El cuervo y la jarra

El cuervo y la jarra

Un cuervo que fallecía sediento vio una jarra, y esperando encontrar en ella agua, voló hacia allá con placer. Cuando la alcanzó, descubrió con pena que el nivel de su contenido no estaba a su alcance. Él intentó todo lo que podría pensar para poder llegar a donde se encontraba el nivel del agua, pero todos sus esfuerzos fueron en vano.

Por fin descubrió que coleccionando tantas piedras como él pudiera llevar, y dejándolas caer una tras otra con su pico dentro de la jarra, el agua subiría hasta llegar a poner su nivel dentro de su alcance y así pudo salvar su vida.

Así de sencilla en una fábula de Esopo titulada el «El cuervo y la jarra»

– Jubi y esto a que viene, te vas a convertir ahora en un cuentista?

Evidentemente no. Pero voy a utilizar mi vena científica para asegurar que hay cuervos que son capaces de hacer realidad esta fábula y utilizar la física de Arquímedes para alimentarse.

Que los cuervos están entre los animales más inteligentes del planeta ya lo sabíamos. La novedad es que su capacidad de razonamiento es similar a la de un niño de 7 años. Un equipo de investigadores acaba de demostrar que son capaces de obtener su recompensa utilizando principios básicos de la Física.

Los cuervos de Nueva Caledonia pueden entender cómo desplazar el agua para atrapar con el pico una recompensa que flota en el líquido, con el nivel de comprensión causal de un niño de 5 a 7 años de edad, según una investigación de un equipo de la Universidad de Auckland publicada en la revista PLoS ONE.

Para comprobarlo, el equipo sometió a un grupo de cuervos a una serie de pruebas de destreza. En una de ellas situaron un pequeño trozo de carne flotando dentro de dos tubos de ensayo, uno relleno de agua y otro relleno de arena. En ambos casos, los animales no alcanzaban la recompensa con su pico y tenían a su lado una serie de piedras o pequeños trozos de goma para poder alcanzar su objetivo. ¿Y qué sucedió? ¡Eureka! El resultado, como veréis en el vídeo, es que los cuervos utilizan las piedras para hacer subir el nivel del agua y llegar a su objetivo.

En cualquier caso, y para no asustarse demasiado, hay que destacar que los cuervos fracasaron en otras tareas más complejas, como entender el efecto que tiene la anchura del tubo o encontrar la conexión oculta entre tubos comunicantes. En estos experimentos, igualmente, los cuervos habían sido entrenados previamente en la tarea de depositar piedras en un mecanismo, por lo que el comportamiento no es del todo espontáneo (lo destacable es que sabían que objetos les irían mejor y cómo utilizarlos).

Fuentes consultadas : Voz pópuli y ABC

Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

26 respuestas a El cuervo y la jarra

  1. Carlos dijo:

    Y además la ley del mínimo esfuerzo, con cada piedra tratan de alcanzar el bocado. 🙂

    • unjubilado dijo:

      Carlos Nosotros echaríamos unas cuantas piedras y probaríamos, peor los cuervos deberán pensar «para que molestarme en echar más piedras si con las que llevo es más que suficiente» 😀

  2. Ester dijo:

    Con la mala prensa que tiene, a lo mejor ahora cambiamos de opinión. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      Ester Los animales tienen la opinión que nosotros les damos y tiene que venir un experto para hacernos cambiar la visión que tenemos de ellos.
      Abrazos

  3. Genín dijo:

    Yo en lo que estoy interesado es si van a acabar con los cuervos que nos gobiernan, autonomías incluidas 🙂
    Salud

  4. Magda dijo:

    «Nunca más, nunca más…» -dijo el cuervo.

  5. mjesus dijo:

    Tengo que reconocer su ingenio, fantastico, cada dia creo, que los animales nos ganan la partida.
    un abrazo

  6. Calandra dijo:

    Los humanos nos creemos tan listos que damos por hecho que los animales son tontos de remate.

  7. Nélida dijo:

    Increíble.
    Me sorprendió la capacidad de aprendizaje y razonamiento que tienen. No conocía esos datos.
    Gracias por compartirlo, un post muy interesante.

    Abrazo, Jubi.

    • unjubilado dijo:

      Nélida En alguna ocasión los animales irracionales, nos dan muestras de mayor raciocinio que los humanos, por ello me gustó esta demostración.
      Un abrazo

  8. Laura. M dijo:

    Si que son listos, con lo mal mirados que están.
    Un beso.

    • unjubilado dijo:

      Laura. M Tienen mala fama y sin embargo son fieles a su pareja, que permanecen juntas toda su vida, son omnívoros; el cuervo común es extremadamente oportunista, alimentándose de carroñas, de insectos, de residuos alimentarios, de cereales, de frutas bayas, y similares y pequeños animales. Se han observado varias demostraciones notables de resolución de problemas en esta especie, lo que hace pensar que el cuervo común es muy inteligente.
      Besos

  9. Más listos que el hambre, que se dice…
    A los animales no hay que infravalorarlos nunca; algunos demuestran ser bastante más despiertos que muchos seres humanos.

    • unjubilado dijo:

      Una mirada… Tienes toda la razón, yo he tratado con un par de perros cazadores, varios gatos, caballerías, yeguas, recrios, machos y mulas y una vez que les has enseñado algo (era una de mis distracciones favoritas en Bailo) hacían lo que les habías enseñado, antes de tenérselo que repetir, repetían lo que les habías adoctrinado.

  10. ¿Saben jugar a las maquinitas? Pues un niño de 5 o 7 años sí sabe.

  11. unjubilado dijo:

    Senior citizen Y manejar un móvil de última generación con pantalla táctil (me niego a llamarlo smartphone), ¿por que te crees que el teclado virtual es tan pequeñito?, por que para ellos con el pico todavía les sobra tecla por todos los lados.

  12. Rosa María dijo:

    Inteligente el cuervo… En la naturaleza siempre hay que ingeniárselas para sobrevivir. Beso

Los comentarios están cerrados.