Viajando

Fragmentos de murallas

En un privilegiado entorno natural, el restaurante Lago en Segovia, ofrece a los visitantes un ambiente relajado, rodeado de jardines. Fundado en 1971, hoy en día es un punto de referencia y reunión para los amantes de la buena cocina.

Especialidades: Judiones de la Granja, rodaballo y lubina, cordero y cochinillo.

Desde Santurce a Bilbao
vengo por toda la orilla,
con la falda remangada…

¡¡ Qué fallo!! quería decir:

Desde Zaragoza a Segovia,
voy pensando en la comida,

cochinillo fresco,
y más de una bebida.
Voy deprisa y corriendo,
a lomos de mi coche,
voy soñando,
iremos por la noche,
saldremos al mediodía,
pero lo que nadie me quita,
es pensar en la comida.
¡¡Quién paga!!
el cochinillo, la comida,
y el resto de la bebida.


Comida

Como colofón, a las mujeres les regalaron un precioso «acondicionador de aire manual» -léase abanico- y a los hombres unos mecheros y varios chupitos de licor, de los que también participaron las mujeres.

– Jubi, no pretenderás dar envidia a los visitantes.

No, de verdad, en Zaragoza y en general en todo Aragón podemos comer de maravilla y si queremos tapear, los visitantes comentan que es una comunidad en la que las tapas son realmente fabulosas.

Esta entrada fue publicada en Desclasificados y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.