Reconociendo la profesión

Un señor que va en coche se percata de que está perdido, maniobra y pregunta a un peatón en la calle:

– ¡Disculpe!, ¿podría usted ayudarme? He quedado a las 14:00 con un amigo, llevo media hora de retraso y no sé dónde me encuentro!

– Claro que sí -le contesta- se encuentra usted en un coche, a unos 7 Km. del centro de la ciudad, entre 40 y 42 grados de latitud norte y 58 y 60 de longitud oeste.

Es usted funcionario, ¿verdad? -dice el del coche.

Sí señor, lo soy. ¿Cómo lo ha adivinado?

Muy sencillo, porque todo lo que me ha dicho es “técnicamente correcto”, pero “prácticamente inútil”: continuo perdido, llegaré tarde y no sé qué hacer con su información.

Usted es político, ¿verdad? -pregunta el de la calle.

– En efecto -responde orgulloso el del coche- ¿cómo lo ha sabido?

– Porque no sabe dónde está, ni hacia dónde se dirige, ha hecho una promesa que no puede cumplir y espera que otro le resuelva el problema. De hecho, está usted exactamente en la misma situación que estaba antes de preguntarme, pero ahora, por alguna extraña razón parece que la culpa es mía.

Visto en la red.

Esta entrada fue publicada en Humor y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Reconociendo la profesión

  1. Genín dijo:

    jajajaja Si, es bueno…
    Salud

  2. Ligia dijo:

    La purita realidad, ja, ja… Abrazos

  3. Ester dijo:

    Muy bueno . Abrazos saltarines que me encuentro entre cajas vacías de juguetes que ya no están en mi casa, zapatillas solteras debajo del sofá, restos de roscon sin sorpresa y ….

  4. trimbolera dijo:

    Muy bueno …
    Ya has terminado de organizar el jardín ??
    Has tenido un tiempo ideal.

  5. Leodegundia dijo:

    🙂 Creo que ambos se definieron a la perfección.

  6. Tawaki dijo:

    ja,ja, hay que reconocer que somos geniales inventando chistes. Yo me lo sabía con un consultor, que para el caso se parece a un político.

  7. 🙂 🙂 🙂 Qué bueno.

  8. Jesus dijo:

    Y donde estaba? …

  9. Chela dijo:

    Sabes que leo hacia atrás cuando tardo en visitar. He llegado hasta aquí, y me hizo mucha gracia este chiste tan “real”, como lo son casi todos.
    Los funcionarios son técnicos y cumplen con su trabajo, lo malo es que quienes tienen que dirigir (los politicos) no saben nunca a donde van, no tienen claro los objetivos, y si lo saben les faltan las cualidades para conseguirlo.
    Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.