B.I.R. de Sidi Ifni (2ª parte)

BIR

Como decía en la primera parte.

A los quince días pudimos salir del BIR… a dar nuestro primer paseo, se nos advirtió que no fuéramos hasta el pueblo ya que todavía no sabíamos saludar bien. (La puerta de la imagen corresponde al Sáhara, pero debían de utilizar el mismo molde ya que eran iguales). Pues bien fuimos al barrio moro que estaba en las proximidades, a comer algo distinto del rancho que nos preparaban, y a la mayoría nos apetecía tortilla de patatas. Menos mal que los escrúpulos ya los habíamos perdido por el camino, puesto que lo primero que vimos fué pelar las patatas en un orinal descascarillado posiblemente recogido en el basurero. Así que mirando para otro lado esperamos con impaciencia nuestra tortilla de patatas, que por cierto estaba riquísima.

A los pocos días por megafonía pedian voluntarios para escribir a máquina, a mí me hacia ilusión poder practicar ya que había aprendido el método ciego y no quería olvidarlo, pero el auxiliar que teníamos en la tienda nos aconsejó que no fuéramos. Tenía razón les dieron una escoba y a «escribir» por el suelo dejando el patio de armas impecable.

El sargento dice: ¡Dos soldados voluntarios que sepan música!
-¡Nosotros mi sargento!
Pues a bajar del quinto piso el piano del general.

Practicamos el tiro al blanco con el mosquetón (arma larga de fuego, pero más corta que el fusil, reglamentaria en el ejército español; por lo menos entonces). Disparamos desde 25, 50 y 100 metros, de pie, de rodillas y tumbados, yo era de los normalitos, pero tenía a mi lado a un compañero que no daba ni una, ¡hasta se le llegó a quejar un pájaro que pasaba volando en esos momentos!. Un sargento le preguntó que por donde miraba. -El le contestó que a la mira y al blanco, cuando le aclaró que tenia que mirar al alza, a la mira y al blanco, ya no falló ni un solo disparo, incluso consiguió ser tirador de primera (le dieron un fusil nuevecito con mira telescópica).

En estas prácticas vi dar más tortazos y patadas que en el resto de la mili. Cuando a algún soldadito le fallaba el arma, sin dejar de apuntar al blanco tenía que levantar la mano; pero a veces se giraba totalmente para decir que le estaba fallando la escopeta, poniendo en riesgo a los demás, cuando dejaba el arma en el suelo ¡¡¡Plasss!!!, tortazo, patada o lo que fuera.

Un sargento le dice a los soldados: ¡Soldados, presenten armas!
Y uno de ellos le dice:
Hola, mucho gusto, le presento a mi fusil.

En una ocasión tuvimos un siroco que hizo subir la temperatura a 48º a la sombra y más de 60º al sol, con deciros que al centinela que estaba en la puerta, que se le hacía el relevo cada dos horas, se le sacó una silla y los de la guardia se iban turnando cada media hora.
En el palo de las tiendas de campaña teníamos un artilugio para sujetar cuatro velas, estas terminaron en posición vertical mirando hacia abajo y sujetas únicamente por la mecha. (Por supuesto no se nos permitía ducharnos, la llave general de paso estaba condenada con un candado).

Otro día me tocó el oficio de basurero, los cubos de basura se iban echando en un camión y de ahí al vertedero. Nunca jamás me sentí más desmoralizado, se me cayó el alma a los pies viendo que media docena de moras con dos o tres chiquillos de 5 o 6 años recogían parte de los desperdicios que nosotros con cuidado íbamos echando fuera del camión, hasta que el encargado de la basura enfadado (era moro) nos cogió una pala y echando la porquería por encima de las cabezas de las mujeres nos dijo ¡¡¡Así coño, así!!!.

Quería haber finalizado el artículo con la Jura de Bandera, pero no recuerdo absolutamente nada de ella, excepto que al final del día con otro soldadito de unos 30 años, -había ido pidiendo prórrogas hasta terminar la carrera de abogado- casi llorosos nos tratábamos de consolar mutuamente por la falta de familiares y amigos.
(La imagen está sacada de la página de la Asociación de amigos de Sidi Ifni)

Ya teníamos licencia para matar… por la patria, para morir la habíamos tenido siempre.

Toque de Oración por la Banda de la Academia General

Caballeros legionarios

Actualización (9/4/2008): La página original de las dos marchas ha desaparecido

Al día siguiente salieron nuestros destinos… pero eso será otra pequeña historia.

Esta entrada fue publicada en Mili y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

54 respuestas a B.I.R. de Sidi Ifni (2ª parte)

  1. hola.,soy jesus tortola.estuve en 2ºtabor 8ºcompañia.,hera cabo de gastadores y tambien estube es la caseta de tiradores en las fiestas del pueblo.,y corri toda la montaña.,en fuerte ventura que estaba la plana mallor del tabor.,tube amigos que los recuerdo con cariño uno hera de oviedo.manuel gutierrez llanos.otro de las palmas juan santana travieso.,valentin fernandez garcia.,nunca pude ponerme en contacto con ellos..leed esto y contactar conmigo.,mas arriba esta mi direccion de correo.ahora la vuelvo a poner. j.tortola@hotmail.es..tengo ganas de comentar con vosotros nuestros buenos tiempos en sidi ifni….un abrazo a todos

  2. jose antonio fernandez garcia, cabo de tiradores 2º 1967 de barcelona,cabo bar oficiales dijo:

    desearia contactar con compañeros de entonces. losanver@hotmail.com

    DESEO CONECTAR CON COMPAÑEROS DE ENTONCES

  3. jose antonio fernandez garcia, cabo de tiradores 2º 1967 de barcelona,cabo bar oficiales dijo:

    RECORDAIS, NOS LLEVARON EN BARCO A LAS PALMAS UNOS DIAS ANTES.

  4. Jesús Fernández Rubiño dijo:

    amigos: yo hice la mili en Tiradores de Ifni n*2 ingresé durante Septiembre de 1966, durante el 67 estuve tanto en el pueblo como en la montaña. Fuí cabo y después primero, acabé en la 12 compañía. Tengo buenos recuerdos. El curso de primero lo hicimos con el teniente Moya. Un buen amigo, fué José Plaza Saez, también primero y de Santander. Agradecería si alguien se acuerda de mi, que contacte.
    Un saludo afectuoso y un abrazo a todos.

Los comentarios están cerrados.