Viajando en avión

Hace unos días viajaba en avión hacia «donde todos los caminos conducen a Roma».

A ir tenía la cámara guardada en el equipaje, no la pude sacar, pero a la vuelta me permití hacer alguna foto.

Informando

En una de ellas se observa a un azafato que nos explica como debemos de comportarnos en caso de accidente.

Yo estaba pensando: -Si tenemos que utilizar las máscaras de oxígeno, doblarnos con la cabeza entre las piernas, coger el salvavidas, mejor que abandonemos todo y pensemos nos ha tocado la mala suerte, en medio del Mediterráneo encontrareís mis restos.

Cuando nos sugerían algún aperitivo o bebida, se oye un Ding, Dong, el azafato que nos estaba hablando nos indica que el comandante informa que llegamos a una zona de turbulencias que por favor nos abrochemos los cinturones, él hizo lo mismo.

Observé a personas nerviosas que volvían a sus asientos, otros españoles comentaban que menudo viaje se nos avecinaba…


En mi caso seguía pensando que simplemente era un malestar pasajero, al igual que cuando circulas con un coche y hay una señal que te indica: Zona de baches, circular con precaución.

ala de un avión

Yo atado a mi asiento me permití fotografiar el ala izquierda del avión que nos conducía a Zaragoza.

Avión en la pista

Luego me enteré que viajaba como la reina Sofía.

Claro que al aterrizar solamente me esperaba uno de mis hijos, para llevarnos a casa.

Post dedicado a Carlos «Alas de Plomo», para que no nos meta tanto miedo a viajar en los aviones. Sigo opinando que es el mejor y el más seguro medio de viajar.

Me hubiera gustado fotografiar cuando los flaps, y los frenos aerodinámicos se iban abriendo y las alas parecía que se estaban descuajaringando, pero me dediqué a contemplar los accesos a Zaragoza.

Si pulsáis en las imágenes las veréis agrandadas.

Tags: ,

Esta entrada fue publicada en Anotaciones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Viajando en avión

  1. carlos dijo:

    Gracias por la dedicatoria, Jubi. Pero yo creía que lo que hacía era quitar el miedo a volar…y no meterlo.
    En fin, tendré pues que empezar a mentir…

  2. M.Eugenia dijo:

    No hay que preocuparse, sigue siendo el medio mas seguro, claro que yo me he montado en mas de un cacharro que parecía una patera con alas.Solo tuve un poco de miedo cuando volvía de Damasco ya que justo antes de empezar a despegar el avión, el pasajero que tenía al lado sacó un Corán y lo empezó a recitar en voz alta, después me dí cuenta que lo que tenía era pavor a volar.
    Saludos

  3. unjubilado dijo:

    Carlos No mientas, pero todas las siglas que nos muestras hace que tengamos un cierto respeto a los vuelos, ello me ha hecho publicar otro post en clave de humor.

    M.Eugenia Efectivamente es el medio mas seguro, yo no tenía el Corán ni tampoco la Biblia, pero saqué un libro -de ciencia ficción- que estaba leyendo, y no por miedo, por pasar de manera mas agradable esas dos horas de trayecto.
    Un abrazo

  4. Nalda dijo:

    Yo tengo un truco infalible para no darle vueltas a la seguridad de los aviones cuando viajas en uno: dormirme. Tal cual. O bien sobre la bandeja para la comida (corriendo el riesgo de sufrir problemas cervicales), o recostando la cabeza en el sillón o en la persona que tengas al lado (mejor si es conocida!).

    La próxima vez… ya me dirás si te funciona. Besos

  5. unjubilado dijo:

    Nalda No me gusta dormirme cuando voy en un medio de locomoción, me pierdo los paisajes, y en el caso del avión las nubes, y si estoy en una ventanilla, la tierra, el mar, los barcos…
    Claro que si tengo una guapa mujer al lado, igual procuro recostar la cabeza, aún sabiendo que me va a dar un cachete.
    Besos

  6. En esa compañía viajé yo a Milán y no está mal, lo que pasa que por mi estatura 1’97 cm las piernas me rozaban un poco con el asiento de delante, pero bueno, en general no estuvo mal.

Los comentarios están cerrados.