Historias de la mili

Siguiendo el hilo de mis recuerdos; está todo raído y deshilachado; he encontrado esta foto, de un tiempo muy lejano y de un territorio que dejó de ser español en el año 1969. Sidi Ifni.

A veces teníamos que ir a prácticas de tiro. En la imagen un lanzagranadas desconozco si funcionaría o no, ya que la «lanza» si la tuvimos en las manos, pero las granadas no las vimos por ningún sitio.

Sargento – Tienes que hacer coincidir la raya horizontal con la vertical, mirando hacia aquel pedrusco que es nuestro tanque a batir.
Jubilado – Si mi sargento.
S РCuando tengas localizado y apuntando al objetivo, d̩jame el lanzagranadas para ver si le has apuntado bien.
J – Mi sargento, se va a mover esta cosa y no se verá donde apuntaba.
S Р(Con mala leche). T̼ haz lo que se te ordena .
J – Si, mi sargento.

Después de dos o tres intentos, el sargento se debió de cansar, aunque no entender que aquello al moverse variara su posición.
– Bien soldado, te ha costado pero lo has hecho, si dispusieramos de una granada, aquel «tanque» quedaría inutilizado.
РPues bien, me merezco una medalla, pens̩ yo.

Aquel día el ejército se ahorró un «tanque» y muchas granadas.

Esta entrada fue publicada en Mili y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Historias de la mili

  1. Leodegundia dijo:

    Sana manera de empezar el sábado es hacerlo con una buena carcajada. Claro que te merecías una medalla, lo que pasa es que era del mismo material que el tanque y la granada y por eso no la viste.
    Un asaludo

  2. Jubilado dijo:

    Leodegundia La carcajada la estoy teniendo yo ahora.
    Si yo les reclamara la medalla con carácter retroactivo y con los emolumentos propios de semejante hazaña, igual hasta me la restituían. Esta Navidad ya no tenía problemas con los regalos.

    Besos.

  3. ganso dijo:

    y que sigan ahorrando en tanques y armas

  4. Jubilado dijo:

    gansoque sigan, porque en definitiva lo vamos a pagar nosotros.

  5. Golfo dijo:

    Es usted un soldado intrépido y eficiente, un héroe y un modelo para la nación… yo también lo sería, viendo las increíble hazañas que podría contar… pero me he librao
    me he libraoooo
    me he libraoooo
    tralarí tralará.

  6. Brisa dijo:

    Que yo esta vez me voy a quedar calladita 🙂 no vaya a ser que diga una tontería 🙂 pero te dejo un abrazo ¿sirve?

  7. Jubilado dijo:

    Golfo Les voy a mandar tu comentario a las fuerzas armadas para que me hagan un monumento. Tendré que borrar eso de «me he libraooooo». Mis hijos también se libraron y me siento muy feliz por ello. La mili te chafaba los estudios y en mi caso, el puesto de trabajo, aunque entonces no había muchos problemas para encontrar otro sitio para trabajar, no obstante me lo respetaron.
    Me alegro por tí, no te has perdido nada.
    Saludos.

    Brisa En este blog nadie dice tonterías, excepto yo.
    En muchos casos visito vuestros blogs los leo y no me atrevo a dejar comentarios por dos motivos, primero porque os veo muy superiores a mí, en el arte de escribir, segundo por que no quiero dejar mi guasa e ironía aparte, ya que he empezado de esta manera.

    Claro que sirve. Abrazos y besos, por parte de un jubilado y no se lo digas a nadie que me encorren.

  8. juanma dijo:

    muy agrable encuentro, me alegra que al menos encontrara un enemigo , aunque bien camuflado en forma de roca, a mi me tubieron buscandolo durante un año y medio por valles, montañas, desiertos y selvas sin conseguir encontrarlo. Estube en lorca 84/85, grandes camaradas y mejores amigos.
    Por cierto un hijo de tu sargento estuvo de teniente de mi seccion: en una marcha nocturna (buscando a el enemigo) se perdio, y al preguntar el capitan por radio donde se encontraba contesto: «mi capitan estoy a la izquierda e la luna». Un saludo y un placer

  9. unjubilado dijo:

    juanma ¿Pero al final lo encontraron? O al día de hoy todavía sigue señalando la luna con su mano derecha y apuntando a la luz de una farola?
    Saludos

Los comentarios están cerrados.