Se pasaba día y noche con su martillito, su canasta de mimbre y su perro, caminando por playas y acantilados para recoger (y analizar) cuanta piedra brillante y fósil maltrecho encontrase, siempre con la misma idea fija en la cabeza: venderlos al día siguiente al primer turista despistado con el que se cruzara, y así sostener a su familia.

Cráneo de un ictiosauro

Dibujo de un artículo de 1814 de Everard Home para la Royal Society mostrando el cráneo de un ictiosauro encontrado por los Anning.

En 1818 Anning captó la atención de Thomas Birch, un acaudalado coleccionista de fósiles, cuando le vendió otro esqueleto de ictiosausrio. Un año más tarde, preocupado por la pobreza de la familia Anning (era tal que se encontraban hasta el punto de tener que vender sus muebles para saldar sus deudas), Birch organizó una subasta pública de su propia colección de fósiles y dio lo recaudado (unas 400£) a los Anning. Además de proporcionar el tan necesitado dinero, la subasta aumentó la reputación de la familia Anning dentro de la comunidad geológica.

En 1830, debido a la crisis económica en Gran Bretaña, que redujo la demanda de fósiles, unido al largo tiempo que transcurrió entre los principales hallazgos, Anning estaba teniendo dificultades financieras de nuevo. El geólogo Henry de la Beche la ayudó realizando un encargo a Georg Scharf que consistía en hacer una impresión litográfica a partir de su pintura en acuarela Duria Antiquior, la cual retrata la vida en un Dorset prehistórico, basado en gran medida en los fósiles que Anning había encontrado.

litografía Duria Antiquior

La litografía Duria Antiquior, realizada por Scharf basada en la acuarela original de De la Beche.

De la Beche vendió copias de los impresos a sus compañeros geólogos y otros amigos ricos y donó el dinero recaudado para ella. Se convirtió en la primera escena del tiempo profundo en recibir una amplia difusión. En diciembre de 1830 finalmente hizo otro gran hallazgo: el esqueleto de un nuevo tipo de plesiosaurio, que se vendió por £200.

La llamaron de todo: “princesa de la paleontología”, “una muy inteligente y graciosa criatura”… Sin embargo, el título más recordado es el de “la más grande fosilista que el mundo haya conocido”.
Así fue como a partir de 1838, Mary Anning recibió una pensión anual de la Asociación Británica para el Progreso de la Ciencia y en julio de 1846 pasó a formar parte de la Sociedad Geológica en reconocimiento a los servicios prestados a los geólogos del mundo. (La organización no volvería a admitir a otra mujer hasta 1904).

En marzo de 1847 Anning murió de cáncer de mama; tenía 47 años de edad. Su trabajo se había reducido durante los últimos dos años de vida a causa de la enfermedad. Como algunos vecinos malinterpretaron los efectos de las dosis crecientes de láudano que estaba tomando para el dolor, se rumoreó en Lyme que estaba bebiendo.

Tras su muerte, su amigo Henry de la Beche, ahora presidente de la Sociedad Geológica de Londres, escribió un panegírico que leyó en una reunión de la sociedad y fue publicado en sus transacciones trimestrales. Tales elogios fueron un honor que normalmente sólo era concedido a los miembros de la sociedad y Anning fue la primera mujer en recibirlos. (La sociedad no admitió mujeres como miembros hasta 1904.) El panegírico comenzaba así : No puedo cerrar esta noticia de nuestras pérdidas por la muerte sin publicidad a la de alguien, que aunque no pertenecía incluso a las clases más acomodadas de la sociedad, tenía que ganarse su pan de cada día con su trabajo, sin embargo contribuyó con su talento e incansables investigaciones en no poca medida a nuestro conocimiento del gran Enalio-Saurios y otras formas de vida orgánica enterrada en las cercanías de Lyme Regis […]

Fuentes consultadas :
Wikipedia
Rincón del vago
Imágenes de Wikipedia de dominio público.

Esta entrada fue publicada en Google y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Mary Anning

  1. Genín dijo:

    Una forma curiosa de ganarse la vida, vendedora de fósiles, nunca lo hubiera pensado…
    Salud

    • unjubilado dijo:

      Genín Ahora, al menos en España y siempre que fueran importantes, está prohibida la venta y comercialización de fósiles. En España muchos yacimientos y fósiles, como integrantes del patrimonio geológico, están protegidos de forma directa o indirecta por múltiples normativas: la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y la biodiversidad, la Ley 45/2007 para el desarrollo sostenible del medio rural y la Ley 5/2007 de la Red de Parques Nacionales, muchos fósiles son bienes de interés cultural y su compra y venta está prohibida.
      Saludos

  2. Ester dijo:

    No la conocía, bueno no sabía nada de ella, he leído atentamente lo que nos has contado y me parece una historia curiosa, no se si el merito era de ella o del mecenas, pero supo vivir y ganarse la vida. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      Ester Según iba transcribiendo, me aparecían imágenes en mi subconsciente de las mariscadoras gallegas que tienen que ir todos los días a los arenales de la playa a recoger el poco marisco que sigue existiendo y además volver a casa a trabajar en la mal llamada profesión “sus labores”
      Un abrazo

  3. Magda dijo:

    Muy interesante, Jubi, no conocía esta historia. La ilustración, preciosa.

  4. Jesus dijo:

    Como tu has dicho, ahora la meterían en la carcel. No le quito méritos, pero la necesidad fue la que la hizo experta en lo unico ques abia hacer para subsistir.

    • Jesus dijo:

      “sabia hacer”

      • unjubilado dijo:

        Jesus Gracias por la corrección, aunque se veía perfectamente donde tenía que estar el espacio entre palabras.
        Era lo que había aprendido y lo que sabía hacer, pero Mary Anning no se limitó a recoger y vender, también analizaba huesos y piedras, reconstruyendo esqueletos completos, tanto es así que se hizo relativamente popular entre los paleóntologos de su tiempo, bien es verdad que inicialmente la ayudó Thomas Birch.
        Concluyendo, tuvo suerte y mucha inteligencia por su parte.

  5. Ligia dijo:

    Yo tampoco conocía a esta señora. Una familia necesitada al fin y al cabo, que busca lo que sea para subsistir. Abrazos

  6. Calandra dijo:

    No le faltó ingenio y buena suerte, todo hay que decirlo, pues por el camino se encontró con gente dispuesta a ayudarla.

    • unjubilado dijo:

      Calandra Tuvo un poco de todo, desde el ingenio, la necesidad de subsistencia, pasando por demostrar que el “oficio” que había aprendido lo conocía de maravilla, hasta conseguir que una persona la ayudara en sus inicios.

  7. trimbolera dijo:

    Fue muy inteligente y supo sacar partido. Gran mujer, si señor.

    • unjubilado dijo:

      trimbolera En este caso todo fueron experiencias positivas. Excepto una muy negativa que no he comentado, en cierta ocasión, perdió la mayor parte de los ahorros de toda la vida, en una mala inversión, alrededor de 300 libras esterlinas.

  8. Laura. M dijo:

    Ingeniosa ella. Mujeres al poder.
    Un beso.

    • unjubilado dijo:

      Laura. M Hay muchas mujeres en esta vida que se quedan a la sombra y no se conoce nada o casi nada de ellas, no en vano hay ese dicho “detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer”
      Un beso

  9. Paula G. R. dijo:

    Pues en realidad describe la vida de una sobreviviente quien adquirió la pasión por los fósiles con los cuales se mantuvo y mantuvo a la familia ademas de incursionar en un mundo de hombres (en ese entonces) ganándose su respeto y demostrando el valor de la mujer en el mundo de la sabiduría y los negocios .

    • unjubilado dijo:

      Paula G. R. Totalmente de acuerdo contigo. Si en la actualidad las mujeres seguís en muchos casos discriminadas, para el acceso, por ejemplo a la dirección de las grandes empresas y en culturas más atrasadas, todavía hasta para conducir un coche (carro) , imagina hace 200 años.
      Saludos

  10. Además de todo lo dicho anteriormente, fue también una mujer que tuvo la suerte de tener su trabajo en su propio lugar de nacimiento.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Por supuesto, creo que en caso contrario con los medios de locomoción existentes en aquella época ni siquiera su padre podría haberse dedicado a enseñarle donde y como se recogían esos fósiles.

Los comentarios están cerrados.