Primer Viernes de Mayo en Jaca

O «La Victoria del Conde Aznar» (Leyenda)

Primer viernes de Mayo en Jaca
Pulsando en la imagen, nos trasladaremos a primera fila para contemplar la festividad

Mañana en Jaca (Huesca), se celebrará la festividad del Primer Viernes de Mayo que, según dice la leyenda, un ejército musulmán encabezado por cuatro reyes moros intentó conquistar y los jacetanos, dirigidos por el Conde Aznar I Galíndez, lucharon desesperadamente por evitar la derrota.

Nadie discute si es leyenda o realidad. Nadie cuestiona su origen porque, quizá, sea lo menos importante para una ciudad que se engalana con sus mejores ropajes cada primer viernes de Mayo para conmemorar la victoria de las huestes del Conde Aznar Galíndez sobre el moro invasor.

Desde entonces, cada primer viernes de mayo la ciudad revive el acontecimiento y cientos de ciudadanos se visten con trajes de la época para participar en un desfile multitudinario. En la fiesta conviven la realidad y la leyenda sin saber bien a qué ceñirse en cada episodio. Alfonso X «El Sabio» recogía el suceso en el IV Libro de su «Grande y General Historia», aunque no contribuía a disolver las dudas sobre la fecha exacta en que se produjo.

Diseño heráldico del Escudo de Aragón.La leyenda : Esta leyenda rememora la reconquista cristiana de Jaca en el siglo VIII, en la que la población se enfrentó a un gran ejército musulmán encabezado por cuatro reyes moros. Aquella victoria tuvo una trascendencia muy importante en la historia aragonesa, tanto es así que en el actual escudo de Aragón, uno de los cuarteles lo ocupan las cabezas de esos cuatro reyes vencidos.

Tras la reconquista cristiana de Jaca, comandada por el Conde Aznar en el año 758, los musulmanes decidieron recuperar esa plaza y sitiaron la ciudad con un ejército que superaba los 90.000 hombres (cifra que resulta del todo desproporcionada en relación con la población musulmana asentada en España en aquella época). Los cristianos compuestos por mas de 1.000 jacetanos (Tampoco parece creíble que más de mil jacetanos participasen en la batalla cuando apenas se contabilizaban doscientos fuegos hogareños en la ciudad), ante esa amenaza, en vez de esperar, decidieron salir a combatir, pero antes el conde y sus capitanes se reunieron a orar ante la imagen de la Virgen que salvaguardaban en la capilla del castillo.

Así atacaron una noche de tormenta el campamento musulmán cogiéndoles a traición, pero no acabaron con ellos y en poco tiempo volvieron al asedio de Jaca. De esta manera se reanudó el combate, una lucha cruenta en la que cada poco tiempo se veía cruzar entre los hombres una mujer coronada con un vestido blanquísimo y un niño en brazos, lo que los cristianos lo interpretaron como que la Virgen estaba con ellos. Al mismo tiempo, en Jaca la población que se había quedado en la ciudad fue a rezar ante la imagen de la Virgen y vieron alarmados como había desaparecido.

Entonces las mujeres se vieron obligadas a acudir en ayuda de los hombres, para ello, acudieron al campo de batalla armadas con lo que tenían en casa. Los rayos de sol se reflejaron sobre los cuchillos de cocina, los trozos de espejo y sobre las hojas de boj que las cubrían y los musulmanes pensaron que se acercaba un enorme ejército, huyendo aterrorizados. El regreso a Jaca, portando las cuatro cabezas de los jefes del ejército moro, se convirtió en una fiesta.

Himno de identidad de Jaca :

I
Arriba, bravos jacetanos.
Corred prestos a la pelea;
que miles de moros ufanos
buscan de Jaca la presea.
Cansad vuestros brazos de herir;
al invasor no deis cuartel;
con gloria vencer o morir;
conquistad el eterno laurel.
II
¡Arriba!, bellas jacetanas.
Dejad luego vuestras labores;
que bravas las huestes cristianas
luchan por Jaca con honores.
Huid moros, por el confín,
al resplandor de este tropel.
¡Victoria! es el grito viril
del valiente pueblo jaqués.

(A la Coda)
III
Ya vuelven huestes victoriosas.
Corred prestos a la muralla;
en lanzas las cabezas moras
dicen trofeos de batalla.
Mostrad vuestro aliento viril;
al Conde aznar debéis laurel;
con gloria proclama el clarín
el valor del pueblo jaqués.

(A la Coda)
CODA:
Jaca libre sabe vivir
a la sombra del monte Oroel.
¡Viva España! ¡Viva Aragón!
Marchad alegres sin desmayo;
celebrad el Viernes de Mayo;
unid progreso y tradición…
Guardad el secular laurel,
bravos, al vencer o morir.

Jaca libre sabe vivir
a la sombra del monte Oroel.

Fuentes consultadas :
Jaca.com
CAI Aragón
Identidad Aragonesa

Esta entrada fue publicada en Leyendas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Primer Viernes de Mayo en Jaca

  1. Ester dijo:

    A mi me da igual si es historia o leyenda, me ha encantado lo que cuentas y como un cuento lo he leído, con himno final y todo, será la luz de mayo o el desayuno, pero leerlo me ha parecido un regalo para empezar un mes tan bonito como es mayo. Saltos y brincos

    • unjubilado dijo:

      Ester Me alegra que te haya gustado, en el día del trabajo una batalla nunca viene mal, aunque sea entre moros y cristianos.
      Saltando que es gerundio, no vaya a ser que me confundan y me lleve los palos.

  2. Ahora ya se de donde viene que los Aznar y su partido nos traten tan mal a los de aquí abajo….

  3. Jesus dijo:

    Y porqué no tuvo que ser verdad, con el adorno de todas las leyendas no escritas.
    Viva Jaca.

    • unjubilado dijo:

      Jesus En primer lugar las cuatro cabezas de moro se atribuyen a otra leyenda, como nos comenta Una mirada… un poco más abajo, así que en lugar de cuatro, tendrían que ser ocho y eso casi corresponde con la campana de Huesca, aunque en este caso no eran musulmanes.

  4. El cuartel del escudo con las cuatro cabezas musulmanes se correspopnde con la batalla del Alcoraz que supuso la conquista de Huesca.

    De todas maneras, las conquistas a los bastiones musulmanes aragoneses hay que mirarlas siempre sin el menor cariz religioso. Nunca fueron batallas de musulmanes contra cristianos sino enfrentamiento de poderes; de hecho, los ejércitos musulmanes que defendían su hegemonía frente a los aragoneses, eran ayudados por ejércitos castellanos.

    Rodrigo Díaz, el tan glorificado Cid, no fue sino un mercenario que luchó junto a los ejércitos musulmanes con el mismo ímpetu que lo hizo en los cristianos. El rey árabe de Zaragoza lo tuvo en nómina. Cuando al de Vivar le ofrecieron más en el otro bando, cambió de señor y punto.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… Tienes razón, me sonaba que correspondía a la leyenda de San Jorge, pero no quise indagar para no tener que enmendar la plana a los que hablan de las cuatro cabezas en esta leyenda.
      Lo que si recordaba era que el primer cuartel corresponde a la leyenda de la Cruz del Sobrarbe.

  5. Genín dijo:

    A mi es que ese apellido me da un repelús terrible, una alergia galopante que paraliza mis ganas de leer sobre el 🙂
    Salud

  6. trimbolera dijo:

    Estamos en pleno desfile, almuerzos, canto del Himno, ruidos de petardos, disparos de trabucos y gente joven disfrutando, conmemorando y sobre todo compartiendo …

Los comentarios están cerrados.