Ojeando

Ojeando– ¿Qué haces Jubi mirando por todos lados?

Estoy ojeando los periódicos, mirando si he tenido algún comentario, viendo los correos recibidos, visitando los blogs que han actualizado…

Por cierto acabo de leer una noticia que me ha dado una alegría enorme.

Diez detenidos por estafar 800.000 euros a internautas por correo ‘phising’

Pero yo no los mandaría a la cárcel, los haría trabajar para que devolvieran ese dinero a los afectados, una vez hecho esto, la cárcel sería buen lugar para ellos.

Los arrestados, de origen rumano, enviaron los correos a través de la Red suplantando la página de un servicio público y otra de una empresa de envío internacional de dinero para obtener miles de identidades con las que realizar compras, crear perfiles en portales de subastas, abrir cuentas bancarias o contratar servicios.

Otro de sus mecanismos para obtener identidades era la publicación en Internet de anuncios de falsas ofertas de trabajo y también creaba páginas de tiendas virtuales ficticias, donde exponían ofertas de productos que tampoco llegaban al comprador.

Podéis leer la noticia completa en El Mundo.

Esta entrada fue publicada en Anotaciones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ojeando

  1. Jubi, no, no estoy de acuerdo, no han sido estafados, lo que han sido los estafados por ellos mismo, porque ellos han recibido un correo y han querido comprar duros a tres pèsetas y todos sabemos y mas los que tenemos internet que eso no e sverdad han queridio estafar y han salido estafado, pues nada que se aguanten y asi cuando otra vez reciban esos correos se asegurarhn si los manda hacienda, so los manda su banco, si etyc.etc Como creer esdas historietas de las herencias?
    Jubi, que ya somos mayorcitos

    Un saludo

  2. unjubilado dijo:

    Francha En parte tienes razón, pero hay mucha gente que no tiene ni idea de internet y el ordenador lo utiliza, para mandarse correos.
    Tengo a varios conocidos en este caso.
    Además con la crisis las ofertas de trabajo, son muy apetecibles para los parados, y si a esto añades que creaban tiendas virtuales y sus productos nunca llegaban al comprador…
    Piensa que hay gente que se acerca a los cibercafés o locutorios para conectarse a internet y buscar ofertas de trabajo.
    Además ¡qué narices! para evitar que nos inflen con correos spam.
    Francha, no todos somos tan expertos como tu.

    Lo dicho, primero a trabajar, luego a la cárcel y mientras tanto a los afectados que les vayan dando cursillos de internet

    Un abrazo

Los comentarios están cerrados.