Las sábanas de la vecina

sabanasUna pareja de recién casados, se cambió a un barrio muy tranquilo de la ciudad. Todo era nuevo para ellos y observaban con curiosidad cuanto había a su alrededor.

La primera mañana en su nueva casa, mientras tomaban café, la mujer vió a través de la ventana, que una vecina colgaba sábanas en el tendedero. Con una media sonrisa le comentó a su marido:

– ¡Qué sabanas tan sucias cuelga la vecina” Ojalá pudiera enseñarle a lavarlas mejor, o recomendarle mi detergente de la ropa. No la conozco demasiado, pero debería buscar la forma de acercarme sin ofenderla y ayudarle a tener sus sábanas mejor.

El marido la miró con una sonrisa, sin contestarle.

Y así, cada dos o tres días, la mujer repetía su discurso, mientras la vecina tendía sus ropas al sol y al viento, ajena a su observación. Para ella casi se estaba transformando en una obsesión. Seguía pensando en su vecina y en cómo ayudarle a mejorar la limpieza de sus sábanas.

Un día, la mujer se sorprendió al ver a la vecina tendiendo las sábanas muy muy limpias. Le contó a su marido con alegría:

– ¡Qué te parece! La vecina aprendió a lavar la ropa. Parece que no era solo a mí a quien le llamaba la atención. ¿Le habrá enseñado otra vecina?

Esta vez el marido sí le respondió: – ¡No, hoy me levanté más temprano y limpié los cristales de nuestra ventana !

Moraleja : A veces criticamos algo que desconocemos, sin saber que quizás los que estamos mal somos nosotros. Todo está en el color del cristal con que se mira.

Recibido por correo. Gracias Luis.

Esta entrada fue publicada en Desclasificados y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Las sábanas de la vecina

  1. Jesús dijo:

    La viga en propio ojo, así es la vida. Una buena ocasion para haber callado.

  2. No puede ser más cierto.

    • unjubilado dijo:

      Senior citizen Me ocurre a mi con una de las ventanas de la buhardilla, que para limpiar los cristales me tengo que subir a un escalera, y darle la vuelta a la ventana para poder acceder a la parte exterior, así que esa limpieza la hago una vez al año, pero para evitar que yo no vea bien el cielo por culpa de la suciedad (nadie más suele subir) , tengo una persiana gradulux por dentro siempre echada.

  3. mjesus dijo:

    por eso siemptre, siempre, antes de hablar, piensa.
    De ahi viene el critica mucho, es para que ni vean, lo tu tienes.
    un abrazo Jubi

  4. Ester dijo:

    Hablamos antes de pensar, y nunca la culpa es nuestra. Muy buena la historieta. Abrazos

    • unjubilado dijo:

      Ester La historieta es ficticia, pero seguramente se puede aplicar a muchas personas, vemos mucho mejor los errores ajenos que los nuestros.
      Un abrazo.

  5. Calandra dijo:

    Eso le pasa por cotilla.

  6. Laura. M dijo:

    Muy bueno… Por qué somos tal mal pensados…
    Un beso

    • unjubilado dijo:

      Laura. M Por varios motivos, en primer lugar por que dicen que «Piensa mal y acertarás» además solemos ver los errores ajenos, pero no nos fijamos en los nuestros.
      Un beso.

  7. Vamos, que en casa de ese matrimonio el siempreamanecía con niebla.

    • Buf…
      Quería decir que en casa de ese matrimonio el día siempre amanecía con niebla.

      • unjubilado dijo:

        Una mirada… Te había entendido, a mi me ocurre si subo a la buhardilla, y lo hago muy a menudo, es rara la vez que veo un cielo despejado, la explicación se la he dado a Senior citizen, claro que mis vecinos (tordos, palomas, picarazas y gorriones no se suelen quejar) y de vez en cuando suelo abrir y cerrar de golpe una de las ventanas, para evitar que las palomas aniden y obstruyan los desagües, con el golpe salen despavoridas.

  8. Sex Shop dijo:

    Muy buenooooooooooo!!!!!!!!!!!

Los comentarios están cerrados.