La Siesta

Como todos sabemos la siesta en un deporte placentero después de la comida, pero que no todos pueden permitírselo.

La Siesta

Pulsar con cuidado en las imágenes para no despertarla.

En Zaragoza hay una mujer que desde el año 1963 lleva acostada y dormida, día y noche, y no despierta pese a las obras y la circulación existente, inicialmente se encontraba al comienzo del Paseo de la Constitución, pero al construir el monumento homónimo, fue desalojada (mira ya existían los desahucios), al inicio del Paseo de Sagasta.

Futuro incierto tras medio siglo de «siesta»
Los años han dejado huella en la escultura «La Siesta», en el paseo de Sagasta. El Ayuntamiento estudia tapar sus grietas o salvaguardarla en un lugar cerrado. (En las imágenes ampliadas, fijaros principalmente en las piernas y el brazo)

Es testigo muda de las idas y venidas de los zaragozanos. Desde su discreto y casi oculto reposo entre la vegetación, en el cruce entre Sagasta y Gran Vía, duerme desde hace casi medio siglo esta mujer, que ha sufrido en silencio el paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas de la capital aragonesa. Pero después de tantos años de silencio, ahora se intenta hacer oír.

Decenas de grietas surcan desde hace tiempo la escultura «La siesta» de Enrique Galcerá, con pinta de poder resquebrajarse en cualquier momento. Ante su deterioro evidente, el Ayuntamiento de Zaragoza busca una solución para esta muestra presente del patrimonio zaragozano y que fue premiada en la II Bienal de Pintura y Escultura de Zaragoza. «El problema de estas esculturas es que están labradas en un material muy frágil y le ha afectado la exposición al aire libre y al clima de la ciudad», explicó el director general de Cultura, Antonio Mostalac.

La Siesta

Autor : GALCERÁ, Enrique(Escultor)
Emplazamiento : Inicio de Paseo Sagasta
Materiales : Piedra
Cronología : 1963
Promotor : Donada por el escultor a la ciudad de Zaragoza
Propietario : Ayuntamiento de Zaragoza
Crónica : Obra galardonada por la Diputación de Zaragoza con la medalla de plata en la Bienal de Pintura y Escultura “Premio Zaragoza” de 1963 y donada posteriormente por el artista a la ciudad.
Comentarios : Sobre un pedestal de sección rectangular se sitúa la figura de una joven campesina con pañuelo en la cabeza y sucinto vestido que deja sus brazos y piernas al descubierto, apoyando su cabeza sobre un haz de mies con los ojos cerrados.

Obra de corte clasicista por la temática y estilo en el que el escultor ha introducido cierta dosis de modernidad en el tratamiento de las vestimentas, insinuadas únicamente por la simulación de varios pliegues, y en la frescura y espontaneidad con la que la muchacha ha sido captada. Una escultura, en suma, cuyos referentes artísticos debemos buscarlos en el mediterraneismo catalán de comienzos del siglo XX por la volumetría y temática de sus producciones teniendo a Enrique Casanovas y José Clará como los máximos representantes de esta tendencia.

Fuentes consultadas :
Ayuntamiento de Zaragoza
Heraldo de Aragón
Google Maps

Esta entrada fue publicada en Arte urbano y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a La Siesta

  1. trimbolera dijo:

    De verdad que es perfecta la postura, me encanta.

  2. unjubilado dijo:

    trimbolera Y una ventaja añadida, desde que se echó a dormir no envejece.

  3. Ligia dijo:

    Ni el agua, ni el sol, ni el viento, que no la toquen aunque al aire libre esté…
    Abrazos

  4. unjubilado dijo:

    Ligia Si no la restauran, creo que no durará mucho, se está tragando todas las obras del tranvía.
    Un abrazo y feliz vacaciones.

  5. Genín dijo:

    Pues no se porque, sabiendo que va a estar a la intemperie no usan materiales adecuados para que no se deteriore…
    Salud

  6. unjubilado dijo:

    Genín Me imagino que una razón es el precio, creo que es más barato hacerlo en piedra que en bronce y es este caso otra razón, nadie le encargó la estatua a su creador, Enrique Galcerá, fue él, el que la donó al ayuntamiento.
    Saludos

  7. Leodegundia dijo:

    Es una bonita estatua que tienen una cara con una expresión muy placentera. Espero que tomen las medidas para que no se deteriore más.

  8. Me temo que con tanta siesta se le está poniendo un poco gordo el «pandero»….

  9. unjubilado dijo:

    Leodegundia Por las estatuas que nos has ido mostrando en tu blog y por las que yo voy viendo en Zaragoza, observo que en tu tierra las conserváis mucho mejor, las tenéis limpias y pulidas, en Zaragoza todas ellas si son de hierro están oxidadas y si son de bronce se les forma una pátina en las partes bajas que da pena verlas, incluso en muchos casos con excrementos de aves en la cabeza que no se lo limpia nadie.

    Senior citizen Me permites que haga un chiste fácil y un poco picante? Si?
    Quería decir que estando acostada durmiendo no le engordará nada, lo malo, -o lo bueno, depende del punto de vista- es cuando esté acostada, pero sin dormir, entonces corre el riesgo de que le engorde otra cosa.

  10. ¿Tú le ves aspecto de querer complicaciones? Con lo a gusto que está la criatura…

  11. unjubilado dijo:

    Senior citizen La verdad es que pese a estar dormida tiene una cara de felicidad asombrosa, incluso yo diría que está soñando con algo encantador ya que -al menos a mi me lo parece- está insinuando una sonrisa.

  12. cantueso dijo:

    Sí que es muy bonita la figura, y los desperfectos en la piedra se pueden arreglar. Incluso creo que la piedra, que parece porosa, se puede impermeabilizar. Para que no salga muy caro, hay que preguntar donde fabrican las lápidas para las tumbas. Allí saben de todo, saben arreglarlo todo.

  13. unjubilado dijo:

    cantueso Me imagino que efectivamente el arreglo no debería de ser muy costoso, pero el trabajo cuando lo hagan no lo hacen para un particular, que presumiblemente le cobrarían menos, lo hacen para un ayuntamiento que como no es el dinero de ellos, no creo que les importe mucho el precio.

Los comentarios están cerrados.